icon

Tabaré, el Presidente que le ganó a Néstor Kirchner y a Gualeguaychú

Ridículo por donde se lo evaluara, el conflicto argentino contra la construcción en Uruguay de una planta de pasta de celulosa, resultó un enorme desafío para Tabaré Vázquez. La provincia de Entre Ríos nunca pudo soportar que la planta se instalara en la vereda de enfrente del río Uruguay sin asumir los motivos de esa decisión (que le pregunten a Jorge Busti, por entonces gobernador), y Gualeguaychú montó un show ridículo, al que se subió por populismo irracional el entonces Presidente argentino. Terminó como debía terminar: ganó Tabaré Vázquez, quien acaba de fallecer por un cáncer de pulmón, y vale la pena recordar un par de momentos muy delicados de su gestión.

Tabaré Ramón Vázquez Rosas, médico oncólogo, militante frenteamplista, hombre sensato, buen Presidente en 2 mandatos, mastro de la Gran Logia de la Masonería del Uruguay.

Durante sus años de gobierno, Tabaré Vázquez se mantuvo distante en el Mercosur. Había motivos fundados: las asimetrías entre los países grandes del bloque -la Argentina y Brasil-, y los pequeños-Paraguay y Uruguay-, no corregidos en la declinante estructura de comercio pan regional.

Sin embargo, en su 1ra. Presidencia, fue Tabaré quien agilizó el ingreso de Venezuela al Mercoru. Uruguay fue el 1er. país del Mercosur que aceptó a Venezuela, por entonces presidido por Hugo Chávez Frías, como miembro pleno del bloque, pese a la oposición uruguaya. 

La peor relación la tuvo con Néstor Kirchner por el absurdo conflicto que inició la Argentina contra la planta de pasta de celulosa en Fray Bentos.

La historia

La Argentina y Uruguay mantuvieron entre 2005 y 2010 un conflicto debido a la autorización del gobierno uruguayo para construir 2 plantas de pasta de celulosa en su territorio y sobre las aguas binacionales del río Uruguay, cerca de las poblaciones uruguaya de Fray Bentos y argentina de Gualeguaychú.
 
En el curso del conflicto, se dejó sin efecto la construcción de 1 de las 2 plantas: la de la empresa española ENCE, que decidió retirarse de Uruguay y vender sus activos forestales a la empresa chilena Arauco y a la sueco-finlandesa Stora Enso. 

La otra planta, proyectada por la finlandesa Metsa-Botnia (luego transferida a UPM-Kymmene) fue puesta en marcha el 08/11/2007.

La Argentina demandó a Uruguay ante la Corte Internacional de Justicia argumentando que la instalación de las plantas de celulosa era contaminante y se había violado el procedimiento establecido en el Estatuto del Río Uruguay.

Por su parte, Uruguay demandó a Argentina ante el sistema de solución de controversias del Mercosur y la Corte Internacional de Justicia, argumentando en el primer caso que los cortes de ruta constituyen una violación al principio de libre circulación, y en el segundo caso, que los mismos son tolerados y utilizados por el gobierno argentino para presionar al gobierno uruguayo en las negociaciones referidas a la instalación de las plantas de celulosa.

Las dos demandas uruguayas fueron desestimadas por los tribunales respectivos. 

La Corte Internacional de Justicia dictó fallo definitivo el 20/04/2010: Uruguay había violado sus obligaciones establecidas por el Estatuto del Río Uruguay de notificar e informar de buena fe​ pero la Argentina no pudo demostrar que los parámetros de contaminación de las aguas del río Uruguay se habían elevado desde la puesta en marcha de la pastera ni que la planta de celulosa era la causante de la contaminación.

La Corte entendió que Uruguay no violó sus obligaciones para evitar la contaminación ambiental, y consideró desproporcionado ordenar el cierre de la planta de Botnia.

Le exigió a ambos países realizar un monitoreo en conjunto del río, a través de la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU) y aplicando el Estatuto del Río Uruguay.

El conflicto finalizó tras la firma, el 30/08/2010 en Montevideo, de un acuerdo para conformar un Comité Científico en el seno de la Comisión Administradora del Río Uruguay.

Rebobinando

Es interesante que Vázquez se había mostrado en contra de la instalación de las plantas de celulosa en Fray Bentos.

Pero ya en la Presidencia, cambió su punto de vista. Y defendió a capa y espada la concreción del proyecto. 

La relación entre Néstor Kirchner y Tabaré Vázquez fue empeorando a medida que pasaba el tiempo. 

Al asumir su 1ra. Presidencia, en 2007, Cristina Fernández de Kirchner le dedicó duras palabras a Tabaré, aunque le aseguró sus deseos de terminar con este diferendo y de no querer agravar más el problema. 

Una semana después, en Montevideo, el presidente uruguayo le pasó la presidencia pro témpore del Mercosur a la mandataria y le dijo que "ningún argentino era extranjero en el Uruguay" lo que se vio como un gesto de tregua y una confirmación de que el gobierno uruguayo tampoco iría a agravar más el problema que había sufrido un gran efecto de "bola de nieve". 

En septiembre de 2008, el presidente Vázquez decidió hacer pública su intención de votar en contra de permitir a Néstor Kirchner asumir como Secretario General de la Unasur, con el apoyo del oficialismo y la oposición uruguaya.​ 

Fuentes de la cancillería argentina expresaron su descontento con la decisión de Vázquez acusándola de agravio al Gobierno, a los argentinos y a los países que apoyaban la candidatura.

Uruguay acusa a la Argentina de la ilegalidad de los cortes de ruta casi permanentes que los habitantes de Gualeguaychú llevaron a cabo ininterrumpidamente desde diciembre de 2006. 

El FMI

Otro momento muy interesante de Tabaré Vázquez fue cuando el Fondo Monetario Internacional lo invitó a integrar el Grupo Asesor Regional del Fondo Monetario Internacional para el Hemisferio Occidental, junto con Óscar Rafael de Jesús Arias Sánchez, Ricardo Lagos, Paul Martin y Enrique V. Iglesias, entre otros.

Esta incorporación provocó un intenso debate en la izquierda uruguaya, siempre crítica del FMI. Debe recordarse que Tabaré ya había renunciado a su afiliación al Partido Socialista porque este partido rechazó su veto presidencial a la despenalización del aborto.

Pero, de todos modos, el pasado socialista de Tabaré quedó cuestionado aunque el chileno Ricardo Lagos también tenía un liderazgo socialista.

Y Arias Sánchez venía del Partido Liberación Nacional, de ideología socialdemócrata.

Pero en Uruguay sólo interesaba debatir lo de Tabaré y el FMI.

El 11/10/2010, Vázquez se refirió al asunto ante el Grupo Asesor Regional:

"Se preguntarán qué hago aquí cuando por edad e identidad pertenezco a una generación que dedicó sus sueños y sus esfuerzos a la consecución a los valores de libertad e igualdad. En esa entrega (que en muchos casos fue la vida misma) la democracia tenía cierto tufillo burgués y el Fondo Monetario Internacional (digámoslo francamente) apestaba a imperialismo.

Pero el tiempo es sabio. En su transcurso demostró una vez más que la libertad es acaso el más fuerte y hermoso impulso humano sin el cual la vida no tiene sentido, y que vale la pena pelear por ella.

Asimismo, demostró que el mundo no es en blanco y negro, que en el complejo escenario internacional no hay modelos perfectos ni instituciones infalibles y que nadie, por poderoso que sea, es el único propietario de la verdad. En el mundo actual, tener fuerza no implica tener razón, ser rico no implica ser próspero, y ser diferentes no implica tener que ser desiguales.​"

Se podría decir que es su legado.