icon

Dura crítica a la Selena de Netflix

Joshua Rivera en The Verge: "Selena de Netflix no tiene mucho de Selena. La nueva serie no está a la altura de la película clásica y la mujer de la vida real."

Joshua Rivera es un periodista que estudió TV Radio y Cine, y escribió o escribe en GQ, Business Insier, Entertainment Weekly, el grupo Gizmodo y The Verge.

La web del Vox Media le encargó una crítica del nuevo producto de Netflix, que aborda la corta existencia de Selena Quintanilla Pérez, texana de ascendencia mexicana, intérprete de música tex-mex, ranchera, balada, pop latino y cumbia mexicana, además de empresaria, modelo, bailarina y diseñadora de moda, asesinada por Yolanda Saldívar, la presidenta de su club de fans y encargada de la administración de sus boutiques Selena Etc.

Selena es considerada una de las artistas latinas más influyentes de todos los tiempos y quien llevó la música latina al mercado internacional.

Rivera tiene un enfoque polémico sobre el producto de Netflix y Campanario Entertainment, junto con la familia de la cantante.

Es la versión autorizada de la vida de Selena, pero la opinión de Rivera vale la pena considerar para el debate:

No ha habido muchos músicos como Selena Quintanilla: ella era una superestrella tejana que logró encontrar el éxito de los principales sellos discográficos como una de las primeras artistas latinas de la industria musical en encabezar las listas. Su deslumbrante carrera se truncó trágicamente cuando fue asesinada por un fanático en la primavera de 1995, justo antes de cumplir 24 años. 

Una película de 1997, Selena, protagonizada por Jennifer Lopez en el papel principal, consolidó su leyenda, ungiéndola como una santa de la cultura pop y un puente entre culturas.
 
La verdadera Selena Quintanilla, sin embargo, era una persona compleja con una vida interior más allá de su personaje estrella y su trágica muerte. Ella es una persona cuya vida vale la pena profundizar, más allá de las limitaciones de una película de Hollywood de dos horas. En otro mundo, "Selena: The Series", de Netflix, que ahora transmite una “Parte 1” de 9 episodios, podría haber sido eso. Pero la nueva serie no está interesada en nada de esto. Apenas le interesa la propia Selena.

Después de avanzar rápidamente por su infancia con un estreno que muestra a la joven Selena (Daniela Estrada) descubriendo la música y los primeros intentos de su padre Abraham (Ricardo Chavira) de lograr que sus otros hijos formen una banda en torno a su increíble talento, la serie de Netflix se asienta en su adolescencia, cuando su sueño comienza a hacerse realidad. 

Cuando era adolescente, la carrera de Selena (Christian Serratos) comienza en serio, con su padre dirigiendo la banda en la que se instaló con sus hermanos, Selena y Los Dinos. La serie la muestra navegando por las dificultades de la pobreza y tocando música tejana mientras enfrenta el racismo de los estadounidenses y el escepticismo de los mexicanos.

Abraham

"Selena: La serie" pisa terreno familiar para cualquiera que haya visto la película de 1995 o cualquier historia sobre cómo llegar a USA como inmigrante. Empiezas poco a poco, con una fe imposible en las oportunidades que este país puede brindarte, y luego, con perseverancia y un poco de suerte, obtienes tu propia porción del 'sueño americano'. Le demuestras al mundo que vale la pena celebrar tu cultura. La serie se apega mucho a estos ritmos familiares, tanto que es menos una historia sobre Selena y más sobre su padre, Abraham.

El programa deja en claro que son los sueños frustrados de Abraham de tener una banda propia lo que alimenta su apoyo a la carrera de su hija, su actitud controladora que mantiene a la banda enfocada pero también asfixia a sus hijos. Su orgullo y ambición están en el centro de la mayoría de los conflictos del programa. Selena, en su mayor parte, solo está de viaje. 

En episodios posteriores, a medida que asciende su estrella, lamenta la falta de una vida normal, ya que las giras le impiden socializar con amigos y salir con chicos. (De hecho, gana la mayor capacidad de acción cuando, al final de este grupo de episodios, decide salir con alguien en contra de los deseos de su padre). Pero de nuevo: su padre está allí, dándole a su arco su fricción y absorbiendo todo el oxígeno del interior de la habitación.

"Selena: La serie" no está interesada en su tema como algo más que un símbolo, una vela de oración para mantener encendida mientras el resto de la familia Quintanilla recibe los tratamientos narrativos adecuados. 

Suzette, la hermana de Selena (quien también se desempeña como productora ejecutiva) comienza el programa con miedo de pasar a un segundo plano como baterista de Selena, pero termina inspirando a los fanáticos por derecho propio. 

Su hermano, AB, pasa mucho tiempo frente a la pantalla mostrando cómo crece como compositor y cómo se irrita bajo el liderazgo de su padre. A pesar de ser el foco ostensible de la serie, Selena no tiene el mismo espacio. Ella se muestra principalmente como querubín: sonriendo, cantando y, en última instancia, sin decir mucho.

Previsible

En su historia de Vice sobre la explotación en curso de Selena Quintanilla, la escritora Alex Zaragoza critica a "Selena: La serie" como una extensión de la comercialización ininterrumpida de la imagen y la historia de la estrella que finalmente ha aplanado su identidad y la ha convertido en un símbolo insípido del éxito latino. 

“La plenitud de su identidad está en peligro de convertirse en una copia descolorida de su yo original”, escribe Zaragoza, señalando que la actuación de Serratos refleja esto, interpretándose como una actuación basada en la versión cinematográfica de López de Selena y no en el ser humano mismo.

El resultado es un espectáculo que se siente barato. El sentimiento se magnifica por un momento en el noveno episodio de la serie cuando Suzette hace una llamada telefónica aparentemente inofensiva a un fan para ver si está dispuesta a dirigir el club de fans. Es un poco de ironía dramática lo que delata el juego: sabes que la mujer al otro lado de la línea va a decir que sí, así como sabes que el programa, si regresa, eventualmente mostrará a este fan en particular disparando y matando a Selena Quintanilla.

Esta es la Selena que más le interesa a "Selena: The Series": la que ya conoces, la que está congelada para siempre en el tiempo e infinitamente comercializable. Si hay una Selena más compleja para descubrir en el medio, no la encontrarás aquí.