icon

El cristiano que más detesta Xi Jinping

Xi Jinping debería haber aprendido hace tiempo que la Iglesia Católica Apostólica Romana no monopoliza el cristianismo. Apenas es 1 de las muchas expresiones del cristianismo. Cuando el Vaticano, luego de una larga negociación de más de 2 años, aceptó transigir con algunas demandas del Partido Comunista Chino a cambio de aumentar su participación en el mercado de la fe en China, Xi Jinping tendría que haber registrado que eso no le concedería una tregua con 'el cristianismo', solamente con los católicos apostólicos romanos. El tema es muy interesante por los sucesos en Hong Kong.

Joshua Wong Chi-fung. El Partido Comunista Chino creyó que al habilitar a la Iglesia Católica Apostólica Romana a tener sus propios obispos, en lugar de los obispos nombrados por el PCCh, podría calmar los reclamos de más libertad en China continental. De hecho, el Vaticano casi no mencionó las protestas democráticas en Hong Kong, a pesar de que militantes cristianos locales, incluyendo católicos, han sido activos simpatizantes del movimiento.

Joshua Wong nació en Hong Kong en octubre de 1996, hijo de un matrimonio de clase media y fue criado en la tradición luterana, con una marcada conciencia social. 

Wong estudió en United Christian College, una escuela secundaria cristiana privada en Kowloon, y desarrolló habilidades organizativas y orales por su participación en grupos de la Iglesia Luterana, antes de ingresar a la Universidad Abierta de Hong Kong para intentar una licenciatura en ciencias políticos y administración pública. 

Wong fundó el movimiento Escolarismo (Scholarism), de estudiantes de educación secundaria y de universidad, 

** fue protagonista de las protestas en Hong Kong de 2014; 
** según CNN, "el más prominente de los líderes de la protesta estudiantil de Hong Kong"; 
** según la portada de la revista Time, "la voz de una generación";
** según la revista Fortuna, 1 de los 50 líderes más importantes del mundo;
** según muchos periodistas, el «heredero de Tiananmen».

La historia de Joshua Wong Chi-fung ya fue revelada en l documental "Joshua: Teenager vs.Superpower", que difundió Netflix, y que ganó el premio del público en la categoría Documental en el Festival de Cine de Sundance.

El líder disidente de Hong Kong, Joshua Wong, y otros dos activistas fueron condenados este miércoles (02/12/2020) a penas de cárcel por una manifestación ilegal frente al cuartel general de la policía en junio 2019.

Condenado a 13 meses y medio de cárcel, junto a Agnes Chow (a 10 meses) e Ivan Lam (a 7 meses), gritó antes que leyeran la sentencia, "Sé que los próximos días serán más difíciles. Aguantaremos".

Preguntado sobre el pensamiento que le está da fuerzas, Wong ha citado la Biblia, específicamente la Carta de Pablo a los Romanos 5:3-4: “Y no solo en esto, sino también en nuestros sufrimientos, porque sabemos que el sufrimiento produce perseverancia; la perseverancia, entereza de carácter; la entereza de carácter, esperanza”.

Un cristiano injustamente condenado por las autoridades chinas, ¿y dónde está la Iglesia Católica Apostólica Romano, que en otras latitudes reclama por todos los cristianos, no sólo por los propios? He ahí una contradicción. Todo indica que aumentar la participación en la tarta china amerita ignorar a Wong pese a que el Vaticano ha lanzado acciones ecuménicas específicas hacia la Iglesia Luterana.

El problema de Xi Jinping

El gobierno chino tiene parcialmente resuelto el conflicto comercial con Occidente. Y su alianza con Rusia le permite soportar el desafío bélico permanente de USA en el Mar del Sur de la China y la zona de Taiwán, e inclusive Australia.

Pero la batalla cultural es bien diferente. Resulta muy complicado desrregular pero regular. Permitir determinadas libertades pero no otras. Ingresar al mundo global pero no totalmente. ¿Cuál es el límite? Acceder a la información de todo el planeta menos a la propia. Conocer de otros reclamos e injusticias pero no los que ocurren en casa. Acceder a la libertad para viajar pero no para pensar o para ejercer la fe, si es que es su deseo.

No es con armas que China declina en estos conflictos sino estimulando la libertad de los chinos, enseñándoles que el mundo individual no puede ser sometido por el colectivo.

El problema de fondo en la crisis china es que Occidente ha estado avanzando peligrosamente, en particular desde la Patriot Act de 2001, a estructuras similar a las del PCCh, y entonces pierde a diario autoridad moral para afrontar el conflicto cultural.

La cárcel

Wong se encuentra “en régimen de aislamiento”. En una carta escrita a mano desde la prisión, que un amigo ha fotografiado y publicado en su perfil de Twitter, Wong también ha señalado, “Mi celda está iluminada las 24 horas del día, por lo que tengo problemas para dormir. No puedo reunirme con el resto de presos (...) aunque he estado en prisión 3 veces ya, el régimen de aislamiento supera con creces mis experiencias. Es difícil de soportar, pero mientras muchos manifestantes permanezcan afrontando demandas o prisión, como yo, espero que continúen haciéndoles saber que no están solos”.

En noviembre, Wong respondió a unas preguntas del periódico alemán Die Welt en una carta escrita a mano, explicó: “Ojalá hubiera hablado con más sensibilidad con mis padres en el pasado. Hubo momentos en los que estaban muy preocupados por mí e hice muy poco para consolarlos”.

“En momentos de incertidumbre, algunos de nosotros podemos sentirnos incómodos y angustiados, pero les aseguro que todos estos dolores y sufrimientos solo fortalecerán nuestro coraje y convicción por la democracia y la justicia. Las jaulas no pueden encerrar almas”, agregó.