icon

Científicos confirman que el estrés reactiva cánceres

La explicación está en el comportamiento de ciertas células inmunes y hormonas que gatillan la producción de proteínas inflamatorias. La investigación fue publicada por la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia.

También descubrieron que medicaciones para el estrés pueden ayudar a prevenir la reaparición de tumores.

A pesar que ya se daba por hecho, aún faltaba la evidencia suficiente que confirme la relación causal entre el estrés y el cáncer.

Por su parte, el cáncer recurrente se da cuando reaparecen tumores luego de meses o años de un tratamiento que exitoso para el cáncer inicial. En la mayor cantidad de casos, sucede porque las células tumorales se propagaron en la primer etapa de la enfermedad pero se suprimieron con el tratamiento. 

Una investigación demostró con precisión cómo el estrés activa estos elementos indeseados. Se titula "Reactivación de células tumorales inactivas por lípidos modificados derivados de neutrófilos activados por estrés" y fue publicada por la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS en inglés). 

Son las células inmunes (neutrófilos) y algunas hormonas (noradrenalina y el cortisol) las que permiten la reaparición. Así lo observaron los investigadores en pruebas con animales.

Es decir que, al aumentar el estrés, aumentan los niveles de noradrenalina (o norepinefrina). En efecto, genera que se liberen proteínas inflamatorias y se acumulen lípidos. A su vez, este ciclo culmina despertando las células tumorales que eventualmente conforman cánceres. 

No obstante, los científicos también probaron, y resultó exitosa, la administración de fármacos para el estrés (betabloqueantes) para prevenir la recurrencia de la enfermedad.