icon

Aparecieron cientos de peces muertos flotando en el río

Las imágenes son del Río Salado a la Altura de Santo Tomé, en la provincia de Santa Fe. Las causas están relacionadas a la bajante del río, al aumento de la temperatura y a los residuos que se tiran al agua. No se descarta la presencia de agrotóxicos. 

Son sábalos, dorados, carpas y otras especies las víctimas en esta ocasión.

Primero fue en la localidad de Recreo a principios de esta semana, luego en San Justo. Pero las imágenes de otra localidad santafesina son impresionantes.

 

En la costa de Santo Tomé cientos de sábalos, dorados y carpas flotan sobre la línea del agua, característicamente oscura del Río Salado a esa altura. 


También pueden verse otros ejemplares, como moncholos, alimentándose de los cadáveres. 


Vecinos cercanos manifestaron a los medios que no es la primera vez que pasa, pero que en esta ocasión la magnitud es mayor.  


Según relatan, se debe a la bajante histórica del río que es permanente desde julio y no permite que los peces tengan suficiente oxígeno.  


El periodista ambiental Patricio Eleisegui citó a los científicos especializados Maximiliano Attademo y Rafael Lajmanovich y describió en sus redes "ambiente destruido, aguas bajas, calor. Los especialistas no descartan escorrentias de agrotóxicos y fertilizantes. Multicausal, remarcan". 


El ictiólogo Norberto Oldani explicó a Aire de Santa Fe las razones: "hace mucho calor, hay poca agua, la gente arroja mucha materia orgánica y por eso hay algas. Y esa materia orgánica que es el motivo de las floraciones algales como el de las cianobacterias que se puede observar como manchones verdes, durante la noche consumen oxígeno y no dejan para los peces y estos mueren".