icon

Renuncia amigo del Opus Dei y Legionarios de Cristo pero sigue como asesor de AMLO

El controvertido empresario mexicano Alfonso Romo deja la coordinación de la Oficina de la Presidencia, informó el presidente Andrés Manuel López Obrador. No obstante, aseguró AMLO, Romo “seguirá siendo mi principal enlace con el sector privado”. El mandatario comentó que Romo “fue funcionario público sólo por tratarse de nosotros. Convenimos que estaría 2 años y se cumplió el plazo”.

Alfonso Romo y Andrés Manuel López Obrador.

El empresario Alfonso Romo deja la coordinación de la Oficina de la Presidencia de la República, informó el propio presidente, Andrés Manuel López Obrador.

Pero Romo seguirá siendo el principal enlace de AMLO con los empresarios.

Alfonso Romo es sobrino-bisnieto de Francisco I. Madero, presidente de México de 1911 a 1913, y bisnieto de Gustavo A. Madero, líder de una de las familias con más poder económico de México en el pasado.​

Graduado como ingeniero agrícola en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, tiene un posgrado en Alta Dirección por el Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa (IPADE).

Pero lo que hizo famoso a Romo fue su decisión de frecuentar a grupos católicos tales como Opus Dei y Legionarios de Cristo.

Romo multiplicó sus relaciones cuando contrajo matrimonio con Maca Garza Lagüera, hija del empresario Alejandro Garza Lagüera, de la poderosa familia empresarial familia Garza Sada.

Alfonso Romo apoyó activamente la campaña presidencial de Vicente Fox.

Según más adelante, reveló en cierta ocasión, le invitaron a participar en la campaña de desprestigio contra el candidato del Partido de la Revolución Democrática, Andrés Manuel López Obrador, y él no aceptó.

En 2012, apoyó a AMLO en las elecciones presidenciales, lo que reiteró en 2018.

AMLO lo reconoció vía Twitter: "Nunca olvidaré que fue el primero de los empresarios en adherirse al movimiento de transformación".

La polémica

Desde mediados de 2019 se especulaba con su renuncia, lo que él siempre negó.

En varias ocasiones, Alfonso Romo cuestionó el proyecto de la autodenominada "Cuarta Transformación" o 4T, de AMLO.

Ante empresarios, dijo que el gobierno debía quitarse "tabúes ideológicos".

También señaló que no se podía manejar al país como si creciera 9%, cuando en realidad decrecía 9%.

López Obrador afirmó ahora que “Poncho está más en mi visión de que lo importante no es el cargo, sino el encargo. Él me ha ayudado y me seguirá ayudando. Es un hombre independiente, honesto, comprometido con las causas justas y además es mi amigo”. 

En julio de 2019 Carlos Urzúa, quien fue secretario de Hacienda y Crédito Público de López Obrador, le dijo al periodista Hernán Gómez Bruera, para la revista Proceso:

Me cuesta entender el tipo de relación que tiene con el Presidente. Ideológicamente Romo es un hombre de extrema derecha y en términos sociales oscila entre el Opus Dei y los Legionarios de Cristo. ¿Cómo un hombre así, que llegó a admirar a Augusto Pinochet y a Marcial Maciel, acabó no sólo siendo amigo de López Obrador sino incluso siendo el jefe de la Oficina de Presidencia? Ahora bien, es verdad que aun cuando Romo trató de usar su influencia para apoderarse de las secretarías de Hacienda y de Economía, el presidente no lo dejó. Pero sí pudo imponer a Margarita Ríos-Farjat en el SAT y a Eugenio Nájera en Nafinsa y Bancomext. Este último ha sido desde siempre su mano derecha en el sector empresarial, mientras que para que ella pudiera ser impuesta se tuvo que cambiar la propia Ley del SAT.”

"¿Alfonso Romo tiene algún conflicto de interés?", preguntó Gómez Bruera.

Es una buena pregunta, y es precisamente a él a quien aludo en mi carta de renuncia. Un conflicto de interés existe cuando una actividad personal o de negocios de un servidor público podría eventualmente interferir con el ejercicio de sus funciones. No estoy diciendo que esto haya pasado en el caso de Romo, no me consta, pero dado que en la jefatura de la Oficina de la Presidencia se maneja a diario un cúmulo de información económica confidencial, uno quisiera que Alfonso Romo y sus familiares hasta de primer grado no tuvieran actualmente participación accionaria alguna en la Casa de Bolsa Vector”.

"¿Qué está buscando Alfonso Romo en este gobierno? ¿Cuál es su agenda?", se interesó Gómez Bruera.

Creo que su fin último es renacer. Después de haber estado en la lista de Forbes está buscando ser lo que alguna vez fue. Es entendible que esté tratando de encontrar nuevamente un espacio. Entiendo su postura, lo que no puedo entender es que López Obrador lo tenga en su gobierno”, respondió Urzúa.