icon

Cuando India quiere comprar crudo a Venezuela e Irán, el Comando Sur mueve sus fichas

El domingo 06/12 hay elecciones en Venezuela de integrantes de la Asamblea Nacional. Las alarmas de la abstención resultan el fantasma de Nicolás Maduro. Él puede contar los votos como quiera, pero le resultará difícil inventar sufragios si estos escasean. En tanto, el frágil opositor Juan Guaidó ha convocado a una gran Consulta Popular para el domingo siguiente. Uno de los dos comicios tendrá más asistentes que el otro. Dramático. Pero Maduro luce entusiasmado, de todos modos: India quiere diversificar sus importaciones de crudo, incluida la reanudación de las compras a Venezuela e Irán, después de que asuma Joe Biden en la Casa Blanca, anunció el ministro de Petróleo indio, Dharmendra Pradhan. India fue un importador clave de petróleo iraní y venezolano antes de recortar las compras luego de que el presidente Donald Trump impusiera sanciones unilaterales a ambos miembros de la Opep. “Como comprador, me gustaría tener más oferta. Debería tener más destinos para comprar (petróleo)”, dijo Pradhan. Pero hay quienes quieren impedir cualquier cambio de statu-quo de ambos países petroleros, y lo expresan vía The Wall Street Journal.

El comandante del Comando Sur de USA, almirante Craig Faller.

Irán envió armas y operativos paramilitares para ayudar al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, a mantener su poder, dijo el miércoles 02/12, el almirante Craig Faller, licenciado en Sistemas y máximo militar de USA para Centro y Sudamérica, afirman algunos medios de comunicación estadounidenses tal como The Wall Street Journal.

Si bien Rusia, y en cierta forma China, son quienes sostienen tanto a Maduro como a los ayatollas de Teherán,  en esta ocasión Faller, dijo: "Vemos una creciente influencia iraní allí", citando la presencia "alarmante y preocupante" de personal militar de la élite Fuerza Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán

Miles de cubanos han sido “básicamente dueños” del servicio de inteligencia de Venezuela y la fuerza de guardia que protege a Maduro, siguió el almirante Faller en su inventario. Cientos de rusos también han sido fundamentales para brindar apoyo para "mantener a los elementos clave del ejército de Maduro lo suficientemente listos", agregó.

Ya en agosto Faller había insistido en el rol de Rusia, el verdadero motivo por el que hasta ahora sigue bloqueado Venezuela para el Comando Sur.

Pero el verdadero objetivo de las declaraciones del marino de alto rango no fue Venezuela sino la próxima Administración Biden, a la que intenta condicionar.

Preocupados

USA, dijo Faller, ha realizado un esfuerzo considerable para tratar de distinguir entre carga humanitaria y envíos que van en contra de las sanciones internacionales destinadas a socavar el control del poder de Maduro.

"Estamos preocupados por lo que vemos... No se trata solo de envíos de petróleo, también de envíos de armas", dijo. “Vimos un repunte en eso este año. Estamos observando la tasa de cambio con mucho cuidado".

El almirante Faller no especificó las armas que, según USA, se están proporcionando. 

En septiembre, el Departamento de Estado sancionó a una unidad de defensa iraní que, según dijo, tenía vínculos con el régimen de Maduro, en lo que funcionarios estadounidenses dijeron que era un intento de disuadir las ventas de armas convencionales, incluidos aviones militares, barcos y tanques.

Los buques

Irán y Venezuela llevan mucho tiempo compartiendo relaciones diplomáticas: las sanciones económicas de la administración Trump contra ambos países los alentaron a fortalecer las relaciones.

Golpeado por la campaña de "máxima presión" de los estadounidenses, Irán busca mercados que pague al contado sus productos derivados del petróleo. 

Las sanciones estadounidenses e internacionales contra Venezuela han convertido a ese país en un comprador ansioso, y paga con oro o crudo.

"Estados Unidos ha interrumpido algunos de esos envíos de combustible, pero los analistas de Venezuela dicen que las entregas continúan. Las flotillas a menudo van acompañadas de embarcaciones navales iraníes, incluido un barco de inteligencia que, según funcionarios estadounidenses, se ha utilizado para transportar misiles a representantes iraníes en el Medio Oriente, según funcionarios estadounidenses", según The Wall Street Journal.

La aerolínea iraní Mahan Air, sancionada por USA por transportar hombres, dinero y armas para el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica que la Casa Blanca considera una organización terrorista, ha reiniciado los vuelos entre los dos países.

A principios de 2020, un conglomerado iraní propiedad del ejército del país y vinculado a su programa de misiles estableció una pequeña estructura comercial minorista en Venezuela. Para el almirante Faller es un problema de seguridad nacional.

"Estamos realmente preocupados por lo que está haciendo Irán, no solo a nivel mundial, sino aquí en este hemisferio", dijo Faller, y agregó que algunos miembros de la gran diáspora libanesa en América del Sur tenían vínculos con Hezbollah (la remanida y aburrida historia de Ciudad del Este, Paraguay).