icon

Cuando CFK usa el rosario, se complica el debate por el aborto

¿Casualidad o una señal? Parece ser más la segunda que la primera. En los últimos días se le ha visto a la vicepresidenta de la República, Cristina Fernández de Kirchner, usar el rosario en el Congreso, también colocó este objeto del catolicismo sobre la urna de Maradona. Si bien para algunos no levanta sospecha, lo cierto es que justamente comienza a complicarse el debate sobre la legalización del aborto.

La vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, con un rosario en el cuello durante el velorio de Maradona. También dejó este objeto poderosamente católico en el cajón del exfutbolista. Y ha usado otros durante algunas sesiones. ¿Casualidad o señal? Causa intriga en medio del debate por el aborto, en el que ya se habla de fracturas y no precisamente para aprobarlo. Foto: Télam

La vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, abraza a Claudia Villafañe, ex esposa del ídolo futbolístico Diego Armando Maradona.

Luego se acerca al cajón donde está el féretro del exfutbolista.

Coloca sobre la caja fúnebre un rosario.

Antes, también se le había visto con este objeto que se usa para el rezo católico a la Virgen María.

El 7 de octubre, Día de la Virgen del Rosario, Cristina ingresó al Congreso con un rosario en su cuello.

Lo hizo también en otra sesión del Senado, más reciente.

¿Casualidad o una señal?

"Esto último es una casualidad que no hay que leer como señal", dijeron fuentes al diario La Nación.

Pero, en medio del controvertido tratamiento del proyecto por la Interrupción Voluntaria del Embarazo, algunos aseguran que nada es casualidad, y menos el rosario.

Les llama la atención que la vicepresidenta de la Nación y presidenta del Senado muestre en su outfit, y en público, el objeto poderosamente católico.

Lo ven como un posible símbolo de fractura entre quienes votarán "verde".

O un símbolo de advertencia a la Rosada de que no están los votos para aprobar el aborto.

Recordemos que el proyecto fue enviado por el presidente Alberto Fernández, el 17/11,  y abarca tanto la Interrupción Voluntaria del Aborto, como el Plan de los 1.000 días, que consiste en el pago de una Asignación Universal por Hijo a concretarse una vez por año para niños menores de tres años.

Más allá del rosario

Este tema del aborto no se centra en el voto político, sino por convicción de cada diputado.

Es decir, atraviesa la disciplina partidaria tanto en el oficialismo como en la oposición.

Un ejemplo, José Mayans, jefe del bloque del Frente de Todos en el Senado, conocido por su respaldo 'azul'.

“El Estado no puede matar y el Estado no puede obligar a nadie a matar”, dijo en una de las sesiones pasadas.

Hay quienes consideran las declaraciones de Mayans, como si se pudiera leer entre líneas lo que considera Cristina. 

Y no precisamente sobre el aborto en sí, sino por el momento en que se debate.

La vicepresidenta ha dejado clara su posición. Ella ya votó a favor influenciada por su hija Florencia Kirchner.

Y aunque en la Rosada no dan cifras precisas de cómo estaría el poroteo de votos, ha trascendido que sería similar al de hace dos años: 38 en contra y 31 a favor.

El panorama está bastante ajustado.

Incluso, podría pesar en el resultado el quórum o las ausencias.


El poroteo

Mientras tanto, en la Cámara de Diputados llevan adelante el debate entre especialistas.

Empezó el 01/12 en modo virtual y duró 10 horas.

Hubo exposición de funcionarios gubernamentales y de especialistas que están a favor y en contra del proyecto.

Hoy habrá discusión sólo entre los legisladores.

El viernes emitirían un dictamen para que se debata en el recinto el jueves 10 de diciembre.

La votación está tan ajustada, que los indecisos jugarán un papel importante.

Por ahora, en la Cámara de Diputados, hay 120 votos positivos ya confirmados y 106 negativos. Quedan 30 diputados que todavía están indecisos. 

Mientras que, en Senadores el camino es más complejo, ya que hay 34 votos favorables en el Senado y 35 en contra. 

En caso de empate en Diputados o en Senadores desempatará el titular de la Cámara, y en este caso Sergio Massa y Cristina Kirchner. ¿Votarán a favor? Tal vez ni llegue a haber empate, por lo que se ve.