icon

¿Cuán peligrosa sería una nueva epidemia de sarampión?

Los últimos días se registraron casos del virus en Bolivia y se activó un protocolo de vacunación. La enfermedad puede ser mortal, sobre todo para menores de 5 años y mayores de 30. 

Antes de que la vacuna contra el sarampión se introdujera en 1963, cada 2 o 3 años se registraban importantes epidemias que provocaban 2 millones de muertes anuales.

En Santa Cruz, Bolivia, se detectaron 3 casos confirmados de sarampión y más de 40 sospechosos. En respuesta, el gobierno intervino aplicando 1.495 dosis de la vacuna en 4 días.


De acuerdo a datos de la OMS, a pesar que existe una vacuna segura y económica, en 2017 la enfermedad causó 110 mil defunciones en todo el mundo, la mayoría entre niños menores de 5 años.

El mayor problema de la nación vecina es que la cobertura de vacunación ronda solo el 55% y pone en peligro a la población de una nueva propagación. 

El sarampión es muy contagioso y puede ser grave. Lo causa virus de la familia de los paramixovirus que infecta el tracto respiratorio y se extiende al resto del organismo. Se trasmite a través del contacto directo y del aire

De hecho, antes de que la vacuna se introdujera en 1963, cada 2 o 3 años se registraban importantes epidemias que provocaban 2 millones de muertes anuales.

A diferencia de la COVID-19, esta es una enfermedad humana que no afecta a los animales. 


Síntomas y riesgos
El virus que causa sarampión puede permanecer en el aire o en superficies infectadas y seguir siendo activo hasta por 2 horas. Además puede ser transmitido por un individuo infectado desde 4 días antes hasta 4 días después de la aparición del exantema (erupción en la piel).

El primer signo de la infección suele ser la fiebre alta, que comienza unos 10 a 12 días después de la exposición al virus y dura entre 4 y 7 días. En estos días el paciente puede tener rinorrea (congestión), tos, ojos llorosos y rojos, y pequeñas manchas blancas en la cara interna de las mejillas. 

Después de 3 días suele aparecer exantema, generalmente en el rostro y la parte superior del cuello, que se extiende hasta las manos y pies. Tras unos 6 días se desvanece. 

Entre la exposición al virus y la aparición del exantema hay, en promedio, 14 días.

La mayoría de las muertes se deben a complicaciones, principalmente en menores de 5 años y adultos de más de 30 años. Las más graves son la ceguera, encefalitis, diarrea grave, infecciones del oído o infecciones respiratorias graves como la neumonía. 


Peligro de una nueva epidemia
En 2017 el 85% de la población infantil mundial recibió una dosis de vacuna contra el sarampión antes de cumplir 1 año de vida. Esta es, según la OMS, la estrategia clave para lograr la erradicación de la enfermedad. 

En los últimos años se registraron pequeños brotes en lugares que no vivían la situación desde el siglo pasado. La falta de confianza en las vacunas y la falsa creencia de la erradicación del virus, son las causas principales. 

En Argentina la cobertura es cercana al 90% y, a pesar que falta la población restante, este porcentaje evitará una nueva epidemia en el país.