icon

En día tenso para Armenia, Putin al rescate de Pashinian

Nikol Pashinián en el poder de Armenia fue considerado un amigo de Occidente y distante de su aliado militar Rusia. Luego llegó el nuevo conflicto con Azerbaiyán por Nagorno Karabaj. Finalmente Rusia logró un acuerdo de paz en el que cada uno conservó las fronteras que tenía en el momento del cese del fuego. Armenia claramente estaba perdiendo el conflicto o sea que Azerbaiyán recuperó mucho de lo que ambicionaba. En el medio, Rusia logró ubicar tropas e influencia en la nueva frontera. ¿Y qué pasa con Pashinián? En Armenia pidieron su renuncia pero todo indica que Pashinián ha recompuesto su vínculo con Rusia. Al menos Vladímir Putin decidió respaldarlo y pedirle a los armenios paciencia con su 1er. ministro.

Nikol Pashinián fue el editor del periódico Haygagán Zhamanag. Luego, uno de los líderes del opositor Congreso Nacional Armenio.2 Entre 2009 y 2011 permaneció arrestado bajo la acusación de desorden público, aunque fue incluído en una amnistía. Desde 2013 encabeza el movimiento liberal «Contrato Civil». En 2018 promovió las protestas que concluyeron con la dimisión de Serzh Sargsián. Entonces Nikol fue designado 1er. ministro. Pero su idoneidad está en debate luego de la reciente derrota militar. En la foto, con Vladímir Putin.

"Armenia y el pueblo armenio vivieron un período muy complicado de su historia. Los dirigentes de Armenia, en particular el presidente de su Gobierno, se vieron obligados a tomar decisiones muy complicadas, pero necesarias para el pueblo. Fueron decisiones dolorosas, pero necesarias, quiero subrayarlo una vez más, que exigieron valentía personal por parte del primer ministro", dijo Vladímir Putin al intervenir en la sesión telemática del Consejo de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC).

Putin señaló que cada uno de los participantes en el foro de la OTSC sabe bien la responsabilidad que asume al tomar esas decisiones.

"El primer ministro de Armenia lo hizo, nuestro deber consiste en apoyarlo a él y a su equipo, en ayudarles a establecer una vida pacífica, lograr que lo decidido se cumpla, así como ayudar a las personas que se vieron en una situación difícil", declaró Putin.

El decreto de las autoridades de Armenia que levanta la prohibición a manifestaciones y el régimen especial de entrada y salida del país entró en vigor este 2 de diciembre, comunicó el Gabinete de ministros.

"Invalidar los capítulos tercero y cuarto y el párrafo 15 de la decisión del Gobierno de la República de Armenia del 27 de septiembre sobre la declaración de la ley marcial", dice el comunicado.

A su vez Eduard Agadzhanián, jefe de la oficina del primer ministro, afirmó que se trata de la abolición de las restricciones a la organización, realización y participación en reuniones y huelgas, y el levantamiento del régimen especial de entrada y salida del país.

Las hostilidades en Nagorno Karabaj, que volvieron a estallar a fines de septiembre 2020 y provocaron miles de muertos durante un mes y medio de combates, cesaron el 10 de noviembre gracias a una declaración acordada por los líderes de Armenia, Azerbaiyán y Rusia.

Por acuerdo entre las partes, Rusia envió sus fuerzas de paz a la zona del conflicto. El despliegue de este contingente, de unos 2.000 efectivos, se lleva a cabo paralelamente a la retirada gradual de fuerzas armenias de los distritos de Agdam, Kelbecer (Kalbajar) y Lachín, ocupados durante la guerra de 1992-1994.

Moscú

Cuando una revolución civil en Armenia llevó al poder al primer ministro Nikol Pashinyan en 2018, la postura pública de Ereván sobre Nagorno-Karabaj se volvió más dura.

Rusia le explicó a Pashinián que el tratado militar entre Ereván y Moscú cubría el territorio de Armenia, y no Nagorno-Karabaj. 

Durante las últimas 2 décadas, Azerbaiyán, impulsado por petrodólares, logró un presupuesto militar 3 veces mayor que el de Armenia.

Cuando comenzó el ataque azerí, Armenia estaba complicada.

En un comienzo, Moscú presionó a Armenia para que aceptara un acuerdo diplomático negociado por Rusia, USA y Francia, pero las autoridades armenias se negaron a hacer concesiones.

Cuando el ejército azerí tomó Shusha (Shushi en armenio), la 2da. ciudad más grande de Karabaj, los esfuerzos diplomáticos rusos se intensificaron.

Con una mezcla de diplomacia y presión, Moscú logró un acuerdo de paz que convierte un conflicto en el que no había buenas opciones para el Kremlin en una situación que ayudó a impulsar la influencia de Rusia.

El acuerdo ha evitado la derrota definitiva de Nagorno-Karabaj y la probable expulsión de todos sus habitantes armenios.

Rusia desembarcó 2.000 tropas de mantenimiento de la paz para proteger a la población armenia restante, separar a los dos adversarios y patrullar un corredor que conecta Armenia con Nagorno-Karabaj.

Esto es lo que el Kremlin ha querido desde 1994, pero no pudo.

En la negociación, Rusia logró marginar a Turquía, que estaba con gran soberbia luego de la demostración militar de Azerbaiyán con tecnología bélica de Ankara.

Vladimir Putin es el único signatario del acuerdo de paz y las tropas rusas serán las únicas fuerzas que monitorearán la implementación del acuerdo, aunque Turquía dice que enviará observadores.