icon

Cómo viajar en transporte público con el menor riesgo COVID

Ingenieros santafesinos utilizaron una herramienta computacional para recrear cómo se comporta el aire al contaminar un colectivo. En síntesis, es mejor evitar toser, estornudar y hasta hablar.

El uso del tapabocas genera una distribución similar del virus pero a menor velocidad y con distancias más cortas de propagación.

La nueva normalidad instaló el desafío de adaptar los viejos ambientes a nuevas condiciones. Mucho se dijo de los colectivos del transporte público y el riesgo de contagio, aunque todavía no se había visualizado con precisión cómo se comporta ahí el virus. 

Por eso, los ingenieros mecánicos e investigadores del CONICET, Damián Ramajo y Santiago Corzo, buscaron resolver el enigma a través de una herramienta computacional. Los especialistas pertenecen al CIMEC, Centro de Investigación de Métodos Computacionales.

Lo que hicieron fue analizar el transporte de partículas producidas al hablar, toser o estornudar en un recinto cerrado, considerando parámetros como la posición de los pasajeros, la influencia del aire acondicionado, y otros.

Algunos de los resultados principales fueron: 
# El estornudo genera grandes gotas que viajan hasta 2 m. y caen sobre las superficies en menos de dos segundos, generando grandes zonas de contaminación, aunque por el tamaño de las gotas, el aire acondicionado no afecta la distribución de las mismas.

# La tos genera gotas más pequeñas que sí son fácilmente transportadas por la circulación del aire acondicionado, aunque luego de los 20 segundos, la mayor parte de las gotas se evapora.

# El habla genera una gran cantidad de aire exhalado que rápidamente se propaga a lo largo del colectivo, por lo que el aire acondicionado favorece su propagación, aunque reduciendo notoriamente la concentración, cuestión muy relevante ya que aminora la concentración de virus.

Aire acondicionado
También se ha debatido mucho acerca del uso del aire acondicionado cuando las temperaturas comenzaron a subir en Argentina. 

Sobre esto, el ingeniero Corzo contó al diario El Litoral que "sin aire acondicionado lo que vemos es que se genera una pluma de concentración, con alta concentración de aire exhalado y que afecta a varias personas que están alrededor de las personas".

En efecto, el aire acondicionado lo distribuye por todo el colectivo bajando la concentración. "A priori no sabemos si es mejor", reflexionó.

"Lo óptimo sería que ingrese el aire y salga por las ventanas. Nuestra premisa es hacer mínimas modificaciones para evitar zonas estancas donde el aire no se recircule. Es la etapa siguiente del estudio", propuso el ingeniero.