icon

Se complicó la conspiración contra los porteños

En el diario Alfil, de la ciudad de Córdoba, Pablo Esteban Dávila, había afirmado: "La presencia de Santiago Cafiero y de Wado de Pedro en los festejos por la reelección de Juan Manuel Llamosas generaron algún desconcierto dentro del peronismo mediterráneo. ¿Qué hacían el jefe de gabinete de ministros y el ministro del Interior en Río Cuarto? ¿Quién los había invitado? Resultó evidente que los funcionarios intentaron capitalizar la elección como el logro de un justicialismo unido." Es probable. Pero básicamente ambos fueron a garantizar el voto cordobés para hundir a Horacio Rodríguez Larreta en la quita de recursos a la Ciudad de Buenos Aires. De todos modos, no les salió del todo bien.

Juan Schiaretti, Horacio Rodríguez Larreta y Mauricio Macri: Definitivamente, Córdoba no es K.

En el citado recorte del diario cordobés Alfil se afirmó:

"(...) El kirchnerismo no tuvo ninguna injerencia en las listas del oficialismo riocuartense, más allá de no presentar candidatos que hubieran restado votos a Llamosas. Además, ni el intendente ni su contrincante, Gabriel Abrile, intentaron en ningún momento nacionalizar la elección. El primero, porque era consciente de que mostrarse con los K en Río Cuarto hubiera sido tirarse un tiro a los pies, en tanto que, el segundo, apostó a la estrategia de municipalizar su discurso con prescindencia de los grandes (y también discutidos) capitostes de JXC. Si en algo acordaron ambos candidatos fue en su común rechazo al kirchnerismo. (...)".

Es conocido que en Córdoba, el kirchnerismo nunca hizo pie. ¿Qué hacía entonces Eduardo De Pedro en Río Cuarto? Al menos Santiago Cafiero nunca fue kirchnerista....

El diputado Carlos Gutierrez, riocuartense y mano derecha de Juan Schiaretti, ha había advertido: “Los de afuera son de palo”, aseguró al momento de emitir su voto.

"(...) No obstante, los de afuera vinieron e intentaron cobrar protagonismo. Esto ocasionó un momento de tensión entre el vicegobernador Manuel Calvo y el propio Cafiero, aunque el cruce de palabras no se hizo público y se realizó tras bambalinas. Fue palpable la molestia de los máximos dirigentes de Hacemos por Córdoba por hacer de anfitriones de aquellos autoinvitados que, para colmo de males, pretendieron sacar conclusiones nacionales de un evento que, por definición, se encuentra diseñado para mantenerse lejos de cualquier contaminación interjurisdiccionales. (...)". En Río Cuarto, por Carta Orgánica, el comicio es asincrónico respecto de las elecciones nacionales, asumiendo el riesgo de que a poca gente le interese, entonces, ir a votar.

Schiaretti

De Pedro y Cafiero volvieron de Córdoba con la información de que los diputados nacionales de Hacemos por Córdoba no provocarían el fracaso del complot contra Horacio Rodríguez Larreta, que tanto interesa a los Kirchner.

Las urgencias económicas de la Administración Schiaretti son visibles: no ha refinanciado aún su deuda pública, su sistema previsional está complicadísimo y la recaudación impositiva se desplomó. También necesita obra pública. Con todos esos argumentos, Schiaretti, que fue aliado de Mauricio Macri, bien puede hacerse aliado de Alberto Fernández o de Cristina Fernández de Kirchner, y más adelante, volver a ser aliado de Macri, quien impulsa a un candidato en Córdoba que fue ministro de Schiaretti...

Entonces sucedió lo siguiente: Schiaretti evitó la foto con Alberto Fernández en la firma del acuerdo fiscal Consenso 2021, enviando a su vicegobernador, Manuel Calvo, al Museo del Bicentenario de la Casa Rosada. 

En pleno enfrentamiento con Horacio Rodríguez Larreta, quien no adhirió al Consenso 2021 y no participó del evento, Schiaretti no se sumó a la foto de Fernández pero nunca pensó en no firmar el Consenso, fundamental para las arcas de las provincias endeudadas, tal como Córdoba, porque entre otras novedades, extiende 1 año la suspensión de la baja de impuestos provinciales como Ingresos Brutos.

Pero, más allá de Rodríguez Larreta, Schiaretti también tiene un problema en todo este entuerto, según explicó Bettina Marengo:

"(...) Al día siguiente, el voto de sus cuatro diputados nacionales, que apoyaron la reducción de las transferencias nacionales a CABA que habían sido engrosadas por un decreto de Macri, pero obligaron a abrir un canal de negociación Nación-Ciudad, fue utilizada por Juntos por el Cambio para “kirchnerizar” a Schiaretti y poner en tela de juicio su trabajado mote de “federal”. A partir de ahí, como efecto cascada, el gobierno nacional pisó el acelerador de las señales para Córdoba. Anunció un acuerdo de urbanización de barrios populares de Córdoba, cuyo lanzamiento contó con la presencia del ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, de Schiaretti, de la primera dama y diputada nacional Alejandra Vigo, y de otros schiarettistas y viguistas de primera línea. Por su parte, el flamante ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi, recibió a una docena de intendentes cordobeses adherentes al Frente de Todos. Y como corolario, Alberto Fernández le abrió las puertas de su despacho a (Juan Manuel) Llamosas (ganador peronista en los comicios en Río Cuarto). (...)".

Antecedente

De todos modos, resultó complicadísimo para los conspiradores contra Ciudad de Buenos Aires, que lograron aprobar el texto, con modificaciones, el martes 01/12 a las 08:14, corolario de una sesión comenzada a las 13:45 del día anterior, para recortar la coparticipación que recibe Ciudad de Buenos Aires, bajándola a 1,40%: de ahora en más, financiar el traspaso de la Policía Federal se pagará con una suma fija actualizada trimestralmente.

El proyecto consiguió 129 votos a favor, 118 en contra y 7 abstenciones, imponiéndose, con el apoyo clave de los diputados de Córdoba Federal, a los que el oficialismo atribuyó la autoría de las múltiples modificaciones que obligarán a su vuelta al Senado. 

Juntos por el Cambio se pronunció en contra pero “con reservas”, por considerar “inválida y nula” la sesión a partir de las 0:00 de este martes 01/12, por considerar que ya estaba vencido el protocolo de sesiones. 

También se abstuvieron los diputados de Consenso Federal, que consideran que el tema se definirá en el seno de la Justicia.