icon

El oro en lingote se llama Datos

El acuerdo de US$ 44.000 millones de S&P Global muestra que los datos son el petróleo del siglo XXI. La fusión de S&P Global y IHS Markit podría ser lo suficientemente grande como para enfrentarse a Bloomberg. Si la información es poder, los datos cotizan a precio de oro... o bitcoins

US$ 44.000 millones: Lo que viene se refiere a datos sobre estándares ambientales, de gobernanza y sociales; benchmarks del mercado de bonos, donde las 2 empresas ya colaboraban; y análisis para mercados privados como bienes raíces, capital privado, infraestructura y deuda no negociada.

En 1957, cuando Standard & Poor's conectó una computadora Datatron a las máquinas de cotizaciones bursátiles de Wall Street para lanzar un índice de actualización permanente de las empresas más grandes de USA, cambió todo. Antes y después. Robin Wigglesworth y Eric Platt en Financial Times concluyeron que fue el inicio de la Era Electrónica en las finanzas.

Horas atrás, S&P Global acordó comprar IHS Markit, por US$ 44.000 millones: el mensaje es muy concreto sobre el valor de los datos.

S&P Global Inc., que antes de abril de 2016 se llamó McGraw Hill Financial, Inc. y antes de 2013 fue McGraw-Hill Companies, es la empresa matriz de S&P Global Ratings, S&P Global Market Intelligence y S&P Global Platts, y el accionista mayoritario de S&P Dow Jones Indices. 

Todo comenzó en 1888, cuando James H. McGraw compró American Journal of Railway Appliances. Continuó agregando más publicaciones, y creó The McGraw Publishing Company en 1899. 

Luego llegó la sociedad con John A. Hill, quien también había producido varias publicaciones técnicas y comerciales y en 1902 creó su propio negocio, The Hill Publishing Company.

El socio

En cuanto a IHS Markit Ltd, es un proveedor de información con sede en Londres, resultado de la fusión de IHS Inc. y Markit Ltd. Es un holding en el que algunas de las divisiones se remontan al siglo 18: la empresa que asignaba números de identificación OMI para barcos, empresas y propietarios registrados, y quedó dentro de Markit, que nació en 2003 como Mark-it Partners, un proveedor de datos financieros para la fijación de precios diarios de permutas por incumplimiento crediticio. 

Más adelante fue sumando: Cambridge Energy Research Associates, Global Insight, Jane's Information Group, Carfax, Inc., Prime Publications Limited y John S. Herold, Inc.

Information Handling Services (IHS) se fundó en 1959 para proporcionar información a los ingenieros aeroespaciales a través de bases de datos de microfilm. Y también fue sumando empresas que conformaron Modern Materials Handling, hasta la fusión, en 2016.

El negocio

S&P Global es importante en el negocio de índices bursátiles, calificaciones crediticias y análisis energético. 

IHS Markit cuenta con una sólida posición en el mercado de deuda y el análisis de derivados y una gran cantidad de investigación corporativa en áreas como transporte, aeroespacial y comercio.

Combinados, pueden competir con el imperio de Michael Bloomberg, cuyas costosas terminales son omnipresentes en Wall Street.

También puede competir con Refinitiv, resultado de la escisión de US$ 20.000 millones de la rama de datos y análisis de Thomson Reuters en 2018, adquirida por la Bolsa de Valores de Londres en US$ 27.000 millones.

O Intercontinental Exchange, el propietario de la Bolsa de Valores de Nueva York que compró Interactive Data por US$ 5.200 millones en 2015 y Ellie Mae por US$ 11.000 millones a principios de 2020, recuerda FT.

El análisis

Jack Treynor, académico financiero de la década de 1960, bromeó una vez: “Es posible que no se haga rico utilizando toda la información disponible, pero seguramente se volverá pobre si no lo hace”. 

El ex director ejecutivo de Citicorp, Walter Wriston, dijo más tarde: "La información sobre el dinero se ha vuelto casi tan importante como el dinero mismo".

La inteligencia artificial, computación en la nube y la digitalización de vastas áreas de la industria global provocan más datos que nunca.

En 2019, el mercado de US$ 32.000 millones anuales, era 21% de Bloomberg y el 33% de Refinitiv, según Burton-Taylor Consulting.

Combinados, S&P Global e IHS Markit eran el 8%. Sin embargo, se trata más de construir nichos específicos que de enfrentarse directamente a Bloomberg y Refinitiv.

“Las últimas dos décadas se han tratado de perseguir a los dos gigantes, pero para vencerlos debes hacerlo yendo tras los datos del futuro”, es una opinión.

En 2015, S&P Global compró la empresa de datos financieros SNL Financial por US$ 2.200 millones, y en 2018 adquirió Kensho, un servicio de análisis impulsado por inteligencia artificial respaldado por Goldman Sachs y Google Ventures, en US$ 550 millones. 

La adquisición de IHS Markit reducirá el dominio de su negocio homónimo de calificaciones, que representó más de la mitad de las ganancias operativas de S&P Global en 2019.

Si el acuerdo se concreta, los accionistas actuales de S&P Global poseerán el 68% de la empresa, mientras que los inversores de IHS Markit controlarán el 32%. Los ingresos anuales del grupo combinado son de US$ 11.000 millones, y sus ganancias ajustadas alrededor de US$ 5.300 millones.

Ahora hay que superar el escrutinio regulatorio en Europa dado su tamaño y los datos que albergan ambas empresas.

El proyecto 

Lo que viene se refiere a datos sobre estándares ambientales, de gobernanza y sociales; benchmarks del mercado de bonos, donde las 2 empresas ya colaboraban; y análisis para mercados privados como bienes raíces, capital privado, infraestructura y deuda no negociada.

“Estos son mercados de crecimiento realmente grande”, dijo Lance Uggla, director ejecutivo de IHS Markit, quien durante 2021 dejará el cargo para ser un asesor especial de la compañía combinada durante el próximo año.

Las instituciones financieras son los principales clientes de S&P Global y sus principales rivales. 

Sin embargo, algunos ejecutivos de la industria creen que los llamados datos "alternativos", el escape digital de una economía global cada vez más conectada, sern cada vez más importante.

“Los datos financieros tradicionales se basan en información de presentaciones de empresas, presentaciones de inversores, cobertura de los medios, precios históricos del mercado, etc., que ahora se comercializan y son fácilmente accesibles en bases de datos financieras”, señaló Bank of America en un informe reciente. "Los datos alternativos pueden provenir de una gran cantidad de fuentes, incluidas imágenes de satélite, rastreo por GPS, datos transaccionales, análisis de sentimientos de las redes sociales y noticias".

Doug Peterson, CEO de S&P Global: “Los bancos, los fondos de cobertura y las firmas de capital privado han sido los usuarios tradicionales, pero esto va mucho más allá”, dijo. "Las empresas necesitan conocer su cadena de suministro".