icon

Directo ataque a Shell de un grupo medioambiental para que reduzca significativamente sus emisiones

Miles de cudadanos holandeses comandados por un grupo de organizaciones medioambientales comenzó hoy 1/12 una demanda civil ocntra Shell, reclamando a un tribunal que ordene a la gigantesca multinacional a comprometerse a frenar sus emisiones de carbono en un 45% antes del 2030.

El abogado Roger Cox dijo a un panel de tres jueces del Tribunal de Distrito de La Haya que la política corporativa de Royal Dutch Shell está en desacuerdo con los objetivos climáticos globales.

Shell es demandado por un grupo de organizaciones medioambientales para que reduzca sus emisiones de carbono en un 45% antes del 2030.

"Por lo tanto, los demandantes concluyen que la política corporativa de Royal Dutch Shell está en curso de colisión con los objetivos climáticos globales", dijo Cox al abrir cuatro días de audiencias repartidas en las próximas semanas.

El abogado de Shell, Dennis Horeman, dijo a los jueces que la empresa ya está trabajando en la transición energética desde los combustibles fósiles hacia fuentes sostenibles y advirtió que una victoria de los grupos ambientalistas podría abrir las compuertas a "innumerables" casos similares.

La batalla legal liderada por Milieudefensie, el brazo holandés de Amigos de la Tierra, es el último de una serie de casos en todo el mundo en los que los activistas están utilizando los tribunales para luchar por acciones para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de gobiernos y empresas.

Todo el mundo tiene que colaborar si queremos abordar la crisis climática, especialmente los grandes contaminadores como Shell. Pero Shell y sus accionistas no están asumiendo su responsabilidad, por eso estamos emprendiendo acciones legales”, dijo Nils Mollema de ActionAid Holanda, otro grupo involucrado en el caso.

Cox dijo al tribunal que Shell es responsable, a través de sus actividades comerciales y ventas de combustibles fósiles, de alrededor del 1,2% de las emisiones industriales de gases de efecto invernadero del mundo.

Horeman insistió en que Shell está desempeñando un papel activo en la transición energética, señalando los proyectos en los que está involucrado en los Países Bajos para construir un enorme parque de turbinas eólicas y crear "hidrógeno verde" utilizando fuentes renovables, así como los objetivos que Shell se ha fijado. reducir emisiones.

Pero agregó: "Ninguna parte privada puede cambiar el sistema energético por sí sola, ni siquiera Shell".

Un juicio contra Shell podría crear una situación "en la que innumerables partes puedan responsabilizarse mutuamente por su papel en esa transición a través de los tribunales" y otorgar a los jueces "un papel central en un proceso político activo y delicado".