icon

VIH: Fue una epidemia y se convirtió en un difícil estigma

Mañana es el Día Mundial del Sida y el llamado es a consumir y compartir información fidedigna. Además, la OMS invita a las poblaciones de riesgo a realizarse los análisis, que son rápidos y suelen proporcionar los resultados en el mismo día.

Desde su aparición, el virus se ha cobrado casi 33 millones de vidas. La OMS estima que, hacia fines del año pasado, había 38 millones de personas con VIH. Debido a las deficiencias en el acceso a la salud, en 2019 murieron 690 mil por causas relacionadas al sida y 1,7 millones se infectaron.

La palabra estigma tiene diversas acepciones de acuerdo al diccionario de la Real Academia Española. Algunos de ellos son: 

> Marca o señal en el cuerpo. 

> Desdoro, afrenta, mala fama. 

> Marca impuesta con hierro candente, bien como pena infamante, bien como signo de esclavitud. 


Cualquiera de las tres puede describir el fenómeno que envuelve al virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) o Sida, ya que las personas que portan el virus muchas veces sufren de una pesada carga social y de soledad. 


En su origen en 1981, cuando se describió por primera vez el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA), se constituyó como una epidemia. La información al respecto era poca y estaba cargada de prejuicios.  


Sin embargo, la desinformación sigue reinando en el siglo de la conexión y el VIH/sida sigue siendo uno de los más graves problemas de salud pública del mundo, especialmente en los países de ingresos bajos o medianos. 

 

La enfermedad 

El virus del VIH infecta las células del sistema inmunitario y altera o anula su función. Esta infección produce un deterioro progresivo del sistema inmunitario, llamada inmunodeficiencia. Se considera que el sistema inmunitario es deficiente cuando deja de poder cumplir su función de lucha contra las infecciones y enfermedades.  


No obstante, se llama síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) cuando la persona transita los estadios más avanzados de la infección por VIH y tiene alguna de las más de 20 infecciones oportunistas o de cánceres relacionados con el VIH. 


El contagio puede darse de diversas formas: 
- Relaciones sexuales vaginales, anales u orales con una persona infectada 

- Transfusión de sangre contaminada  

- Uso compartido de agujas, jeringuillas u otros instrumentos  

- De la madre al hijo durante el embarazo, el parto y la lactancia. 



Logros

A pesar que todavía no existe una cura, gracias a los increíbles avances científicos el tratamiento de antirretrovíricos extiende la vida de las personas y también su calidad de vida. 


Además, se ha confirmado que directamente evita las transmisiones del VIH. 


La OMS asegura que la cobertura médica ha ido aumentando constantemente. En 2019, el 68% de los adultos y el 53% de los niños con VIH estaban en tratamiento antirretrovírico de por vida.


Por otro lado, la contracara del tratamiento es el diagnóstico temprano, sobre todo en poblaciones de riesgo, a saber:

- Hombres que tienen relaciones sexuales con hombres

- Personas que se inyectan drogas

- Personas recluidas en cárceles y otros entornos cerrados

- Trabajadores del sexo y sus clientes

- Personas transgénero


El diagnóstico es rápido y, en general, proporciona resultados en el mismo día.