icon

Dictum meum pactum quedó en el pasado, y que el último apague la luz

Diciembre de 2020 marca 30 años desde la creación de la Bolsa de Valores de Shanghai y la Bolsa de Valores de Shenzhen: 4.100 empresas que cotizan con una capitalización de mercado de 77.244.000 millones de renmibis (US$ 11.741 millones). El ritmo de cambio y crecimiento en los mercados de capitales chinos es incomparable y la participación internacional y el interés en estos mercados también sigue creciendo a un ritmo rápido. London Stock Exchange Group desarrolló el Shanghai London Stock Connect y otros productos. Pero, en forma simultánea, diciembre 2020 marca el ocaso de Londres como 'la City'. Varios operadores del mercado londinense ya han activado alternativas a un Brexit sin acuerdo. Ya opera la plataforma Turquoise Europe, de LSE... desde Ámsterdam, Países Bajos.

London Stock Exchange, buscando un nuevo destino.

La Bolsa de Londres (London Stock Exchange, LSE) es la bolsa de valores localizada en Londres, Inglaterra fundada en 1801. 

Su lema fue creado en 1923: "Dictum meum pactum", que se puede traducir del latín como “Mi palabra es mi pacto”.

El comercio de valores londinense comenzó para financiar 

** el intento de la Compañía de Moscovia de llegar a China cruzando el Mar Blanco, al norte de Rusia, y 
** el viaje de la Compañía Británica de Indias Orientales a India.

Para financiar tan costosos viajes, las compañías recaudaron dinero vendiendo parte de sus valores a inversionistas, concediéndoles una parte de los futuros beneficios empresariales.

La idea tomó fuerza. LSE es hija de aquellas iniciativas.

El éxodo

Sin embargo, LSE ha sido el último gran operador que ha trasladado parte de su negocio fuera del Reino Unido, porque se desvanecen las expectativas para que haya un acuerdo entre la Unión Europea y Gran Bretaña para el Brexit, por lo menos respecto a los servicios financieros.

Otros operadores -Cboe Europe y Aquis Exchange- ya han puesto en funcionamiento sus plataformas en el continente europeo, ante la falta de entendimiento entre los 2 bloques.

"La City de Londres ha sido arrojada a los leones", explicó Alasdair Haynes, director ejecutivo de Aquis a la agencia Bloomberg, sobre la pérdida hegemónica que supone el Brexit como la capital financiera más importante de Europa. 

Haynes teme que el éxodo de brokers y operadores será mayor si los gigantes estadounidenses como BlackRock deciden negociar en París o Ámsterdam.

La semana pasada, Goldman Sachs, ya anunció que había solicitado a los reguladores franceses abrir su plataforma de acciones SIGMA X Europe en París a partir del 04/01/2021. 

La socia de Goldman, Elizabeth Martin, explicó que esperan que la mayor parte de los 8.600 millones de euros que mueve al día se trasladen a la plataforma europea.

Aquis ya ha establecido una plataforma en la capital francesa, con más de 1.700 acciones europeas a principios de noviembre. 

Y Liquidnet tiene puestos de avanzada en Dublín, Irlanda, para garantizar que podrá atender a los clientes ingleses.

La pérdida de operadores supone arrastrar al resto de la industria financiera a sus lugares de destino, como fondos, brokers, analistas, banca de inversión u oficinas y un cambio en los flujos de capitales, con Londres abandonada como hub financiero, a favor de Nueva York o Singapur u otros.

Aquellos días dorados

"Esperamos una gran explosión el 04/01/2021", según David Howson, presidente de Cboe Europe, la mayor de las plataformas de negociación de acciones de Londres, que abrió su sede en Ámsterdam en 2019. "La industria nunca ha tenido que mover tanto flujo de la noche a la mañana" para esquivar las restricciones que supone el Brexit.

En tanto, la Comisión Europea puso a funcionar su aspiradora y anunció que derivados y opciones, asociados al comercio de acciones, también se tendrán que negociar dentro de las fronteras europeas: billones de dólares en transacciones están en riesgo de ser negociados fuera del Reino Unido.

El bloque europeo decidió atraer el negocio de compensación de swaps en euros de Londres a Europa, exigiendo a sus bancos acelerar el cambio territorial. Eurex Clearing, de Deutsche Boerse, ha acumulado una participación del 19% en el negocio en los últimos años, aunque todavía eclipsado por la participación de Londres, ahora va por la revancha.

2021 no supondrá un apagón de transacciones en Londres, pero con el Brexit sin acuerdo 'La City' quedará solitaria. Atras quedarán los días dorados que comenzaron en 1989 con el proceso de desregulación financiera que aplicó Margaret Thatcher. 

Goldman está transfiriendo hasta US$ 60.000 millones en activos a Frankfurt, mientras que JP Morgan ya está moviendo US$ 230.000 millones. Son 300 empleados, entre ambos, que deberán buscarse otro empleos.

El sector financiero se había convertido en un sector estratégico para la economía de Reino Unido, generando más de 1 millón de puestos de trabajos bien remunerados, 7% del empleo británico. 

LSE todavía tiene la esperanza de cancelar su plan para Turquoise Europe si la Unión Europea declarase que Reino Unido puede todavía albergar servicios de negociación de acciones europeas. 

Desde Aquis señalan que la última palabra la tienen los gigantes financieros de USA. El tiempo se está agotando.