icon

Dicen que Trump querría hacer un regalo de despedida a Netanyahu en Teherán

Ya nadie duda que entre USA e Israel hay información disponible acerca de quién ejecutó al científico iraní Mohsen Fajrizade. Los países que más se quejan del terrorismo resulta que periódicamente ejecutan acciones terroristas, a las que no aceptan llamarlas terroristas sino, en el muy extraño caso que reconozcan la autoría, dicen "ejecución". En el caso de Donald Trump, siempre se sostuvo que Benjamín Netanyahu esperaba más del 'loser' estadounidense, quizás un bombardeo a Irán si no una invasión. Y Trump pareciera interesado en no frustrar totalmente a su amigo israelí. Esto es lo que sospecha en todas las diplomacias importantes. Por lo demás, Trump le deja una herencia complicada a Joe Biden porque Irán deberá vengarse, hasta por autoestima. Quizás no vaya sobre USA sino sobre Israel que, para Washington DC siempre es como si fuesen intereses estadounidenses. 

Teherán hierve pero debe guardar calma.

El Pentágono movilizó hacia el golfo Pérsico un grupo de buques de guerra encabezado por el portaviones USS Nimitz, con el supuesto objetivo de brindar apoyo militar a la retirada de las tropas de Irak y Afganistán. 

En el caso de la agencia RIA Novosti, de Moscú, se preguntó: "Pero, ¿podría esta medida tener algo que ver con el asesinato del jefe del programa nuclear iraní, Mohsen Fajrizade?"

Una fuente familiarizada con el asunto informó a la cadena CNN que la decisión se había tomado antes del asesinato del destacado científico nuclear. 

La retirada está prevista para el 15/01 y es parte del plan de Donald Trump de disminuir el número de militares en Irak y en Afganistán hasta un máximo de 5.000 efectivos en el territorio. 

Al mismo tiempo, ese informante admitió a CNN que se trata de un "mensaje de disuasión" para Irán. 

Entonces, USA tiene previsto desplegar a miles de oficiales y "una potencia de fuego militar aumentada" en la región hasta que finalice el mandato de Donald Trump. 

Luego, será la Administración Biden quien decidirá cuándo deben ser retirados de la zona.

En forma previa, el medio libanés Al-Mayadeen informó de que el Pentágono había elevado el nivel de alerta en la región tras el asesinato de Mohsen Fajrizade. 

El director de la Organización de Investigación e Innovación del Ministerio de Defensa de Irán y agente de la Guardia Revolucionaria iraní, Fajrizade fue asesinado a balazos a las afueras de Teherán el 27/11. 

Venganza

El presidente iraní Hassan Rouhani acusó a Israel de intentar desestabilizar el Medio Oriente después del asesinato del importante científico nuclear iraní, pero pareció descartar represalias inmediatas.

Israel se ha negado a comentar sobre las acusaciones iraníes de que estuvo detrás del asesinato. 

El sábado 28/11, su Ministerio de Relaciones Exteriores se negó a comentar sobre los informes de los medios locales de que las embajadas israelíes en todo el mundo habían aumentado las medidas de seguridad.

Rouhani juró venganza pero dijo que Irán era demasiado sabio para caer en lo que llamó "la trampa de Israel" y permitir el caos, según la agencia estatal de noticias IRNA. 

Irán está evaluando un nuevo compromiso diplomático con la administración entrante de Joe Biden después de los intentos del presidente Trump de sancionar y aislar a la nación, según los expertos.

“El salvaje asesinato muestra que nuestros enemigos están pasando por semanas de ansiedad… Sienten que su presión (sobre Irán) va a disminuir y que las condiciones del mundo están cambiando”, dijo Rouhani.

Añadió que Irán responderá al asesinato "en el momento adecuado".

Criminal

El representante de política exterior de la Unión Europea calificó el sábado el asesinato de Fakhrizadeh como un acto criminal, pero pidió a Irán a "ejercer la máxima moderación".

Mohsen Fakhrizadeh, el padre del programa de armas nucleares de Irán en la década de 1990 y principios de la de 2000, fue asesinado probablemente por quienes intentan articular en Medio Oriente un frente común anti-Irán.

Esto ocurre, además, pocos meses después de un importante acto de sabotaje contra el programa de enriquecimiento nuclear de Irán, cuando una explosión causó graves daños a una instalación de ensamblaje de centrifugadoras en el principal emplazamiento nuclear de Irán, Natanz.

Irán "será cauteloso en términos de responder de inmediato" al asesinato, dijo Aniseh Bassiri Tabrizi, investigadora principal del Royal United Services Institute con sede en Londres. "Creen que esto fue en gran medida un intento de empujar a Irán a una respuesta precipitada o incluso a una confrontación antes de que llegue Biden".

La próxima Administración estadounidense ha dicho que quiere volver a unirse al acuerdo nuclear iraní de 2015 si Teherán vuelve a cumplir con los límites que ha violado en los últimos meses luego de las agresiones del 'loser' de la Casa Blanca.

Irán necesita mantener abierto un camino para reanudar la diplomacia con USA y salvar el acuerdo nuclear, al que Israel se opone. Deberán recordarse aquellos días de Barack Obama cuando Financial Times anticipó que Israel realizaba ejercicios de guerra planificando un bombardeo de Teherán.

Con su economía luchando bajo las sanciones estadounidenses y la pandemia de Covid-19, Irán necesita ya un alivio de las sanciones, en especial en lo que respecta a las ventas de petróleo y el acceso a sus reservas de efectivo en el extranjero.

El líder supremo iraní, Ali Khamenei, dijo en un comunicado que Irán procesará a los "brutales mercenarios" detrás del asesinato, pero no acusó a ninguna potencia extranjera de participación.

Antecedentes

Un par de cientos de personas se reunieron en Teherán, a pesar de un toque de queda por el coronavirus, pidiendo la expulsión de los inspectores nucleares internacionales, a quienes acusaron de espionaje.

“Nuestra demanda es una palabra: venganza, venganza”, corearon los manifestantes. 

Algunos portaban una pancarta que decía: “El asesinato es el resultado del compromiso y la negociación”.

El portavoz del gobierno, Ali Rabiei, escribió en Twitter: "El agresor definitivamente será castigado, pero no en el campo de juego que él define".

Irán ha respondido anteriormente a la campaña de "máxima presión" de la administración Trump desestabilizando las rutas marítimas mundiales mediante la incautación de petroleros en el Golfo Pérsico. También ha sido acusado de atacar la principal instalación petrolera de Arabia Saudita con misiles, lo que Teherán ha negado. Los rebeldes hutíes yemeníes aliados de Irán y la milicia libanesa de Hezbolá han atacado a Arabia Saudita e Israel repetidamente con cohetes.

Irán también respondió después de que un dron estadounidense mató en enero a su comandante militar más prominente, el mayor general Qassem Soleimani, en Bagdad. Pero cuando disparó una andanada de misiles contra una base en Irak que albergaba tropas estadounidenses, ninguna de las cuales murió, las defensas aéreas de Irán estaban en alerta máxima y derribaron por error una aerolínea de pasajeros ucraniana, matando a las 176 personas a bordo.

Teherán acusa a Israel de estar detrás del asesinato de al menos 4 científicos nucleares iraníes entre 2010 y 2012, pero no se sabe que haya tomado represalias del mismo tipo, aunque Israel ha acusado a Irán de atacar a sus diplomáticos en el extranjero, lo que Teherán ha negado.

Fakhrizadeh fue el presunto asesinato de más alto perfil en suelo iraní desde que el arquitecto de su programa de misiles balísticos, Hassan Tehrani Moghaddam, murió en una explosión en una base de misiles de la Guardia Revolucionaria en 2011. Irán dijo que la explosión, que mató a 17 miembros de la Guardia, fue un accidente, pero los expertos sospechan la participación extranjera.