icon

Sorprende que en pandemia se decida reunir 1 millón de personas en Casa Rosada

La utilización política del funeral de Diego Armando Maradona es un tema muy controversial pero que la Administración Fernández se dispone a utilizar en la Argentina como un evento distractivo en la pandemia y la economía en crisis. Pero es curioso que la propuesta va en sentido contrario a lo establecido hasta la fecha por el presidente Alberto Fernández.

Diego Maradona visitando al presidente Alberto Fernández.

Luego de meses en que se exigió aislamiento social preventivo obligatorio y hasta se aplicaban multas a quienes incumplieran la norma, la Administración Fernández organiza un evento para reunir 1 millón de personas en Casa Rosada.

Es cierto que resulta una gran oportunidad para realizar un evento popular: las exequias de un ídolo para muchos argentinos en general, muy cercano al gobernante Frente para la Victoria, al Club Atlético Boca Juniors y a las selecciones de la Asociación del Fútbol Argentino.

Nunca se sabrá si la política utilizó a Maradona o Maradona se aprovechó de los políticos, pero hubo una relación muy estrecha que se ratifica en esta ocasión.

De todos modos, que el Gobierno promueva una concentración popular cuando todavía no hay vacuna contra covid-19, es llamativo.

Atrás quedaron los días en que desde el Frente para la Victoria se criticaba a Horacio Rodríguez Larreta porque permitía que se habilitaran las plazas y paseos para que las personas pudieran caminar o porque quería iniciar el regreso a las aulas para que los docentes impartieran clases presenciales en forma limitada pero progresiva.

A propósito, qué dirán los docentes, que en Ciudad de Buenos Aires se niegan a regresar a las aulas hasta que no les otorguen ciertas garantías sobre no contagio.

Es cierto que Alberto Fernández es simpatizante de Argentinos Juniors, el club donde Maradona realizó su entrenamiento inicial, conoció su popularidad inicial y jugó en 1ra. División, por lo tanto es una circunstancia especial pero la emergencia sanitaria también es un momento inédito de la historia argentina y que requiere de protocolos.

En definitiva, todo muy 'maradoniano' podría decirse, por lo polémico.