icon

Las idas y vueltas de la salud de Maradona y la causa final de su muerte

Las drogas y el sobrepeso fueron algunos de los problemas más frecuentes de El Diez. Hoy Argentina lo despide en un duelo de tres días dispuesto por el Gobierno Nacional. 

Diego Maradona falleció este ayer por un paro cardiorrespiratorio en la casa del barrio San Andrés del partido de Tigre. Allí se hospedó desde su última cirugía e internación.

A principios del mes de noviembre, Diego Maradona fue intervenido quirúrgicamente por un hematoma subdural en el costado izquierdo de su cabeza. Horas antes su médico observó un cuadro de deshidratación y anemia y luego de los análisis pertinentes, constató el diagnóstico. 


Este cuadro es generalmente causado por una lesión en la cabeza que revienta los vasos sanguíneos. El riesgo es la acumulación de sangre y la consiguiente presión que puede provocar. Por eso, la edad, el consumo de anticoagulantes y el abuso del alcohol aumentan el riesgo.

Sin embargo esta fue la última internación de El Diez, ya que a lo largo de su vida tuvo múltiples intervenciones e ingresos hospitalarios. 

La primer condición fue en 1982 cuando le diagnosticaron Hepatitis benigna del tipo A y debió dejar de jugar por 3 meses. 

En 1983 tuvo una de las lesiones futbolísticas más graves cuando, luego de una patada desafortunada, se fracturó el tobillo izquierdo y se le arrancó el ligamento lateral interno. A pesar de la gravedad, volvió a las canchas 4 meses después. 

En 1991 fue el primer registro público de su adicción a las drogas, luego de dar positivo en un control antidoping por cocaína. Lo mismo en 1994 por efedrina, y en 1997 cuando estaba en Boca. 

Por estos motivos, en el año 2000 fue internado por hipertensión arterial (que es cuando la presión de la sangre hacia las paredes de la arteria es demasiado alta) y arritmia ventricular (cuando se alteran los impulsos eléctricos del corazón). Ambos problemas son frecuentemente visibles en personas que sufrieron sobredosis.

Luego de 4 años, Maradona fue internado y le indujeron el coma por una crisis cardíaca y una infección pulmonar, también por consumo problemático de drogas. Según él mismo declaró a los medios, ese fue el último episodio que tuvo en relación a las drogas. 

Pero su salud ya estaba muy deteriorada y en 2005 fue ingresado nuevamente por una hepatitis aguda (inflamación del hígado). Había dejado las drogas pero abusaba del consumo de alcohol y de ansiolíticos. 

En esos años tuvo 2 bypass gástricos para perder peso, y otros ingresos a clínicas por asuntos menores. 

Hacia el 2018 en el Mundial de Rusia corría el rumor de que El Diez había fallecido. Al poco tiempo fue desmentido el rumor ya que solo se había tratado de una descompensación

El año pasado tuvo otra intervención quirúrgica por una artrosis en la rodilla derecha, que sucede cuando los cartílagos que protegen a los huesos se desgastan.

Finalmente, ayer a las 12 del mediodía murió por un infarto mientras dormía. Técnicamente los médicos forenses dictaminaron que fue una insuficiencia cardíaca aguda, congestiva y crónica, que le generó un edema agudo de pulmón. Además el fiscal a cargo aseguró que no había indicios de violencia ni de criminalidad.