icon

El país despide a Maradona: Hay llanto, caos y descontrol

El último adiós del exfutbolista Diego Armando Maradona se lleva adelante en Casa Rosada. Los familiares realizaron un encuentro íntimo en la madrugada. Ahora los hinchas y el pueblo se acerca para despedir al astro, aunque se han presentado algunos incidentes, como era de esperarse. No es dato menor que para los funcionarios es imposible mantener el control en medio, todavía, de la pandemia. 

Los 'maradonianos' despiden al astro en la Casa Rosada. Además de las escenas de tristeza, hay caos y descontrol. Refuerzan la seguridad en el lugar, pero puede más el desborde. Las puertas estarán abiertas hasta las 16 horas. Foto: Capture video

El país está de luto.

Diego Armando Maradona, el mayor futbolista de la historia argentina murió ayer 25/11 producto de un paro cardiorrespiratorio.

El dolor para algunos es incontenible, así como para la policía es imposible contener la euforia de quienes se reúnen para despedir al astro en la Casa Rosada.

Las puertas están abiertas desde las 6:00 horas.

Hay gente desde la madrugada.

También hay llanto, tristeza y dolor.

Aunque en el lugar han colocado un vallado para controlar el ingreso, ha sido cuesta arriba.

Los hinchas se han trepado y tumbaron las vallas. Se produjo una estampida y hay algunos heridos.

Los focos de incidentes se repiten, pese a que los funcionarios de seguridad tratan de organizar la fila.

Así lo indican en A24.

"Infantería está tratando de ordenar la cola, es bastante extensa. Nadie usa barbijo, están bastante efervescentes, ni hablar de la cantidad de botellas de alcohol que hemos visto en las cercanías de la Casa Rosada", cuenta la periodista de A24.

Algunos ya se esperaban que fuera así, no de otra manera.

Las puertas estarán abiertas hasta las 16 horas.

Un millón de personas

No es dato menor que se pretenda reunir a un millón de personas en Casa Rosada para despedir a Maradona.

Estamos en pandemia, y lo que se hace más difícil, mejor dicho, imposible, es mantener la distancia social con tantas personas a la espera de dar el último adiós.

Para algunos es un poco contradictorio por el discurso que ha mantenido el Gobierno durante nueve meses.

Hay dolor, pero también hay críticas sobre la forma de hacer la despedida en medio de la pandemia del coronavirus, aún sin vacuna.