icon

No es bueno el panorama en Misiones, la sequía y el calor avivan el fuego

El fuego se expande, los bomberos se cansan y la naturaleza se destruye. El escenario es desconsolador en la Reserva Parque San Rafael. 

Bomberos forestales y voluntarios de la región se dedican a intentar controlar los focos que desde el viernes no paran de crecer.

El viento de ayer no ayudó al personal de Bomberos a apaciguar los daños del fuego en Misiones. Otra provincia más es víctima de la especulación humana, el calentamiento de la Tierra, la sequía y otros factores. 

Los puntos con incendios se ubican en Profundidad, Santa Ana, San Pedro, Biósfera Yabotí, Candelaria y Apóstoles y ahora uno más en El Soberbio. Después hay unos focos chicos en la zona de Oberá, según dijo ayer Daniel Blanco, coordinador del NEA del Plan Nacional Manejo del Fuego.

La situación es lamentable en la Reserva de Biósfera Yabotí, donde se han perdido ya más de 100 hectáreas de bosque nativo. 

Dado que el fuego alzó las copas de los árboles, el trabajo por tierra es limitado y el control depende de los aviones hidrantes.

Los incendios se descontrolaron también en la zona de Valle de Cuña Pirú que abarca la aldea mbya Ka Kupe, cercano a Aristóbulo del Valle.