icon

El mercado se las amaña para huir del presente imaginando el futuro

El optimismo entre los inversores individuales alcanzó su nivel más alto en casi 3 años en medio de una pandemia. Las acciones habían registrado una caída de al menos 20%, al ritmo más rápido de la historia, pero llegó una recuperación hasta un nuevo máximo en 193 sesiones, cuando en caídas anteriores le había demandado 5 años. El promedio industrial Dow Jones cerró por encima de 30.000 puntos por 1ra. vez, extendiendo un repunte de 8 meses, racha ganadora que lo ha encaminado hacia el mejor mes desde 1987. ¿Cómo explicar el rally de la renta móvil de noviembre 2020? 
** No se esconda de los mercados acumulando efectivo.
** Mantenga sus inversiones y obtendrá beneficios.
** Cuando haya una crisis, compre.

El mercado exhibe una increíble voluntad de supervivencia.

Optimismo:

** Hay una decisión colectiva de omitir el presente de 260.000 fallecidos entre 12,6 millones de contagios. La decisión es imaginar un futuro mejor, gracias a las vacunas.

** El coronavirus ahora está matando en USA al 0,6% de las personas que infecta, una mejora con respecto a abril, cuando la tasa de mortalidad era de 0,9%, dice el Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington.

** El gasto de los consumidores aumentó en octubre por 6to. mes consecutivo, aún cuando los ingresos de los hogares disminuyeron porque se redujeron los programas de ayuda del gobierno. El gasto del consumidor representa más de dos tercios de la actividad económica en USA.

** Joe Biden distribuirá toda la ayuda gubernamental que Donald Trump estaba intentando limitar.

La burbuja

Harriet Torry lo explicó así en The Wall Street Journal:

"Entre las principales razones de la escalada de los precios de las acciones se encuentra el optimismo de los inversores sobre la solidez de la recuperación económica en los próximos años.

Si bien los datos recientes muestran que (en el presente) el crecimiento económico se desacelera y la confianza del consumidor decae, los mercados miran hacia el futuro y apuestan a que la recuperación cobrará fuerza, dicen los analistas, particularmente con las vacunas Covid-19 en el horizonte. (...)

Los inversores esperan que a mediados o finales de 2021 "las condiciones deberían volver a la normalidad y no vamos a tener demasiados trastornos a largo plazo en la economía", dijo Gus Faucher, economista jefe de PNC Financial Services Group.

Algunos pronosticadores son aún más optimistas y esperan que la actividad económica aumente con la liberación de la demanda reprimida. Los hogares han pagado sus deudas y la tasa de ahorro personal fue de un alto 14,3% en septiembre, según el Departamento de Comercio, en comparación con el 8,3% antes de la pandemia. Eso sugiere que los hogares tienen dinero para gastar, cuando pueden.

“Este es uno de estos momentos en los que la desconexión entre los mercados y la economía tiene sentido”, dijo Joseph Brusuelas, economista jefe de RSM US. Dijo que si una vacuna tiene éxito, eso "crea las condiciones para un crecimiento muy por encima de la tendencia el próximo año y el año siguiente".

Otros factores detrás de las ganancias del mercado incluyen el tamaño (las empresas públicas que cotizan en bolsas financieras tienden a ser grandes, lo que es una ventaja ahora) y la perspectiva de un estímulo económico continuo por parte del gobierno.

A diferencia de las empresas pequeñas y privadas, las grandes empresas públicas de los principales índices bursátiles pueden acceder más fácilmente al capital y tener balances sólidos para superar los períodos de turbulencia. Ese colchón permitió a las grandes empresas adaptarse más rápidamente a los rápidos cambios tecnológicos provocados por la pandemia, como el auge del comercio electrónico y la entrega sin contacto, una gran ventaja en comparación con las empresas más pequeñas y las tiendas y restaurantes familiares que están quebrando. multitudes debido a la pandemia de coronavirus.

“El tamaño brinda todo tipo de oportunidades para la flexibilidad, y la flexibilidad era muy importante en una situación como esta [pandemia] cuando nadie sabía qué iba a pasar después”, dijo Laura Veldkamp, ​​profesora de economía y finanzas en la Universidad de Columbia.

Los economistas esperan que los próximos meses sean difíciles para la economía estadounidense. El gasto del consumidor se está desacelerando, el crecimiento de las ventas minoristas se debilitó en octubre y las reservas de restaurantes disminuyeron. El número de nuevas solicitudes de beneficios por desempleo aumentó considerablemente en la semana que terminó el 14/11, lo que refleja los altos niveles continuos de despidos.

Los datos de tarjetas de crédito y débito recopilados por la firma de investigación Affinity Solutions y el grupo de investigación Opportunity Insights mostraron que el gasto general se redujo un 4,5% en la semana que terminó el 8 de noviembre en comparación con los niveles de enero. El gasto en los estados con los casos diarios más altos de Covid-19 per cápita, como Dakota del Sur, Minnesota, Nebraska y Wisconsin, ha disminuido más drásticamente que el promedio nacional.(...)

Los inversores se sienten alentados por el continuo estímulo del gobierno y la posibilidad de más. La Reserva Federal ha indicado que no aumentará las tasas de interés desde casi 0 en el futuro cercano. Ha estado comprando US$ 80.000 millones en bonos del Tesoro al mes y US$ 40.000 millones en bonos hipotecarios, netos de reembolsos, desde junio, luego de comprar cantidades aún mayores a partir de marzo para frenar la disfunción del mercado. (...)

Algunos economistas son más circunspectos sobre el entusiasmo de los mercados financieros y dicen que los inversores no están considerando el potencial de medidas de cierre más estrictas, como las impuestas recientemente en Europa, si la pandemia empeora en USA (...).

James Knightley, economista de ING Financial Markets LLC, dijo que las perspectivas de crecimiento del mercado están "muy teñidas de rosa", ya que el contexto macroeconómico podría deteriorarse en el nuevo año, una vez que una moratoria de desalojos a nivel nacional, una suspensión de los pagos de la deuda estudiantil y exenciones fiscales para las empresas caducan. Varias medidas de ayuda por desempleo aprobadas en la primavera ya han expirado o se espera que expiren a finales de año. (...)".

Pero el Dow Jones superó los 30.000. La burbuja está funcionando.