icon

Geopolítica de los bytes promete que Google unirá a Israel y Arabia Saudita

Google planifica una red de fibra óptica para conectarse a través de Arabia Saudita e Israel por primera vez. La nueva red de fibra óptica vincularía a los enemigos históricos -que están realizando negociaciones de paz-, evitaría Egipto y abriría un nuevo corredor para el tráfico de Internet. La saturación del paso por Egipto es la consecuencia del bloqueo a Irán. Toda la geopolítica del Medio Oriente tiene hoy un componente de bytes: lo digital le disputa la trascendencia al petróleo.

El príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed Bin Salman, durante su visita a Google en Silicon Valley, junto a Serguéi Mijáilovich Brin, cofundador de Google/Alphabet.

Google, que bautiza a la mayoría de sus cables de Internet en honor a los científicos, ha denominado a la nueva ruta Blue Raman, que une a India y Europa, en honor al físico indio Chandrasekhara Venkata Raman. 

Un proyecto de cable submarino de la longitud de Blue Raman, a más de 5.000 millas (8.000 Km.), costaría hasta US$ 400 millones, según la firma de telecomunicaciones con sede en Dubai Salience Consulting.

The Alphabet Inc. compite con Facebook Inc. en la construcción de más capacidad de red para soportar la creciente demanda de usuarios de videos, resultados de búsqueda y otros productos. 

La conectividad ampliada entre Europa e India también ayudaría a Google a desplegar centros de datos a nivel mundial y alcanzar a sus rivales Microsoft Corp. y Amazon.com Inc. en el negocio de la computación en la nube 'on demand' (bajo demanda).

Para financiar el proyecto, Google trabaja con Oman Telecommunications Co. y Telecom Italia SpA,, informó The Wall Street Journal. 

Pero el proyecto Blue Raman corre el peligro de que cruza múltiples fronteras, y entonces requerirá acuerdos con varios reguladores, asumiendo el riesgo de tener que rediseñar la ruta. Arabia Saudí es un problema.

El problema de Egipto

Google trabaja en un cable submarino entre India y Arabia Saudita con enlaces a países vecinos como Omán; luego por tierra a través de Jordania e Israel, quizás a través de la actual infraestructura de fibra óptica, y otro cable submarino a través del Mediterráneo hasta Europa.

La mayoría de las líneas de Internet de alta velocidad que unen Europa con Asia pasan por Egipto. El gobierno egipcio cobra a los operadores de telecomunicaciones algunas de las tarifas más altas por atravesar sus tierras y aguas, que pueden sumar hasta el 50% del costo de una ruta desde Europa a India, según consultores de la industria. 

Y es cada vez mayor el riesgo de cortes de Internet causados ​​por roturas en los cables debajo de las concurridas rutas de navegación del Mar Rojo. Esta posibilidad incrementa el riesgo de saturación.

Casi 500 cables submarinos importantes transportan los datos digitales del mundo, incluidas las señales telefónicas, el tráfico del sitio web y la información de computación en la nube entre los centros de datos.

Google quiere establecer una nueva ruta a través de Israel que resolvería décadas de dependencia de Egipto. 

Geopolítica y tecnología

Google ha sido uno de los mayores inversores en redes de cable submarino durante más de una década. La compañía de tecnología ha ayudado a construir más de una docena de cables submarinos, y hay más en construcción. 

Facebook es otro importante financiador de cable submarino. Su enorme proyecto 2Africa es una red de 23.000 millas (37.000 Km.) diseñada para proporcionar más capacidad que todos los cables submarinos existentes de África. 

La idea es que atraviese Egipto hasta Europa, pero también podría conectarse con Arabia Saudita y otros países del Medio Oriente.

El trasfondo del proyecto Blue Raman es una serie de acuerdos negociados por USA que han creado nuevas relaciones diplomáticas y comerciales entre los estados árabes del Golfo e Israel. 

Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Sudán han formalizado lazos gubernamentales con el gobierno del 1er. ministro Benjamin Netanyahu, registrado por la administración Trump.

Omán explicó que apoya hacer las paces con Israel, y el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, se reunió con Netanyahu, según dos asesores del gobierno saudí, en su primera reunión conocida y en medio de un impulso de USA para normalizar los lazos entre viejos enemigos. 

Los ejecutivos de compañías israelíes han realizado viajes frecuentes pero de bajo perfil a Arabia Saudita en los últimos años en busca de obtener contratos en el reino.

El ministro de Comunicaciones de Israel, Yoaz Hendel, ha agradecido la oportunidad de fortalecer los lazos entre Israel y los países de la región. "En cualquier lugar donde se pueden colocar cables por tierra o submarinos, también se crean intereses mutuos", dijo en una entrevista. 

El tema de Irán

Él restó importancia a cualquier preocupación de seguridad, diciendo que Israel "sabe cómo defender su infraestructura y sus datos".

Ahmad Hanandeh, ministro de economía digital y emprendimiento de Jordania, dijo que el proyecto proporcionaría una ruta alternativa a través de Europa y Asia y reduciría los costos de conectividad. “Cualquier cable que nos vincule con el mundo es beneficioso para Jordania”, dijo.

Durante décadas, las empresas del Golfo Pérsico no quisieron hacer negocios con empresas israelíes, por lo que no había vuelos directos ni conexiones telefónicas.

Los conflictos más recientes, como los de Siria e Irak, han aumentado el riesgo de interrupciones en las rutas a través de esos países. Las sanciones de USA a Teherán han limitado la capacidad de las empresas para crear conexiones desde India a Europa a través de Irán. Así fue como Egipto se convirtió en la única opción viable.

El tráfico de Internet viaja en múltiples redes desde el Golfo a través de Jordania e Israel y hasta Europa pero Blue Raman sería la primera conexión ininterrumpida dedicada con una capacidad de cientos de terabits por segundo.

Google considerando una conexión separada entre India y Europa a través de Egipto que podría vincularse con el proyecto Blue Raman. Google necesita brindar diversidad de servicios y aumentar la capacidad entre India y Europa. Medio Oriente es el paso obligado.

Competidores

En tanto, Cinturion Corp., con sede en USA, trabaja en un conjunto de cables competidores del proyecto de Google, llamado Trans Europe Asia System, que pasaría de Europa a través de Israel antes de dirigirse a India. 

El presidente ejecutivo de Cinturion, Greg Varisco, dijo: “La política reciente en la región ciertamente está a favor de lo que estamos haciendo”.

Facebook se centra en su proyecto 2Africa, y se espera que ese sistema atraviese Egipto hasta Europa, pero también podría conectarse con Arabia Saudita y otros países del Medio Oriente.

Pero Israel e Irán construyeron un oleoducto en suelo israelí en la década de 1960 para enviar petróleo iraní a Europa en lugar de utilizar el Canal de Suez de Egipto. Después del surgimiento de la República Islámica en Irán en 1979, el oleoducto permaneció inactivo mientras Israel y Teherán se convirtieron en enemigos. 

Corolario: todo puede fallar, es una región inestable.

La política reciente podría indicar un nuevo comienzo para el oleoducto: su operador israelí dijo que firmó un acuerdo preliminar con una empresa de Emiratos Árabes Unidos para transportar petróleo a lo largo de la ruta. Quizás podría sumarse algún cable, ¿no?