icon

En medio de covid-19 récord en USA, Wall Street en una fiesta inolvidable de 30.000 puntos

Realidades bien diferentes. El coronavirus está resurgiendo en USA aunque afectando con más fuerza a las zonas rurales, donde la gente se ha cuidado menos que en las zonar urbanas. Sin embargo, las acciones de renta variable subieron el martes 24/11, empujando al Dow a más de 30.000 por primera vez, invocando el optimismo de una transición política sin problemas en USA y medidas que pronto impulsarán la mayor economía del mundo.

La designación de Janet Yellen sin duda es la mejor noticia para el mercado porque tiene experiencia, es versátil y propondrá aquello que los ultraconservadores no querían por reparos inadmisibles.

A medida que los nuevos casos de virus alcanzan récords por todas partes, los estadounidenses en los condados rurales se comportaban igual que en la prepandemia porque para ellos, el covid-19 era un tema de los neoyorkinos, o en todo caso de los centros urbanos, según un análisis del The Wall Street Journal utilizando datos de la Universidad Johns Hopkins y métricas de movilidad de teléfonos celulares de la firma de datos SafeGraph. En cambio, en las ciudades la gente se mantuvo en distanciamiento social.

Por lo tanto, las zonas rurales en USA están explotadas y los centros urbanos mantienen distanciamiento social pero las acciones volaron por las nubes en una euforia inusitada, otra demostración de que los mercados se movilizan por expectativas que se manipulan con cierta facilidad.

Las acciones empujaron al Dow a más de 30.000 por primera vez. El gatillo en esta ocasión fue una transición de Donald Trump a Joe Biden sin problemas, y medidas que pronto impulsarán la mayor economía del mundo.

La decisión de Donald Trump de permitir que la transición presidencial comenzara, después de semanas de retraso, impulsó los mercados, y también la designación de Janet Yellen, la exjefa de la Reserva Federal, como su secretaria del Tesoro.

Los analistas de Deutsche Bank dijeron que la Sra. Yellen "probablemente tratará de alinear estrechamente la política fiscal y monetaria" y podría revertir rápidamente la reciente negativa del Tesoro de extender las facilidades de préstamos de emergencia de la Fed.

“Yellen, como secretaria del Tesoro, es una gran ventaja para los mercados”, dijo Dan Scott, director de inversiones de Vontobel Wealth Management.

"Ella es muy competente y tiene una larga trayectoria en la comprensión básica de lo que la política monetaria puede hacer por la recuperación y las limitaciones de la política monetaria", lo que debería allanar el camino para un mayor estímulo fiscal, agregó.

La curva

El aumento más allá de los 30.000 subraya el comportamiento de los industriales de Dow. El índice se acercó a 30.000 en febrero, luego cayó por debajo de 19.000 en marzo a medida que se propagaba la pandemia de coronavirus. 

Desde entonces, el índice se ha disparado gracias, en parte, a la mejora del panorama económico y las bajas tasas de interés que han impulsado el atractivo de los activos más riesgosos.

"Los inversores están demostrando confianza en la idea de una recuperación para mediados de 2021", dijo Shawn Snyder, jefe de estrategia de inversión de Citi Personal Wealth Management. Índices como el Dow y Russell 2000, que incluyen empresas más cíclicas estrechamente vinculadas a la fortaleza de la economía, juegan en esa recuperación, dijo.

El presidente Trump, que a menudo tuitea sobre la recuperación del mercado de valores, calificó el hito de los 30.000 como un "número sagrado" en una breve conferencia de prensa.

La ventaja dse produjo después de que Trump dijera que sus asesores cooperarían con  la transición del presidente electo Joe Biden a la Casa Blanca, lo que alivió las preocupaciones de los inversores sobre un período prolongado de incertidumbre.

El petróleo

El crudo Brent, la referencia petrolera internacional, aumentó 3,5% a su punto más alto desde marzo, a US$ 47,65 el barril, con la esperanza de que una vacuna contra el coronavirus signifique un regreso gradual a la normalidad y una demanda en aumento.

"La recuperación de la demanda de petróleo en 2021 es ahora una certeza, y los mercados no están esperando para ponerle precio", dijo Bjarne Schieldrop, analista jefe de materias primas del banco nórdico SEB. "Agregue la nueva estabilidad de Biden, y nuevamente es posible hacer predicciones sensatas".

El oro, al que los inversores suelen recurrir en momentos de incertidumbre, cayó 1,7% a US$ 1.806 la onza troy. 

El dólar cayó 0,3% en comparación con una canasta de sus pares.

Una señal de advertencia apareció en la última encuesta sobre la confianza del consumidor estadounidense. Las opiniones de los consumidores sobre el panorama económico se agriaron en noviembre cuando los casos de coronavirus se dispararon en todo el país, según el Conference Board.

Si los inversores están mirando a través de todo este ruido de titulares para una eventual recuperación, dijo Snyder, entonces las ganancias actuales podrían adelantarse a los fundamentales, en cuyo caso 2021 se convierte en un juego de espera para los inversores. Los factores más importantes probablemente serán dónde y cómo se implementan las diferentes vacunas contra el coronavirus y qué tan rápido se administran.

"Eso creará volatilidad", dijo.