icon

Qué es el Síndrome Urémico Hemolítico y por qué llevó a una nena de 2 años a terapia intensiva

La enfermedad puede causar insuficiencia renal aguda y es mortal. La carne mal cocida y la falta de higiene son las principales vías de infección. 

El Síndrome Urémico Hemolítico se contrae por contacto directo con otra persona o por consumir alimentos crudos, principalmente derivados de animales.

Hace pocas horas se comunicó que una niña de 2 años y medio está en terapia intensiva con un diagnóstico de Síndrome Urémico Hemolítico, en Bahía Blanca (Buenos Aires).


Se trata de una enfermedad en la que la bacteria escherichia coli altera el sistema digestivo. Es la causa más común de insuficiencia renal aguda en niños.

A menudo el SUH comienza con vómitos y diarrea que pueden tener sangre. Además lleva a orinar menos de lo normal. Eventualmente puede ser mortal.

Por otro lado, como la secuela principal es la destrucción de glóbulos rojos, la persona puede presentar anemia.


Las poblaciones de riesgo son: niños y adultos mayores, pacientes con comorbilidades, trabajar con ganado y mujeres embarazadas.


Según la Asociación Civil para la Prevención del Síndrome Urémico Hemolítico, los principales métodos de prevención son: 

  • Asegurar la correcta cocción de la carne de forma homogénea.
  • Se sugiere que los menores de 3 años no ingieran hamburguesas caseras o comprada. En caso de consumir, se sugiere la cocción completa.
  • Tener especial cuidado con la cocción de la carne picada, el jugo que queda debe ser completamente translúcido.

De acuerdo al Ministerio de Salud de la Nación, la bacteria puede ingresar al organismo a través de:

# Las carnes poco cocidas, sobre todo carne picada.

# Verduras crudas

# La leche o productos lácteos sin pasteurizar

# La contaminación cruzada (al usar la misma superficie o utensilios para lo crudo y lo cocido)

# El agua no potable

# Las manos contaminadas (contagio de persona a persona)

# Bañarse en aguas contaminadas


Como no existe un tratamiento específico, se interviene directamente los órganos afectados. Por ejemplo con diálisis en caso de que los riñones estén comprometidos.