icon

Ex Ferrari y ex Lamborghini cambiará la F1 para frenar el dominio Hamilton y Mercedes

La victoria de Lewis Hamilton, en un Mercedes, en el Gran Premio de Turquía le aseguró un lugar en la historia con un 7mo. campeonato mundial que iguala el récord de Michael Schumacher. Y es previsible que, de continuar todo tal como sucedió en 2020, obtendrá en breve su 8vo. campeonato. Tal dominio predecible es un aspecto del deporte que el nuevo director ejecutivo de F1, Stefano Domenicali, quiere desafiar con cambios radicales para estimular rivalidades en la pista y atraer a una audiencia nueva y más joven. El director ejecutivo de Lamborghini y exjefe del equipo Ferrari toma el mando a partir de enero, tras la finalización de la temporada actual.

Lewis Hamilton y Mercedes. Hace un año, la F1 se comprometió a convertirse en carbono neutral para 2030 y está buscando aprovechar su cambio a motores turbo híbridos V6 de los viejos V8 de 2.4 litros que consumen mucha gasolina en 2014.

Stefano Domenicali, nuevo director ejecutivo de F1, llega con grandes desafíos, explicó Samuel Agini en Financial Times. 

** Tendrá que liderar una recuperación financiera, luego de las enormes pérdidas sufridas durante la pandemia, pero también enfrenta desafíos que preceden al coronavirus.

** Tendrá que llegar a nuevos televidentes, y patrocinadores.

** Tendrá que lograr más emoción.

** Tendrá que incrementar la interacción digital de la F1.

** Tendrá que consolidar un mayor respeto por el medio ambiente.

** Tendrá que ganar más mercado en USA.

Bernie Ecclestone, quien dirigió la F1 durante décadas antes de ser derrocado por Liberty Media después de su adquisición, dijo que se debe permitir que el nuevo director ejecutivo actúe sin interferencia de los propietarios.

“No será nada fácil para él, pero será más fácil que si necesita el permiso de alguien”, dijo. “Cuando dirigía el negocio, si veía algo que debía hacerse, no hablaba con mi abuela... Seguí adelante".

Mercedes

Domenicali se enfrenta a un entorno económico difícil que está ejerciendo presión sobre los presupuestos de difusión y patrocinio.

Tampoco debería esperar que todo sea sencillo: ¿quien dijo que Mercedes tiene intención de renunciar a su actual control del deporte motor más importante del mundo?

"Los mayores desafíos son crear un espectáculo con más variabilidad y más imprevisibilidad", dijo Toto Wolff, director del equipo y accionista minoritario del equipo Mercedes. "Haremos todo lo posible para impedirlo".

Obvio, Toto no habra de las reglas sino de la superioridad mecánica y de pilotaje.

Liberty Media, el grupo controlado por el multimillonario estadounidense John Malone, que adquirió la F1 por US$ 8.000 millones hace 4 años, ha tenido problemas para aumentar sus ingresos.

Pandemia

Chase Carey, miembro de la junta de Fox Corporation y confidente de Rupert Murdoch, quien fue nombrado director ejecutivo de la F1 en 2017, ha reconocido que el mercado de patrocinio ha demostrado ser más difícil de romper de lo esperado. 

Al parecer, Carey tiene alguna dificultad de comprender que hubo una pandemia en 2020.

La F1 obtuvo el 15% de los ingresos 2019 gracias alo patrocinio. Los ingresos totales fueron de US$ 2.000 millones, por encima de US$ 1.800 millones en 2018 y en 2017.

En los 2 primeros trimestres de 2020, los ingresos fueron apenas el 7% de los US$ 866 millones generados en el mismo período de 2019, a causa de un retraso de 4 meses hasta el inicio de la temporada.

Carey, quien seguirá siendo presidente, logró proteger los ingresos vitales de la transmisión organizando una temporada acotada a Europa, de 17 Grandes Premios.

A pesar de un repunte en el 3er. trimestre, la serie incurrió en pérdidas operativas de US$ 363 millones en los primeros 9 meses, por las tarifas publicitarias más bajas y un golpe a la hospitalidad corporativa por la auencia de público. 

Cambios

En abril, Liberty Media inyectó US$ 1.400 millones en efectivo a la F1, que despidió a la mitad de su fuerza laboral y acordó recortes salariales con los ejecutivos para capear la pandemia.

El reinado de Carey fue consumido por la urgente necesidad de asegurar compromisos de los 10 equipos de F1 para hacer el deporte más competitivo. 

Carey logró que Ferrari, Mercedes y Red Bull firmaran un nuevo "Acuerdo Concorde", que dividirá el dinero de manera más equitativa entre los equipos, al tiempo que incluirá un límite de costos de US$ 145 millones en 2021. 

Estas medidas reducirán las ventajas de los 3 grandes equipos.

"Un gran cambio en las reglas", dijo Christian Horner, director del equipo de Red Bull Racing. "Solo esperamos estar en el lado derecho de la curva".

El piloto exitoso

Liberty Media ha llevado a la F1 a nuevas audiencias a través de una serie en Netflix, "Drive to Survive", que mostró equipos y pilotos, y eventos de videojuegos derivados de "deportes electrónicos". 

Pero la edad promedio de los fanáticos de la F1 sigue siendo de 40 años.

Otro componente que falta es el perfil débil del deporte en USA, donde apenas hay 1 Gran Premio en Texas. Carey confirmó que quieren organizar una carrera en Miami, Florida.

Solo se necesitarían 1 o 2 carreras más para marcar una "gran diferencia" en USA, según Zak Brown, director ejecutivo de McLaren Racing.

"Un conductor estadounidense exitoso es la clave", dijo Brown. "Lo mejor que puede hacer [la F1] es intentar conseguir un 2do. evento allí".

Pero Mehul Kapadia, director de operaciones de Motorsport Network, un grupo de medios digitales, dijo: "Es una batalla cuesta arriba crear el mismo tipo de atracción allí [USA] que en Europa".

2021 

La F1 está planificando un calendario récord de 23 carreras en 2021, incluido un nuevo Gran Premio en Arabia Saudita, basado en una asociación de patrocinio global con la compañía petrolera estatal Aramco.

Esta medida amenaza con una mayor controversia, con Amnistía Internacional acusando a Arabia Saudita de "lavado deportivo" para distraer la atención de su historial en materia de derechos humanos.

Lewis Hamilton, quien ha sido un firme partidario de la campaña Black Lives Matter, dijo que la F1 "no puede ignorar los problemas de derechos humanos" en los países del circuito.

La sostenibilidad es otro tema clave para Hamilton. 

Él tiene la intención de inscribir a un equipo en Extreme E, el campeonato de carreras todoterreno para SUV eléctricos, en su temporada de debut el próximo año. 

Alejandro Agag, el empresario español que fundó Extreme E, también creó la Fórmula E, una alternativa de carreras de autos eléctricos a la F1, ya ha utilizado sus credenciales ecológicas para atraer patrocinadores.

Honda ha decidido dejar la F1 al final de 2021, en parte porque desea enfocarse en la fabricación de coches eléctricos. Esto deja a 3 fabricantes de motores para abastecer a los 10 equipos, otro límite para una fuerte competencia.

Hace un año, la F1 se comprometió a convertirse en carbono neutral para 2030 y está buscando aprovechar su cambio a motores turbo híbridos V6 de los viejos V8 de 2.4 litros que consumen mucha gasolina en 2014.

Pero Nico Rosberg, el ex piloto campeón del mundo, quien fue uno de los primeros inversores en la Fórmula E, dijo que la F1 no había hecho lo suficiente para comunicar los méritos de eficiencia de sus motores híbridos.

"Como deporte, todavía tienen que hacer mucho más y están en camino de hacerlo", dijo Rosberg. "Las salidas como las de Honda son un recordatorio de la rapidez con la que la F1 debe moverse".