10 + leídas del dia


icon

La guerra llega a la Reserva Federal y Trump amenaza con tierra arrasada

Lo que faltaba: Steven Mnuchin, secretario del Tesoro de USA saliente, rompió relaciones con la Reserva Federal, reveló el diario Financial Times: "La decisión del secretario del Tesoro también alimentó las sospechas de que el presidente de USA, Donald Trump, busca limitar la capacidad de la administración entrante de Biden para abordar las consecuencias económicas de la pandemia, como parte de un esfuerzo más amplio para deslegitimar y dañar la futura presidencia demócrata."

Steven Mnuchin, el secretario del Tesoro de USA (der.), y Jay Powell, presidente de la Fed.

Steven Mnuchin, el secretario del Tesoro de USA, desafió los deseos de de la Reserva Federal de una extensión completa de sus programas de crédito de emergencia, inquietó a los inversores que ya estaban preocupados de que el aumento de los casos de coronavirus y el debilitamiento del apoyo fiscal hayan debilitado la recuperación.

James Politi y Eric Platt  revelaron que en una entrevista con el canal CNBC, Mnuchin dijo que quedaba "mucha potencia de fuego" para responder a los problemas financieros.

“Dijimos: 'Estas son herramientas de emergencia, y cuando la emergencia termine, guardémoslas'”, dijo Mnuchin. “Bueno, la emergencia médica puede que no haya terminado, pero... las condiciones financieras están en muy buena forma”, agregó, citando el sólido desempeño reciente de la deuda corporativa y municipal, así como de la renta variable.

Mnuchin anunció que eliminaría algunas de las facilidades de crisis, que ayudaron a apuntalar los mercados financieros desde el inicio de la pandemia, en una carta dirigida a Jay Powell, presidente de la Fed, el jueves 19/11 por la noche.

Si bien el secretario del Tesoro apoyó la renovación de esquemas para ayudar a los mercados de deuda a corto plazo como el papel comercial y los fondos mutuos del mercado monetario, pidió la terminación de las facilidades para comprar deuda corporativa y municipal, extender préstamos a empresas medianas y respaldar activos.

La Fed respondió de inmediato diciendo que preferiría que el "conjunto completo" de sus herramientas "continúe cumpliendo su importante papel de respaldo para nuestra economía aún tensa y vulnerable". 

La declaración marcó una rara división pública entre Powell y Mnuchin, quienes en general han tenido buenas relaciones durante la crisis.

"Quemar la casa"

El viernes 20/11 por la mañana, Charles Evans, presidente de la Fed de Chicago, se sumó a las críticas al Departamento del Tesoro: "Creo que el respaldo podría ser importante durante bastante tiempo, por lo que es decepcionante", dijo Evans a CNBC en reacción a la decisión.

Mnuchin también fue criticado por Larry Summers, uno de sus predecesores al frente del Tesoro, en el gobierno de Bill Clinton. 

Summers dijo que la acción de Mnuchin fue "todo lo contrario" de cómo Hank Paulson, el secretario del Tesoro de George W. Bush, manejó la transición de la Casa Blanca durante la crisis financiera después de las elecciones de 2008.

Dijo que Mnuchin se había aliado con el enfoque de "quemar la casa" y que los funcionarios del Tesoro deberían considerar renunciar antes de convalidar la mala acción de Mnuchin.

"No podemos predecir cuándo o si ocurrirá una cascada de pánico en los mercados crediticios", escribió Summers en un tuit. “Las réplicas después de crisis financieras (y terremotos) no son infrecuentes. Eliminar la capacidad de responder como pretende Steven Mnuchin está mal".

Mnuchin dijo que los temores de que los mercados se quedaran sin un respaldo eran exagerados porque las facilidades de financiamiento a corto plazo de la Fed permanecerían vigentes y otras podrían reactivarse a partir de los recursos existentes del Tesoro sin la aprobación del Congreso. "Considero que es una bazooka bastante buena", dijo.

El secretario del Tesoro no informó qué planes tiene para pasar la posta a la Administración Biden en enero, lo que refleja la negativa del propio Trump de aceptar el resultado de las elecciones. 

Mnuchin también dijo que los fondos no utilizados de los programas caducados deberían usarse para una nueva ronda de estímulo.

“No necesitamos este dinero para comprar bonos corporativos, necesitamos este dinero para ayudar a las pequeñas empresas que aún están cerradas o que están heridas por causas ajenas a ellos. Para las personas que van a estar desempleadas, y el desempleo se está acabando", dijo.

Mnuchin dijo que él y Mark Meadows, el jefe de gabinete de la Casa Blanca, discutirían las posibles opciones de estímulo con los líderes republicanos en el Congreso, aunque aún no se han establecido negociaciones con los demócratas.

"Esta es una muestra muy inusual de discordia pública entre la Fed y el Tesoro", dijo Gershon Distenfeld, codirector de renta fija de AllianceBernstein. "Obviamente, existe cierto riesgo de que la retirada de este respaldo asuste [a los inversores]".