icon

Reconocen en Brasil que algunas regiones tienen una 2da ola de covid-19

El superministro brasilero Paulo Guedes afirmó que "no es un fenómeno generalizado" pero hay algunas regionales parecen haber ingresado a una 2da. ola de covid-19. Guedes ya había hablado la semana pasada de una eventual 2da. ola, afirmando que si ocurriese, se justificaría extender la ayuda de emergencia en 2021. Guedes explicó que aún en ese caso no romperá el plan fiscal elaborado ya que ahora "sabemos cómo enfrentar la crisis".

Todo indica que el ministro Paulo Guedes utiliza el fantasma de una 2da. ola para plantear hacia adentro del gobierno brasilero que en ese extremo no hay que salirse del programa presupuestario que elaboró, y que cuando antes hay que avanzar en reformas. Es probable que también le hable al empresariado acerca de que no hay posibilidad de modificar el rumbo, en medio de un fuerte reclamo de mayor asistencia social de parte de algunos aliados del presidente Jair Bolsonaro. No olvidar que en Brasil habrá una 2da. vuelta electoral municipal en días más. Le fue muy mal a los aliados a Bolsonaro en la 1ra. vuelta.

El ministro de Economía, Paulo Guedes, admitió que algunas regiones brasileñas parecen encaminarse hacia una 2da. ola de la nueva pandemia de coronavirus. Y garantizó que, de confirmarse, la 2da. ola la enfrentará el gobierno, pese a señalar que ese no es el plan de trabajo actual de la Administración Bolsonaro. 

La semana pasada, Guedes dijo que una 2da. ola de covid-19 podría justificar la extensión de la ayuda de emergencia, recordó Marina Barbosa en el diario Correio Braziliense.

"Algunas regiones parecen estar acusando esto [un retorno, una segunda ola]. Pero no es un fenómeno generalizado", declaró Paulo Guedes, este jueves (19/11), durante el Congreso Brasileño de Pensiones Privadas. 

Él agregó que, de confirmarse este cuadro, el gobierno enfrentará la nueva ola de contagios por el nuevo coronavirus como una guerra que, en lugar de durar 1 año, duró 2 años. "Nos enfrentaremos como lo hicimos antes. Sabemos afrontar una crisis", aseguró.

Guedes garantizó que no habrá populismo y que el tope de gasto será respetado por el gobierno, incluso ante una 2da. ola. 

"Si llega la enfermedad, estamos en otra dimensión. Ya sabemos cómo tenemos que actuar", agregó. 

"No es nuestro plan. Nuestro plan es seguir con las reformas. Ahora sabemos cómo reaccionar ante eventuales shocks", aclaró.

La semana pasada, Guedes dijo que si hay una 2da. ola de la pandemia del covid-19 en Brasil, la ayuda de emergencia seguramente se extenderá. Sin embargo, la declaración causó ruido en el gobierno y el mercado. 

Después de todo, la ayuda de emergencia costará más de R$ 321.000 millones este año, y el equipo económico ha estado defendiendo la reanudación del ajuste fiscal en 2021, tanto que el gobierno aún no ha logrado encajar el plan de creación de un nuevo programa social en el Presupuesto de 2021.

Debido a este impasse, Guedes intentó ajustar su punto de vista. La semana pasada dijo que un nuevo programa no es la prioridad del gobierno en este momento. 

El viernes (13/11) dijo que el "plan A" es poner fin a las ayudas de emergencia el 31/12 y aterrizar en Bolsa Família en 2021. Y el jueves reforzó que el gobierno prevé una reanudación del crecimiento económico el próximo año, con un incremento del Producto Interno Bruto (PIB) entre 3% y 3,4% en 2021 .

Ingresos de Brasil 

El ministro también indicó que, a pesar del deseo del presidente Jair Bolsonaro y del Congreso de crear un sustituto de la ayuda de emergencia en 2021, todavía no hay solución para Renda Brasil. Recordó que el 96% del Presupuesto ya está comprometido con el gasto público obligatorio y recordó que hay una "lucha encarnizada" por el otro 4%.

Luego, Guedes instó a la clase política a "tener el coraje" de recuperar el control de los presupuestos públicos para decidir dónde se deben aplicar los recursos. Para él, esto se podría hacer a través de la desvinculación, desindexación y liberación del Presupuesto, medida que puede entrar en la Propuesta de Enmienda a la Constitución (PEC) del Pacto Federativo, que el Congreso pretende votar después de la segunda vuelta de las elecciones municipales para Trate de hacer espacio en el Presupuesto para Renda Brasil.

El ministro incluso dijo que es necesario decidir si Brasil recortará gastos o aprovechará los programas existentes si quiere crear un nuevo programa social. Las dos propuestas ya fueron presentadas por el equipo económico como una forma de financiar a Renda Brasil. Sin embargo, fueron vetados por el presidente Bolsonaro, quien decidió no congelar las pensiones ni "quitarle a los pobres para dárselas a los pobres".