icon

La deuda global desborda y es 365 por ciento el PBI total

La respuesta de gobiernos y empresas ante la recesión desatada por la pandemia covid-19 provocó que la deuda total mundial está a punto de alcanzar un máximo histórico de US$ 277 billones, 365% del PIB global. Un aumento del gasto junto a una caída de ingresos ha provocado mucha más deuda. Mientras que la inflación esté bajo control y los tipos de interés puedan permanecer en los niveles actuales, la sostenibilidad de la deuda no será cuestionada. Pero si la ecuación cambia, la deuda puede ser un problema mucho mayor. El Instituto Internacional de Finanzas (IIF) revela en un nuevo informe que tras el aumento récord de deuda sobre PIB (pasó del 320% hasta el 362% en el 1er. semestre de 2020), el incremento en el 3er. trimestre de 2020 ha sido algo más modesto, menos de 2 puntos porcentuales, ayudado por la fuerte recuperación mundial. Aún así, no duda en catalogar la situación como el "ataque del tsunami de la deuda".

La deuda mundial aumentó a un ritmo sin precedentes en los primeros nueve meses del año cuando los gobiernos y las empresas se embarcaron en un “tsunami de deuda” ante la crisis del coronavirus, según una nueva investigación. El ritmo de acumulación de deuda dejará a la economía mundial luchando por reducir el endeudamiento en el futuro sin "implicaciones adversas significativas para la actividad económica", advirtió el miércoles el Instituto de Finanzas Internacionales.

Esta semana, Zambia se convirtió en el 6to. país en desarrollo en incumplir o reestructurar sus deudas en 2020. Se esperan más incumplimientos a medida que aumenta el costo de la pandemia.

El aumento de la deuda de los mercados emergentes fue impulsado por un aumento de la deuda corporativa no financiera en China, lo que elevó el endeudamiento total de los mercados emergentes a US$ 76 billones. Excluyendo China, el valor en dólares estadounidenses de las deudas en otros mercados emergentes disminuyó este año, lo que refleja la caída del valor de las monedas locales frente al dólar.

"Esperamos que la relación deuda/PIB mundial alcance el 365% del PIB en 2020. La deuda en los mercados desarrollados superó el 432% del PIB en el 3er. trimestre de 2020, más de 50 puntos porcentuales con respecto a 2019", afirma el informe del IIF (Instituto Internacional de Finanzas, el centro de estudios de la banca global).

USA representó casi la mitad de todo el incremento, con una deuda total en camino de alcanzar los US$ 80 billones en 2020, frente a los US$ 71 billones en 2019. Por sectores (gobierno, familias y empresas), la mayor parte del aumento se produjo en el gobierno general (hasta US$ 3,7 billones) y en las empresas (hasta US$ 1,7 billón).

En la zona del euro, un aumento de US$ 1,5 billón en la deuda pública ha elevado la deuda total a más de US$ 53 billones en el 3er. trimestre de 2020 (aunque todavía está por debajo del máximo histórico de US$ 55 billones en el 2do. trimestre de 2014). La deuda en otros mercados desarrollados ascendió en más de US$ 3,7 billones hasta los US$ 65 billones en los primeros 3 trimestres de 2020.

Canadá, Japón y USA han registrado los mayores aumentos en la deuda del sector no financiero (se excluye a los bancos) en 2020, con un aumento de la deuda sobre PIB que va desde los 45 puntos porcentuales en el caso de USA, a los más de 75 puntos porcentuales en Canadá. 

"En los mercados desarrollados, la deuda pública ha vuelto a ser el principal impulsor de este incremento, destacando el auge en Canadá, Japón, USA, Reino Unido y España. Es de destacar que Irlanda es el único país de nuestra muestra que ha experimentado una disminución en el índice de deuda total, ya que las disminuciones de la deuda de las empresas y familias compensaron el aumento de la deuda pública", señala el informe.

Cuidado con los zombis

El G20 de las economías más grandes del mundo ha lanzado una iniciativa que hasta ahora ha permitido a 46 de los países más pobres del mundo retrasar alrededor de US$ 5.000 millones en pagos de deuda que vencen en 2020. También están avanzando hacia la liberación de fondos adicionales del FMI para las naciones más pobres.

Pero los analistas dijeron que se necesita más acción para defenderse del riesgo creciente de una crisis fiscal en una gran cantidad de países en desarrollo.

Luis Oganes, jefe de investigación de mercados emergentes de JPMorgan, dijo que las economías emergentes corren el riesgo de aumentar la inflación si buscan monetizar la deuda comprando sus propios bonos, tal como algunos lo han hecho en 2020, o de deflación si permiten que las deudas aumenten demasiado.

"Los altos niveles de deuda conducirán a bancos zombis y empresas zombis que limitarán el crecimiento", dijo.

Los prestatarios de los mercados emergentes deberán reembolsar US$ 7 billones de deuda entre ahora y finales de 2021, según estimaciones del IIF, de los cuales alrededor del 15% está en dólares estadounidenses, lo que expone a los deudores al riesgo de fluctuaciones cambiarias.

El cambio en la deuda, sin un cambio correspondiente en el ritmo de crecimiento de la producción, “sugiere que estamos viendo una reducción significativa en la capacidad de generación de deuda de la deuda. Las medidas de apoyo agresivas estarán con nosotros durante algún tiempo e inevitablemente aumentarán la deuda de manera significativa".