icon

General Cienfuegos, un regalo de Trump a AMLO por no reconocer a Biden

1 mes después de su arresto, el exministro de Defensa de México, Salvador Cienfuegos, general de 4 estrellas retirado de 72 años, regresará a su país de origen porque, en una decisión increíble, el Departamento de Justicia estadounidense ordenó retirar los cargos de tráfico de drogas y lavado de dinero, citando "consideraciones sensibles e importantes de política exterior" que "superan el interés del gobierno en perseguir el procesamiento del acusado". Seth DuCharme, el fiscal interino en Brooklyn, reconoció que la decisión de abandonar el caso se había tomado al más alto nivel: William Barr, el fiscal general designado por el presidente Donald Trump.

César Gutiérrez Priego, abogado especialista en Derecho Militar, expuso que en el 'caso Cienfuegos' hemos ido de sorpresa en sorpresa. “En unos meses lo podríamos ver hasta exonerado”, opinó.

La juez federal Carol Bagley Amon, de la Corte del Distrito Este en Brooklyn, Nueva York, concedió la anulación de los cargos de narcotráfico y lavado de dinero contra el general mexicano Salvador Cienfuegos Zepeda, y autorizó su deportación a México.

“Concedo la solitud del Departamento de Justicia del retiró de cargos”, declaró la juez Amon durante la audiencia de procedimiento celebrada en la Corte de Brooklyn en la que estuvo presente el general Cienfuegos, quien declaró verbalmente entender la orden la magistrada federal.

La juez le pidió al fiscal federal Seth DuCharme que le confirmara si la determinación de desechar los 3 cargos de narcotráfico y 1 de lavado de dinero en contra de Cienfuegos fue tomada por el Procurador General de Justicia, William Barr, a lo que DuCharme respondió sí.

El fiscal DuCharme, en nombre del gobierno de USA, explicó a la juez Bagley Amon: “La aplicación del retiro de los cargos se centró en equilibrar los intereses de política exterior… y en mantener con México la cooperación en el combate al tráfico de narcóticos y corrupción”.

Por medio de una traductora, la juez Amon, después de tomar juramento a Cienfuegos, exsecretario de Defensa Nacional (Sedena) durante el sexenio presidencial de Enrique Peña Nieto, le preguntó al detenido si estaba de acuerdo con el pedido del Departamento de Justicia.

Sí, señora, estoy de acuerdo”, se escuchó decir al general, en español.

Antes, su abogado, Edward Sapone, ya había informado a la juez Amon que su cliente se había declarado no culpable de los delitos que le achacaban y aceptaba la petición del Departamento de Justicia de USA.

En paralelo, la juez Amon firmó el documento que acepta el retiro de los cargos y su deportación a México bajo la custodia de los alguaciles federales (US Marshall) que se encargarán de transportarlo al territorio mexicano.

“Aunque son varios los cargos en contra de una figura significativa (Cienfuegos), no tengo razón para dudar la sinceridad del gobierno en este asunto… ni que las autoridades mexicanas con sinceridad investigarán y procesarán al acusado”, añadió la juez Amon.

En México

La periodista Anabel Hernández indicó, según la web mexicana Aristegui Noticias, que se encuentra investigando qué fue lo que sucedió previo a que se anunciara el retiro de cargos contra Cienfuegos en USA, pero que hay un mensaje de impunidad que podría resultar en un ‘bumeran‘ para el gobierno de López Obrador.

También dijo que es un regalo de despedida de Donald Trump a AMLO por no haber reconocido como presidente electo a Joe Biden.

Se trata de un asunto sumamente grave para el sistema de Justicia estadounidense, sin duda alguna en los próximos días veremos análisis muy cruentos sobre esta intromisión de Donald Trump a través de William Barr para que se presionara a la Corte del Distrito Este de Nueva York y prácticamente obligarla a desestimar los cargos contra el general, son cargos por narcotráfico, por haber recibido millonarios sobornos de la organización H-2, vinculado al cártel de los Beltrán Leyva, de acuerdo con los documentos de la Corte de Nueva York, a través de diversos años, no 10 días, no 1 mes, a través de diversos años el gobierno estadounidense pudo documentar miles de conversaciones, de mensajes, a través del sistema Blackberry, entre el entonces secretario de la Defensa con un líder de la organización criminal llamada H-2″, expuso Hernández en la mesa de análisis de Aristegui en vivo.

De acuerdo á conversaciones grabadas entre Salvador Cienfuegos e integrantes de esta organización criminal (H-2), Cienfuegos describió sus experiencias trabajando para otro cártel.

“Todo indica que es una manera de agradecer al presidente López Obrador que no se haya manifestado en favor de felicitar al presidente electo Joe Biden”, comentó Hernández.

La impunidad

“No le hace ningún favor el Presidente porque la FGR no tenía ninguna investigación en puerta, no tenía absolutamente nada, aunque había elementos contra Cienfuegos desde el 2010, ahora que no nos digan que apenas van a abrir la carpeta”, agregó.

Por todo esto, “mientras tanto, el mensaje que se está dando de impunidad, de que si se presiona un poco al presidente se pueden obtener libertades, se pueden hacer favores”, en referencia a la posible presión que hubo desde las fuerzas armadas para interceder por el general detenido en EU el mes pasado.

“Ahora el presidente López Obrador tiene el balón en su cancha, cuando veamos que no ocurre nada, ahora Andrés Manuel no pasará en los tiempos recientes como el Presidente que dejó fugarse a Ovidio Guzmán“, sino que también será el Presidente que le abrió la puerta para que saliera libre Cienfuegos.

Hernández reveló que “en los últimos 30 días desde que fue detenido Cienfuegos en Los Ángeles se habían obtenido más pruebas contundentes sobre el involucramiento” que tuvo con el referido cártel.

Pero como se trata de un acuerdo político, apuntó que cuando cambie el gobierno de Trump, la Corte podría reabrir el expediente.

“Yo sí siento que el tema de esta actuación del gobierno de México es un boomerang para el propio gobierno de AMLO”, aseveró.

Orden de detención

“Ojalá me equivoque pero cuántos días pasarán para que aglutinen una carpeta decente para que pidan a un juez una orden de detención… la promesa de pensar que Cienfuegos puede ser procesado en México es una promesa muy difícil de cumplir y más con las características de la FGR”, sostuvo.

Además, consideró que en México nos “desgarramos las vestiduras” como si los militares fueran “buenos muchachos”, pese a que “tenemos toneladas de información de cómo los militares, antes, durante y después de Salvador Cienfuegos han estado negociando con los narcotraficantes”.

Antes, en entrevista previa, César Gutiérrez Priego, abogado especialista en Derecho Militar, expuso que en el caso Cienfuegos "hemos ido de sorpresa en sorpresa. En unos meses lo podríamos ver hasta exonerado”, opinó.

Y es que desde su punto de vista, “esas pruebas que se iban a presentar en Nueva York es muy poco probable que se puedan ofrecer ante un juzgado en México para señalar las imputaciones”.

Por ejemplo, “¿cómo vas a demostrar que un juez autorizó que la DEA realizara grabaciones?”, comentó en referencia a las supuestas conversaciones de Cienfuegos con miembros del cártel H-2."