icon

Chapare: el virus que causa fiebre hemorrágica y se parece al ébola no tiene potencial pandémico

Los arenavirus no se trasmiten tan rápido como las infecciones respiratorias. Al igual que la COVID-19, esta enfermedad tiene un origen zoonótico. 

Se registraron 5 infectados el año pasado, de los que 3 murieron. Actualmente no hay un brote activo.

Tras un año pandémico, las alarmas se encienden ante cualquier posible nuevo peligro sanitario. Tal es el caso de Chapare, el virus surgido en Bolivia con similitudes al ébola y que causa fiebre hemorrágica. 


El año pasado se registraron 5 casos, aunque no se sabe con exactitud si hubo más debido a la dificultad de diagnosticar una enfermedad poco conocida. De ellos, 3 murieron.

Todos sucedieron en Bolivia y, de hecho, al virus le fue dado el nombre de la localidad en la que se observó el primer infectado.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos descubrieron que el contagio no solo se da por contacto con fluidos de animales infectados sino también entre humanos.

A pesar que aun no está debidamente definida, Chapare puede causar: fiebre, dolor de cabeza, dolor abdominal, fiebre, sarpullido y sangrado de encías. En casos graves puede generar insuficiencia orgánica. 

Pero los especialistas trasmitieron que la familia a la que pertenece este virus es diferente a la del COVID-19. Los arenavirus están asociados a enfermedades  transmitidas desde roedores a humanos. De hecho esta clasificación comenzó a elaborarse en 1933 cuando se registró la primera enfermedad del grupo. 

En este sentido, la Sociedad Americana de Medicina e Higiene Tropical (ASTMH) trasmitió que no hay peligro de que se convierta en una amenaza para la salud de primer orden.