icon

Qué cambiará con la modificación de la Ley de Manejo del Fuego

Hoy obtuvo media sanción en la Cámara de Diputados y se espera el tratamiento en Senadores. El proyecto propone modificar la Ley 26.815 luego de un año cargado de quemas sostenidas en varias provincias del país. 

El último reporte del Servicio Nacional de Manejo del fuego de anoche informó 4 focos activos en la provincia de Jujuy, uno en el Delta de Entre Ríos y otro en Tierra del Fuego. Los pronósticos señalan un verano difícil.

El 2020 no solo estuvo caracterizado por la pandemia de COVID-19 sino también por los incendios sistemáticos en prácticamente todas las provincias argentinas. En total desde enero, son 898755,372 las hectáreas quemadas según el Servicio Nacional de Manejo del Fuego.


Durante la noche de ayer y la madrugada de hoy, la Cámara de Diputados trató una serie de normativas entre las que se incluyó la modificación a la Ley de Manejo del Fuego. Tuvo 132 votos positivos, 96 negativos y 4 abstenciones.

Los votos a favor fueron del Frente de Todos, los interbloques Federal y de Unidad Federal para el Desarrollo. En contra votaron los legisladores de Juntos por el Cambio.

La actual (26.815) fue sancionada en 2012 y promulgada en 2013 y el principal aporte fue la creación del Sistema Federal de Manejo del Fuego. El ente tiene como finalidad la conservación de la naturaleza así como priorizar la salud de agentes que combaten incendios, a la vez que establece mecanismos de detección y control de focos ígneos. 

En síntesis, el objetivo de la nueva modificación es la prohibición de cambios de uso del suelo con emprendimientos inmobiliarios u otras actividades distintas a las que se realizaban al momento del incendio.

Los puntos principales son:
- No se podrán vender terrenos incendiados de bosques nativos o implantados, áreas naturales protegidas y humedales por 60 años.
- Lo mismo para zonas agrícolas pero por 30 años.
- No se podrán realizar divisiones, subdivisiones, loteos, fraccionamientos o parcelamientos, totales o parciales, en zonas quemadas.

Uno de los principales impulsores de la ley, el diputado Leonardo Grosso, insistió en que "No queremos que el fuego sea un negocio en la Argentina".