icon

Sigue la carrera: Moderna anunció la eficacia de su vacuna pero hay dudas

La empresa de biotecnología transita la fase III con 30 mil participantes de Estados Unidos. Al igual que Pfizer y Sputnik V, el comunicado de prensa estuvo disponible antes que la publicación científica. 

El porcentaje se basó en el análisis preliminar que obtuvo 95 casos de COVID-19 positivo, 90 casos en el grupo de placebo versus 5 casos observados en el grupo vacunado con las dos dosis.

Moderna anunció hoy temprano que su vacuna demostró una eficacia del 94,5% en la fase III desarrollada con 30 mil participantes.  


Además, informó que no se manifestaron problemas de seguridad ni efectos adversos significativos, más que dolor en el lugar de la inyección, fatiga, mialgia, dolor de cabeza y enrojecimiento. 


Del total, se registraron 95 casos de COVID-19 que incluyeron a 15 adultos mayores (mayores de 65 años) y 20 participantes que se identificaron como pertenecientes a comunidades diversas. Solo 5 de ellos fueron del grupo vacunado, el resto había recibido placebo. 


Moderna anunció también que para fines del 2020 espera tener aproximadamente 20 millones de dosis para enviar a Estados Unidos. Por otro lado, la compañía planea fabricar de 500 millones a mil millones de dosis a nivel mundial en 2021. 


“Desde principios de enero, hemos perseguido este virus con la intención de proteger a la mayor cantidad posible de personas en todo el mundo. Todo el tiempo hemos sabido que cada día es importante. Este análisis intermedio positivo de nuestro estudio de fase 3 nos ha dado la primera validación clínica de que nuestra vacuna puede prevenir la enfermedad COVID-19, incluida la enfermedad grave”, dijo Stéphane Bancel, director ejecutivo de Moderna.   


Con base en estos datos provisionales de seguridad y eficacia, Moderna tiene la intención de presentar una Autorización de uso de emergencia (EUA) con la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos. 


Sin embargo, al igual que sucedió con Pfizer y Sputnik V la comunidad científica expone sus dudas acerca del método de comunicación de los resultados.


La semana pasada, Pfizer divulgó a través de un comunicado de prensa las conclusiones preliminares de fase III. Lo mismo con Sputnik V y ahora con Moderna.


Pero las investigaciones no están disponibles ni han sido revisadas por colegas alrededor del mundo, lo que pone en tela de juicio el apuro innecesario de los anuncios. 


El problema se acrecienta dada la falta de confianza en las vacunas, la circulación de noticias falsas y la inactividad de las autoridades frente a la crisis que se aproxima.