icon

Dicen que Arce no afirma su liderazgo pero cambió la cúpula militar entera

Jaime Alberto Zabala Saldía es el nuevo jefe del Ejército boliviano, designado por el presidente Luis Arce. “Voy a tomar algunas palabras de su discurso de posesión hermano Presidente", le dijo el militar a Arce. El presidente de Bolivia, Luis Arce, relevó a los 5 miembros del alto mando militar del país, al iniciar su 2da. semana en el Gobierno, con el compromiso de garantizar el cumplimiento de los procesos democráticos por parte de las Fuerzas Armadas.

Nueva conducción de las Fuerzas Armadas bolivianas juran fidelidad al "Hermano Presidente".

Jaime Zabala Saldías juró como comandante en jefe de las Fuerzas Armadas (FFAA); Miguel Ángel Contreras Campero como jefe del Estado Mayor de las FFAA del Estado.

Faud Genaro Ramos Espinoza asumió como comandante general del Estado Mayor. César Moisés Vallejos Rocha fue posesionado como comandante general de la Fuerza Aérea, y Javier Torrico Vega, como comandanta general de la Armada Boliviana.

"Hoy tenemos el gran reto de devolver a las Fuerzas Armadas su institucionalidad, el gran desafío de que el pueblo boliviano vuelva a confiar en las Fuerzas Armadas, vuelva a confiar en que las Fuerzas Armadas respetarán los procesos democráticos", dijo Arce al juramentar a los nuevos jefes.

Zabala Saldías reemplaza al general del Ejército, Sergio Orellana, designado por la expresidenta Jeanine Áñez (2019-2020) en noviembre de 2019 tras el golpe contra el Gobierno de Evo Morales.

Completan el nuevo mando militar, el general de Ejército Miguel Angel Contreras Campero, como Jefe de Estado Mayor del Comando en Jefe, y los comandantes Faud Ramos Espinoza, del Ejército; César Vallejos Rocha, de la Fuerza Aérea, y Javier Torrico Vega, de la Armada.

La cúpula castrense encabezada por Orellana estuvo integrada por comandantes que apoyaron el derrocamiento de Morales y luego fueron ascendidos por un decreto de Áñez que pasó por encima de una norma constitucional que establece que esas promociones deben ser aprobadas por el Senado.

El presidente Arce dijo en su discurso, en el acto realizado en la Casa Grande del Pueblo, sede presidencial, que pretende que las Fuerzas Armadas respalden grandes transformaciones.

Citó como ejemplos a 3 gobiernos militares del siglo 20 que nacionalizaron el petróleo, crearon la empresa petrolera estatal YPFB y alentaron las reivindicaciones de las mayorías indígenas.

"Queda mucha tarea por realizar, pero estamos seguros que trabajando juntos vamos a lograr el objetivo y avanzaremos para devolver al pueblo boliviano esa esperanza que ha cifrado no solo en nuestro Gobierno, sino que ahora transmitimos la misma necesidad a las Fuerzas Armadas", añadió.

Durante el acto de juramento de los 5 titulares de la institución castrense, el jefe de Estado dijo: “quiero pedirles a las Fuerzas Armadas que trabajemos para defender la democracia, la paz social, así como garantizar la estabilidad de nuestro gobierno elegido por voluntad soberana en el marco de la Constitución Política del Estado”.

El general Zabala Saldías recordó el discurso de Arce el día que asumió el poder: “Voy a tomar algunas palabras de su discurso de posesión hermano presidente: rectificar lo que estuvo mal y profundizar lo que estuvo bien. Esperamos que esto también se aplique a las relaciones con las Fuerzas Armadas, así podremos mantener la jerarquía y disciplina en todos los niveles de nuestra institución”.

Un tema muy delicado

El diario Página Siete publicó una investigación de Ivone Juárez desde La Paz, acerca de la imagen que está intentando instalar Arce desde la Presidente. Por ahora, tal como se sospechaba, es demasiado técnico y poco político.

“Las primeras impresiones son generalmente determinantes en la formación de una imagen;  por eso, las primeras señales que dan las nuevas autoridades generalmente son fuertes”, señaló el investigador y analista en comunicación política Sergio Lea Plaza.

Según él, “Se muestra como un técnico, experto en economía, que da clases en la universidad y que enfrentará la crisis económica; por eso se rodea con otros técnicos que de alguna forma están más conectados con la clase media; a esto se suma que supuestamente es independiente de Evo Morales”.

Sin embargo, hay una contradicción desde lo fáctico porque Lea Plaza considera que el Jefe de Estado no alcanzó a mostrar cuál será la narrativa de su gobierno, lo que lleva a concluir que “será Evo Morales el que se encargará de ese factor fundamental en la comunicación”.

En tanto, el investigador de temas de imagen y comunicación Álvaro Hurtado afirma que las señales que envió Arce son insuficientes para  que comience a construir su identidad como líder. 

“Le falta un símbolo. No tiene identidad, la está construyendo desprendiéndose de Evo Morales, pero no se lo ve acompañado en esa tarea;  hasta en las fotos, hasta ahora, se lo ve solo. Y su falta de identidad se la siente hasta entre los militantes de su partido, que tienen que llegar a algunas oficinas públicas gritando que son del MAS”, señala Hurtado.

Él dijo que el Presidente, en su primera semana de gestión, no tiene la capacidad de generar noticias, a excepción de la aprobación del Bono contra el Hambre. “No  tiene clara la identidad con la que trabajará, ni un tema que guíe su gestión”, afirmó.