icon

Candidatos apoyados por Bolsonaro se hunden en las urnas, y los del PT también

Los candidatos apoyados por el presidente Jair Bolsonaro naufragan en las urnas: de sus 7 candidatos a alcaldías, apenas 2 están en 2da. vuelta. Los resultados de la primera vuelta de las elecciones municipales revelan que el escenario político ha experimentado profundos cambios desde las elecciones de 2018. El clima de radicalismo, imperante hace 2 años, ha dado espacio a partidos que transitan entre los extremos de izquierda y derecha, que han lucha de brazos por los votantes. Notable derrumbe también del PT.

Bruno Reis (DEM, partido de derecha liberal, no de derecha nacionalista como Jair Bolsonaro), ganó en 1ra. vuelta en Bahía, un ejemplo de las nuevas figuras en ascenso en Brasil.

El apoyo del presidente Jair Bolsonaro a candidatos en varios estados de Brasil tuvo el efecto contrario y resultó en la derrota del mandatario como plataforma electoral. 

El gobierno perdió la disputa en el ayuntamiento más importante del país. En São Paulo, Celso Russomanno, quien recibió el respaldo público del Jefe del Ejecutivo, quedó fuera de la 2da. vuelta, obteniendo alrededor del 10% de los votos válidos. 

A través de una red social, el comandante de Planalto intentó justificar la mala actuación de sus elegidos y trató de contraatacar, alegando que la izquierda perdió espacio. 

De los 7 candidatos a la alcaldía de las capitales que él apoyó, apenas 2 pasaron a 2da. vuelta.

La esperanza es Río

Uno de los que aún está en la carrera electoral es Marcelo Crivella (Republicanos), quien se postula para la Alcaldía de Río de Janeiro contra Eduardo Paes (DEM). 

El otro es el Bolsonarista 'Capitão' Wagner (Pros), en la lucha por la administración de Fortaleza, en duelo con José Sarto (PDT).

La elección fue muy diferente a la de hace dos años. En 2018 apareció con mucha fuerza la extrema derecha bolsonarista. También hubo muchas candidaturas externas, fuera de la política. Ahora, los más variados partidos han lanzado candidaturas relacionadas con la seguridad pública, con la intención de repetir esa ola, pero el escenario fue muy resistente, con la reelección de muchos alcaldes y políticos tradicionales mostrándose competitivos”, evaluó el politólogo Guilherme Simões Reis, profesor de la Universidad Federal del Estado de Río de Janeiro (UniRio).

El politólogo Antonio Lavareda coincidió. “Fue una elección de continuidad. Sin la ola de cambios que vivimos en 2018, con muchos alcaldes reeligiéndose o imponiendo sus candidatos”, explicó. 

Para él, la pandemia de covid-19 es uno de los principales factores detrás de este cambio. "Todos los municipios se enfrentaron a un enemigo nuevo, grande y temible, que es el covid-19".

A través de las redes sociales, el presidente Jair Bolsonaro intentó mitigar la pérdida de fuerza política. “Hace 4 años, Geraldo Alckmin eligió a João Doria alcalde de São Paulo en la primera vuelta. Y 2 años después, Alckmin obtuvo solo el 4,7% de los votos en la carrera presidencial”, escribió. 

Mi ayuda a algunos candidatos a alcalde se limitó a 4 vidas en un total de 3 horas. De hecho, los partidos de izquierda sufrieron una derrota histórica en estas elecciones, una clara señal de que la ola conservadora llegó en 2018 para quedarse”, se defendió ante el fracaso.

Análisis


"(...) Si los candidatos apoyados por el presidente Jair Bolsonaro patinaron en las votaciones y tuvieron un desempeño pobre en las urnas, los postulantes del PT también experimentaron una caída en las capitales. Irónicamente, las consignas de 'Centrão', el grupo más fisiológico de la política, ganó la mayoría de los ayuntamientos, con énfasis en PSD, PP y PL. 

En São Paulo, el actual alcalde, Bruno Covas (PSDB), y el candidato del PSol Guilherme Boulos, se enfrentan en la 2da. vuelta, prevista para el día 29. Celso Russomanno (republicanos), que recibió el apoyo del Jefe del Ejecutivo, y el pequeño PT Jilmar Tatto se desempeñaron mal.

A pesar de representar la visión de la ciudadanía en colegios electorales disociados y regionales, las elecciones de este año tienen en común el surgimiento de partidos que tradicionalmente han ocupado poco espacio en la política. El PSol y el DEM son los grandes ganadores en la votación, ya sea porque tienen candidatos para la 2da. vuelta, o porque lograron conseguir alcaldes en ciudades importantes en la 1ra. fase de la disputa. 

En Salvador, el candidato demócrata, Bruno Reis, fue elegido en la 1ra. vuelta. 

En Belo Horizonte, Alexandre Kalil, del PSD, salió victorioso. 

En Río de Janeiro, Eduardo Paes (DEM) y Marcelo Crivella (Republicanos) se aseguraron para la 2da. vuelta.

DEM también ganó los ayuntamientos de Curitiba, con Rafael García, y Florianópolis, con Gean Loureiro. 

La izquierda ganó espacio en Porto Alegre, donde Manuela D'Ávila (PCdoB) pasa a octavos de final con Sebastião Mello (MDB). 

En Belém, Edmilson Rodrigues (PSol) disputará el Ejecutivo local con el Delegado Federal Eguchi (Patriota). 

Fracaso

El PSL, el acrónimo que obtuvo la 2da. mayor participación del fondo electoral -dinero público destinado a financiar campañas-, perdió fuerza respecto de 2018, cuando llegó a elegir al Presidente, 3 gobernadores, 4 senadores, 52 diputados federales y 76 diputados estatales. 

Con un presupuesto de R$ 199,4 millones, el PSL no pudo llevar a sus candidatos a 2da. vuelta en ninguna de las 14 capitales que disputó. 

De los más de 5.000 municipios del país, el partido ganó 24 alcaldías.

Nuevo escenario

En total, 17 partidos disputan las capitales, la mayoría, el centro. MDB, PSDB, PP y Pode, son los subtítulos con mayor número de candidatos. 

El politólogo André Rosa señala que es posible notar una nueva configuración en la preferencia de los votantes, que se desvían de los extremos y tienden a delimitar la línea de las elecciones en 2022. 

“Las elecciones municipales representan el inicio de los cambios. Son los alcaldes quienes recogen los votos en los municipios. En ciudades de hasta 50.000 habitantes, el alcalde gana votos en la feria, el fin de semana, en la panadería, etc. Entonces, es un agente político muy importante”, señala. 

“En 2018 se produjo el advenimiento de las redes sociales, lo cual fue una novedad en ese momento. Ahora, esto ya no es un arma de piedad. El crecimiento de la izquierda llega como respuesta, no solo para la figura de Bolsonaro", agregó.

El analista político Rafael Favetti llama la atención sobre el DEM. Este partido perdió fuerza antes de cambiar de nombre y casi desapareció. Para él, la tendencia es que la sigla gane aún más fuerza y ​​enfrente la candidatura de Bolsonaro en 2022. 

“No encuadro al DEM como un centro, es un partido de derecha. Es un partido que se identifica a sí mismo como una derecha liberal, no como esa derecha nacionalista. El DEM vino del PFL y casi se termina”, enfatiza. 

“Por otro lado, el ascenso del PSol en el campo izquierdo perturba la hegemonía del PT. El PT comienza a sentirse incómodo. La DEM, a su vez, ya está en conversaciones con Luciano Huck para el 2022. Las próximas elecciones, claro, pasarán por el PSol, en un frente de izquierda contra Bolsonaro. Pero el Presidente no enfrenta oposición solo de izquierda, también hay partidos de derecha”.

Declive

A medida que avanza el PSol, PT ve caer aún más su capital político. En 2016, en el apogeo de la Operación Lava-Jato, el partido fue el principal perdedor en las elecciones, ganando solo 1 capital en la 1ra. vuelta: Rio Branco, con la renovación de Marcus Alexandre. 

Ahora, el pie de foto del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva no ganó en ninguna capital. El partido se disputa la segunda vuelta en Recife y Vitória.

En Belém, el diputado federal Edmilson Rodrigues (PSol), quien ha gobernado la capital de Pará durante dos mandatos, se postulará a la alcaldía con el diputado federal Eguchi (Patriota). Rodrigues fue candidato del PT en elecciones anteriores, pero decidió alejarse del partido que lideraba Lula, acentuando aún más la caída de influencia de las siglas que dominaron la presidencia durante 13 años."