icon

Los golpistas no hacen pie y sólo les queda la represión o renunciar, y se fue Merino

Final: el martes 10/11, Manuel Merino asumió la presidencia de la República tras la destitución del expresidente Martín Vizcarra. Al día siguiente, nombró a Ántero Flores Aráoz como su primer ministro, y comenzaron las protestas. El sábado 14/11, 2 jóvenes fallecieron contra el presidente de facto Manuel Merino de Lama. Y todo se precipitó.

Manuel Arturo Merino de Lama, golpista en caída libre.

“Quiero hacer de conocimiento a todoel país que presento mi renuncia irrevocable al cargo de presidente de la República. E invoco a la paz y la unidad de todos los peruanos”, señaló Manuel Merino de Lama al renunciar a la Presidencia del Perú.

Fue la consecuencia dirrcta de las marchas ciudadanas en todo el país en rechazo a su asunción  y que terminaran en tragedia con la muerte de dos jóvenes en el Centro de Lima, quienes recibieron impacto de proyectiless de la Policía. Tras estos lamentables decesos, el parlamentario perdió el respaldo de la mayoría de las bancadas del Congreso.

En su mensaje a la Nación, señaló: “He recibido las cartas poniendo su cargo a disposición de todos los ministros. Debo de anunciar que los ministros continuarán en sus cargos hasta que la incertidumbre en el momento en el que vivimos se pueda resolver”, señaló.

Antes

Sábado 14/11 de nueva marcha en diversos puntos del Perú, en protesta contra el golpe de Estado legislativo que encumbró en la Presidencia a Manuel Merino de Lama, y su titular del Consejo de Ministros, Ántero Flores-Aráoz

La violencia en las calles ha provocado la renuncia de 12 de los nuevos ministros y la misma cantidad de viceministros, al igual que la Mesa Directiva del Congreso.

Muy alterados los ánimos luego de las declaraciones de Flores-Aráoz a RPP Noticias, tras la confirmación de 2 ciudadanos asesinados durante la movilización:

** "Una manifestación lamentable porque hubieron infiltrados. Yo defiendo a la Policía porque la agreden y ellos tampoco pueden estar paralizados. La situación es lamentable para todos, no es cuestión de encontrar qué hizo tal o quien actuó primero".

** "Esperamos se tranquilice pronto porque no le hace bien al país, estamos en una crisis política, las siete plagas de Egipto nos ha caído. Comienzan bien las manifestaciones y terminan muy mal porque hay antisociales que se infiltran. Hemos visto acto de violencia y depredación de obra publica y privada".

La caída de Merino

La Junta de Portavoces (algo así como una Comisión de Labor Parlamentaria) inició una reunión de carácter privado a las 9:00 del domingo 15/11, en el Congreso de la República.

El legislador Luis Valdez Farías convocó a dicha sesión luego de las multitudinarias movilizaciones contra el Gobierno de facto y el asesinato de 2 jóvenes a manos de la represión policial.

El grupo de voceros parlamentarios y la Mesa Directiva, liderada por Valdez Farías, debate la salida del expresidente del Legislativo, hoy al frente del Ejecutivo. 

Valdez Farías, legislador de Alianza para el Progreso (APP), señaló que no asumiría como jefe de Estado si Merino es destituido o presenta su renuncia.

La población exige una solución rápida a la crisis política.

En tanto Florez-Aráoz que aún no tiene contacto con Manuel Merino y que renunciaría al cargo sólo si el mandatario interino también lo hace.

La manifestación

A las 03:20 los últimos manifestantes comenzaban a retirarse del Cercado de Lima pero en la madrugada anunciaron otra concentración para el domingo a las 14.00.

Merino reapareció luego de la madrugada tensa, en el Ministerio del Interior, con el ministro Gastón Rodríguez, mientras su gente insistió en que él no estaría pensando presentar su renuncia a la Presidencia, contrariamente a la información que había brindado antes el congresista Rennan Espinoza, quien acusó a Flores-Aráoz de haber convencido a Merino Lama de mantenerse en el cargo. 

“Ha recibido los consejos de un par de ministros que le dicen que es preferible que el Congreso lo saque y que él no debería renunciar porque ellos no se creen responsables de lo que ha pasado”, dijo Espinoza. 

Cerca de las 03:00, la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos publicó una lista de ciudadanos no ubicados tras las protestas.

Un grupo de manifestantes llegó de forma pacífica al frontis del Congreso de la República con la intención hacer una vigilia. Tras llegar a un acuerdo con los agentes policiales del lugar, los protestantes procedieron a descansar. 

Minutos después, un contingente de refuerzo policial llegó al lugar y lanzó bombas lacrimógenas contra los asistentes a la marcha. 

El hecho quedó registrado en la señal televisiva de América TV, de Lima.

En tanto, familiares de Jack Pintado Sánchez, el 1er. fallecido de la marcha, denunciaron que no les permitían ver el cuerpo de la joven víctima.

El abogado de la familia del otro fallecido, Inti Sotelo, denunció que efectivos de la Policía Nacional del Perú (PNP) acudieron a la casa de su defendido, presuntamente para intimidar a su familia.

Luego de que se hicieran públicas las dos primeras muertes, comenzaron las renuncias de los integrantes del Gabinete. 

Los titulares de las carteras de Agricultura (Fernando Hurtado), Desarrollo e Inclusión Social (Federico Tong), Educación (Fernando D’Alessio), Energía y Minas (Carlos Herrera Descalzi), Economía (José Arista), Mujer y Poblaciones Vulnerables (Patricia Teullet), Comercio Exterior y Turismo (Mara Seminario), Salud (Abel Salinas); Vivienda, Construcción y Saneamiento (Hilda Sandoval); Cultura (María del Carmen de Reparaz), Justicia (Delia Muñoz) e Interior (Gastón Rodríguez) dimitieron ante la crisis política. 

La Fiscalía de la Nación se pronunció ante los decesos en las manifestaciones e indicó que se habían “iniciado las investigaciones” pertinentes, además de pedir a las fuerzas del orden limitar el uso de la fuerza contra los protestantes.

En estos momentos de crisis política, se invoca al Ministerio del Interior y a la Policía Nacional del Perú a realizar un uso debido y proporcionado de la fuerza, en pleno respeto por los derechos de los ciudadanos”, indicó el Ministerio Público en un comunicado.

La conspiración


"Concluida la intervención de Martín Vizcarra en su propia defensa, Manuel Merino y los suyos no estaban seguros de haber alcanzado los 87 votos necesarios para la vacancia

“A pesar de que el reglamento del Congreso indica que una vez terminada la participación del jefe del Estado se procede al debate, Merino convocó a un cuarto intermedio. No fue una reunión de portavoces sino de voceros de las bancadas”, relató una fuente de la Mesa Directiva. 

Estuvieron José Luna Morales, de Podemos; Diethel Columbus, de Fuerza Popular; José Vega Antonio, de Unión por el Perú; Guillermo Aliaga, de Somos Perú; y Luis Valdez, de Alianza para el Progreso (APP). 

“Tenemos que asegurar los votos”, instó Merino a los presentes: “Ya no podemos retroceder”. En ese encuentro se acordó qué hacer para alcanzar los votos requeridos para que procediera la vacancia. Se produjo lo que luego se conocería como “la repartija”.

(...) “Si algo contribuyó al aumento del número de votos a favor de la vacancia fue la referencia que hizo Vizcarra de los 68 congresistas con investigaciones fiscales en curso, entre ellos los que estaban reunidos con Manuel Merino. Entonces, José Luna Morales metió miedo. Dijo que el objetivo del gobierno de Vizcarra era meter presos a todos. Que eso haría si no era vacado”, relató una fuente que estuvo presente en el despacho de Merino durante el cuarto intermedio.

José Luna Morales arguyó que el operativo para la detención de su padre, el líder de Podemos, José Luna Gálvez, que ocurrió el sábado 7 de noviembre, era la prueba de un supuesto complot contra el Congreso en el que participaban Martín Vizcarra; la fiscal de la Nación, Zoraida Ávalos; y la fiscal anticorrupción Sandra Castro. 

“Vizcarra y Castro viven en el mismo edificio, y tienen reuniones secretas con la fiscal de la Nación en el departamento de Vizcarra. Ahí decidieron la filtración de las investigaciones fiscales contra los congresistas y la orden de detención de mi padre”, señaló José Luna Morales, de acuerdo con fuentes de La República que participaron del encuentro en el despacho de Manuel Merino, antes del debate y de la votación. “Si no vacamos a Vizcarra, van a ordenar la detención preliminar contra todos los congresistas investigados”, afirmó Luna. 

Este diario llamó a los números telefónicos de José Luna Morales y de su abogado Luis Alfonso Morey y no recibió respuesta. Morey es abogado del Estudio Flores-Araoz, pero ha solicitado licencia para ejercer la defensa de José Luna padre e hijo. El dueño del estudio es el primer ministro Ántero Flores-Aráoz.

“Si no vacamos a Martín Vizcarra, nos jodemos todos”, dijo Luna, según dos testigos. (...)".