icon

Siguen las protestas en Perú contra el golpe de Estado parlamentario

¿Es posible que una institución republicana tal como lo es el Parlamento ejecute en golpe de Estado? Es lo que está sucediendo en Perú, el país que en 5 años acumula 3 Jefes de Estado. De alguna manera, la situación se asemeja al Parlamento argentino golpista de 2001, que tuvo 5 Jefes de Estado en 1 semana. En Perú podría especularse que es como aquel 'fujimorazo' que cerró el Congreso pero al revés. En cualquier caso, el reclamo no cesa. Son tan estúpidos los golpistas que no entienden que están construyendo un líder a partir de la victimización de Martín Vizcarra. Deberían mirar el caso reciente de Bolivia, y que Merino no sea Jeanine Añez.

Manifestantes se desplazan por las vías Grau, para dirigirse a la Plaza de Armas, en Lima. La Policía Nacional acompañó la marcha. (Foto: Daniel Carbajal/El Comercio).

La protesta en Cusco fue con bailes y música en la plaza mayor. (Foto: Melissa Valdivia/El Comercio)

En Arequipa, miles de ciudadanos se concentraron en la Plaza España y se movilizaron por las calles de la ciudad. (Foto: Zenaida Condori/El Comercio).


"El golpe de Manuel Merino contra un presidente manchado de corrupción no busca cambiar las cosas a favor de los peruanos. Sus objetivos son: la repartija que se evidenciará en el gabinete ministerial y quedarse en el poder todo el tiempo que sea posible.

Es cierto que Merino ha señalado que respetará la programación de las elecciones; sin embargo, sus aliados César Acuña y Keiko Fujimori lo presionarán con vacarlo a él si es que no encuentra un pretexto para postergar los comicios.

Merino sigue siendo presidente del Congreso; por esto, puede ser presidente de la república de manera interina. Al ser presidente de república encargado no pierde su cargo de presidente del Congreso. Si perdiera su cargo de presidente del Congreso entonces dejaría de ser presidente de la república. Se le puede quitar el cargo del presidente del Congreso con solo 66 votos. Se le puede censurar con mayoría simple. Esto lo saben Acuña y Keiko y lo obligarán a inventar un pretexto para eliminar las elecciones y hacer de las suyas en el Gobierno.

Este golpe significa el retorno del fujimorismo con los mismos impresentables de siempre. Es la venganza de Keiko. Sin los votos de Keiko y de Acuña este golpe no existiría. (...)".

Bombas

El ministro del Interior del Perú, Gastón Rodríguez, defendió el uso masivo de bombas lacrimógenas que hicieron los agentes de la Policía Nacional para dispersar a las personas que participaban en la Gran Marcha Nacional, evento organizado por los ciudadanos para rechazar la vacancia presidencial de Martín Vizcarra y la asunción de Manuel Merino como mandatario.

En diálogo con RPP Televisión, el integrante del gabinete aseguró que los policías “estaban actuando con prudencia” durante la movilización pero que, supuestamente, unos sujetos habrían lanzado bombardas y cohetes contra ellos, en el cruce de las avenidas Abancay y Nicolás de Piérola.

Rodríguez aseguró que los sujetos lanzaron esos artefactos pirotécnicos debido a que, presuntamente, se les habría impedido el paso por la avenida Abancay con dirección a la sede del Legislativo, lo cual está prohibido.

Además, aseguró que, desde que asumió el cargo, dispuso una “nueva estrategia operativa”, lo que incluye que los agentes del Grupo Terna vestidos de civil no salgan a las calles a hacer detenciones durante las marchas.

Indignación

Falso. Cientos de usuarios denunciaron en redes sociales que la Policía Nacional utilizó agentes encubiertos para sabotear la gran marcha nacional convocada por ciudadanos organizados que repudian el golpe de Estado perpetrado por el Congreso, a la cabeza de Manuel Merino.

En los alrededores del Centro Cívico, un policía encubierto del grupo Terna, que se encontraba participando de un operativo policial para detener a manifestantes, se vio descubierto por un grupo de ciudadanos que lo expulsaron con pifias y gritos.

Al notar la indignación popular, el efectivo sacó su arma reglamentaria y realizó disparos al aire para amedrentar a los allí presentes. Afortunadamente, no hubo heridos que lamentar.

Según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en manifestaciones, los policías deben estar correcta y visiblemente identificados.

La conspiración

El congresista Hans Troyes (Acción Popular) reveló que en su bancada hubo presiones para que los legisladores votaran a favor de la vacancia de Martín Vizcarra.

En un reportaje de IDL-Reporteros, Troyes señaló que hubo un “proceso de repartija” dentro de la bancada para convencer a quienes iban a votar en contra de la destitución de Vizcarra Cornejo y que ésta vino directamente del vocero alterno, Ricardo Burga.

“El proceso de negociación fue en el cuarto intermedio. […] Para que se dieran cambios hubo un proceso de repartija. [A los que no quisieron plegarse, como Troyes] nos dijeron que no nos iban a firmar proyectos. […] Me refiero a los proyectos de ley. Yo he presentado 13 proyectos que están en curso”, señaló.

“[La presión] fue [de Ricardo] Burga. Esto se dio en una reunión en bancada el sábado [7 de noviembre], en el Congreso. […] Dijeron que no iban a dar trámite a los proyectos si no votábamos a favor. Manifesté mi punto de vista en contra de la vacancia”, añadió.

Según IDL-Reporteros, todo indica que las presiones y ofrecimientos para votar a favor de la vacancia de Vizcarra se dieron en todas las bancadas. Entre tanto, los coordinadores parlamentarios del Poder Ejecutivo no repararon, parece, en el proceso.

“Teníamos la confianza en lo acordado, era una mentira total y nosotros caímos redonditos […] Hora y media antes de la votación supimos que se había volteado […] Una hora antes supimos lo de los 85 votos [que ya tenían] (por el micro no cerrado) […] Media hora de esfuerzos intensos terminamos sabiendo lo que iba a pasar […] Luego llamamos a los que habíamos hablado y ya no contestaron”, dijo una fuente ministerial.