icon

Malditos conspiranoicos: Por falta de vacunación en 23 años no había tanto sarampión

Los programas de vacunación son indispensables. La disminución de los niveles de inmunización permite la propagación de enfermedades altamente infecciosas a medida que la OMS intensifica sus esfuerzos para cerrar las brechas en los programas de vacunación. Nuevas estadísticas: el sarampión aumentó en todo el mundo en 2019 para alcanzar la mayor cantidad de casos reportados en 23 años, según un nuevo informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) en USA, que culpó a la caída de las tasas de vacunación para el resurgimiento de la enfermedad altamente infecciosa y en ocasiones mortal.

“El sarampión es totalmente prevenible; en una época en la que tenemos una vacuna potente, segura y sustentable, nadie debería estar muriendo todavía de esta enfermedad. Covid-19 ha provocado una disminución peligrosa de la cobertura, lo que ha aumentado el riesgo de brotes de sarampión. Los países deben priorizar urgentemente la inmunización de recuperación contra el sarampión a través de servicios de rutina para mitigar el riesgo de brotes y garantizar que ningún niño se quede sin esta vacuna que salva vidas", explicó la OMS.

"Sabemos cómo prevenir los brotes y las muertes por sarampión", dijo el jefe de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en una declaración conjunta con los los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC). “Hay un mensaje claro: no estamos protegiendo a los niños del sarampión en todas las regiones del mundo”.

Las muertes sarampión en el mundo aumentan un 50% desde 2016, más de 207.500 personas en 2019

Las muertes por sarampión en el mundo aumentan un 50% desde 2016, en 2019 llegaron a 207.500 personas, 50% más que en 2016. La Organización Mundial de la Salud (OMS) y los CDC han alertado del vertiginoso aumento de muertes en el mundo por sarampión. 

La advertencia sobre el sarampión se produce mientras el mundo lucha por contener el coronavirus. Los gobiernos de todo el mundo esperan que una nueva vacuna ponga fin a una pandemia que hasta ahora ha afectado a más de 52,5 millones de personas en todo el mundo y ha matado a 1,3 millones. Pero hay un fuerte debate acerca de si hay que vacunarse o no.

"Estas cifras alarmantes deberían actuar como una advertencia de que, con la pandemia de covid-19 ocupando los sistemas de salud en todo el mundo, no podemos permitirnos el lujo de apartar la vista de la pelota cuando se trata de otras enfermedades mortales", dijo el Dr. Seth Berkley, director ejecutivo de Gavi, la Alianza de Vacunas.

El récord

La enfermedad del sarampión se propaga rápidamente por el aire mediante pequeñas gotas de saliva al toser o estornudar.

Los síntomas del sarampión no aparecen hasta 10 o 14 días después de la exposición. Los síntomas incluyen tos, secreción nasal, inflamación de los ojos, dolor de garganta, fiebre y un sarpullido rojo y con manchas en la piel.

No hay ningún tratamiento para una infección establecida de sarampión, pero los antifebriles de venta libre y la vitamina A pueden ayudar con los síntomas.

En el caso del sarampión, al comparar los datos de 2019 con el mínimo histórico en los casos de sarampión notificados en 2016, los autores dijeron que el hecho de no vacunar a los niños a tiempo con 2 dosis de vacunas que contienen sarampión (MCV1 y MCV2) estaba alimentando la enfermedad.

“El sarampión es totalmente prevenible; en una época en la que tenemos una vacuna potente, segura y sustentable, nadie debería estar muriendo todavía de esta enfermedad. Covid-19 ha provocado una disminución peligrosa de la cobertura, lo que ha aumentado el riesgo de brotes de sarampión. Los países deben priorizar urgentemente la inmunización de recuperación contra el sarampión a través de servicios de rutina para mitigar el riesgo de brotes y garantizar que ningún niño se quede sin esta vacuna que salva vidas", explicó la OMS.

El sarampión es una enfermedad viral que ataca principalmente a los niños y puede causar ceguera, inflamación del cerebro e infecciones respiratorias graves.

Cerrar brechas

Las tasas de cobertura de vacunación con MCV1 y MCV2 deben llegar al 95% de las personas y mantenerse a nivel nacional y subnacional para contener la enfermedad, según el informe.

Pero la vacuna barata y eficaz se ha visto socavada por campañas de desinformación y teorías de conspiración que surgieron a raíz de un estudio de 1998 ahora retractado y desacreditado por un ex médico y académico británico Andrew Wakefield.

La cobertura de MCV1 se ha estancado a nivel mundial durante más de una década entre el 84% y el 85%, mientras que la cobertura de MCV2 ha aumentado de manera constante, pero todavía está solo en el 71%.

Si bien las restricciones de viaje, las reglas de distanciamiento físico y el cierre de escuelas impuestas para lidiar con el coronavirus también han ayudado a frenar el sarampión, con menos casos reportados hasta ahora en 2020, la OMS dice que los esfuerzos de control de COVID-19 también han interrumpido los programas de vacunación.

En noviembre, más de 94 millones de personas en 26 países estaban en riesgo de perder las vacunas debido a la suspensión de las campañas contra el sarampión. Solo 8 países han reanudado sus campañas: Nepal, Nigeria, Somalia, Etiopía, Filipinas, República Democrática del Congo, Brasil y República Centroafricana.

"Antes de que hubiera una crisis de coronavirus, el mundo estaba lidiando con una crisis de sarampión y no ha desaparecido", dijo Henrietta Fore, directora ejecutiva de Unicef, en un comunicado.

“Si bien los sistemas de salud se ven afectados por la pandemia de covid19, no debemos permitir que nuestra lucha contra una enfermedad mortal se produzca a expensas de nuestra lucha contra otra. Esto significa asegurar que tengamos los recursos para continuar con las campañas de inmunización para todas las enfermedades prevenibles con vacunas, incluso mientras abordamos la creciente pandemia de covid-19 ".

La OMS y Unicef emitieron un llamado de emergencia a la acción sobre la prevención y respuesta al brote de sarampión y polio el 6 de noviembre.

“El virus del sarampión encuentra fácilmente a niños, adolescentes y adultos desprotegidos porque es muy contagioso”, dijo el Dr. Robert Linkins, presidente del equipo de gestión de la Iniciativa de Sarampión y Rubéola y jefe de la rama de Control Acelerado de Enfermedades de los CDC. "Las infecciones no solo son un signo de una cobertura deficiente de vacunación contra el sarampión, sino también un marcador conocido o 'trazador' de que los servicios de salud vitales pueden no llegar a las poblaciones de mayor riesgo".