icon

Militares brasileros preocupados por la ignorancia de Bolsonaro

Ha crecido el malestar de los militares en actividad con la identificación del gobierno de Jair Bolsonaro con las Fuerzas Armadas: 9 de los 23 ministros del gobierno son uniformados. El ministro de Salud, Eduardo Pazuello, militar en actividad, fue llamado para atender una situación de emergencia y terminó siendo contratado y no tiene planes de pedir el retiro, algo que molesta a sus camaradas, considerando la cantidad fallecidos que provoca el covid-19 en Brasil. Por ese motivo, en un seminario de Defensa Nacional, el comandante del Ejército, general Edson Pujol, aclaró, y lo reiteró en el Instituto para la Reforma de las Relaciones Estado-Empresa (IREE): “No tenemos partido, nuestro partido es Brasil, independientemente de los cambios o permanencias de un determinado gobierno por un largo período. Las Fuerzas Armadas cuidan el país, la nación, son una institución estatal, permanente, no cambiamos nuestra forma de pensar, cómo realizar nuestras misiones cada cuatro años”.

Jair Bolsonaro tendrá que abrir la alcancía para los militares aunque quizás su ministro Paulo Guedes considere que es estimular el desequilibrio fiscal.

Ministros Ernesto Araújo y Ricardo Salles, abusadores del intelecto de Jair Bolsonaro, dicen.


"Los miembros de la alta dirección militar, tanto dentro como fuera del gobierno, no tienen dudas de que los ministros Ernesto Araújo (Relaciones Exteriores) y Ricardo Salles (Medio Ambiente) aprovechan la falta de preparación intelectual del presidente Jair Bolsonaro para envolverlo en temas estratégicos para el país.

(...) Conscientes de las debilidades de Bolsonaro, Araújo y Salles siempre salen victoriosos en sus posiciones. Y, para no dar por sentado que avaló medidas equivocadas, el mandatario acaba embarcándose en canoas pinchadas, que le cuestan caro al gobierno y la imagen del país.

El hecho de que Bolsonaro hasta ahora no haya felicitado a Joe Biden por la elección a la Presidencia de Estados Unidos se debe -única y exclusivamente- al ministro de Relaciones Exteriores. Hizo la cabeza del Presidente de que todavía habría posibilidades de que Donald Trump ganara en la lona. Una locura.

En cuanto a Salles, ya ganó todos los enfrentamientos dentro del gobierno en el área ambiental. El ministro logró convencer a Bolsonaro de que no escuchara más a los militares sobre la importancia de preservar el medio ambiente. (...)

Para los militares, al dejarse llevar por Salles y Araújo, el Presidente corre el riesgo de enterrar a su gobierno. Las últimas encuestas de popularidad ya han demostrado que incluso la ayuda de emergencia no logra mantener el apoyo a Bolsonaro.

"Es el precio a pagar por quienes optaron por el aislamiento y por apostar por el radicalismo y escuchar las voces del atraso", destaca uno de los militares, que dice que aún aprecia a Bolsonaro, pero que le asusta la falta de conciencia. representante. "Decidió tomar las decisiones equivocadas", agrega."

Vicepresidente

El vicepresidente, general Hamilton Mourão, respaldó las declaraciones del comandante del Ejército, general Edson Leal Pujol, cuando afirmó que "la política no puede entrar en el cuartel". 

“¿Cuántas veces me has escuchado decir eso? Lo pienso varias veces, ¿no? La política no puede entrar en los cuarteles. Si la política entra por la puerta de entrada, la disciplina y la jerarquía salen por detrás”, dijo Mourão, según un informe del diario O Globo . 

El jueves 12/11, durante una transmisión en vivo por Internet, Pujol dijo: "No queremos ser parte de la política de gobierno o de la política del Congreso Nacional, mucho menos queremos que la política entre en nuestro cuartel, dentro de nuestro cuartel. El hecho de que, eventualmente, militares sean llamados a asumir cargos de gobierno, es decisión exclusiva del Ejecutivo”. 

A pesar de respaldar la declaración del comandante del ejército, Mourão, destacó que el ejército de reserva está en “otra situación. Los militares activos, de verdad, no pueden participar en esto”. 

“Nuestra legislación se cambió en el período de 1964 precisamente porque un compañero fue elegido, participó en el proceso electoral y luego regresó al cuartel. Entonces no era saludable”, agregó. 

Presupuesto

El general Pujol aprovechó para instalar que el Ejército brasilero necesita más recursos presupuestarios. 

Las dificultades técnicas del Ejército fueron posteriores a que el presidente Jair Bolsonaro dijera, en referencia al presidente electo de USA, Joe Biden -a quien había criticado en el mismo discurso-, que cuando termina la "saliva" y la diplomacia, es hora de usar "pólvora". 

"(Por) las dimensiones continentales, el tamaño de la población y la importancia que tiene nuestro país en nuestras fronteras, subsuelos, aguas territoriales, nuestro Ejército es uno de los más pequeños del mundo. Y sin embargo, por su tamaño, un presupuesto que es insuficiente", dijo Pujol.

Él destacó que si hubiera una emergencia, de nada sirve "poner 100.000 millones de euros" en la institución, ya que se necesita tiempo para adquirir equipos, municiones e incluso la capacidad de entrenar a los militares para utilizar equipos de última generación.

“Tardaríamos mucho en preparar nuestro recurso humano para su uso. [El Ejército] No es la fuerza armada más sofisticada. Hay materiales que necesito para preparar un militar durante 5 años para usarlo en combate”, explicó. 

Según Pujol, si el país quiere tener fuerzas armadas "al nivel del país, no puede pensar en recursos disminuidos", que año a año van reduciendo las condiciones de defensa.

Bolsonaro

Jair Bolsonaro respondió este viernes (13/11) al comandante del ejército, general Edson Pujol -que la corporación militar "no es una institución del gobierno"-, y él tuiteó: “La afirmación del general Edson Leal Pujol (elegido por mí para Comandante en el Ejército), de que 'el personal militar no quiere ser parte de la política', coincide exactamente con lo que yo pienso del papel de las Fuerzas Armadas en el escenario nacional

“Son el mayor apoyo y garante de la Democracia y la Libertad y están destinados, como dice la Constitución, 'a la defensa de la Patria, a la garantía de los poderes constitucionales y, a iniciativa de cualquiera de ellos, del orden público'”, añadió. 

Bolsonaro también dijo que, por ello, las Fuerzas Armadas deben permanecer apartidistas, "basadas en la jerarquía y la disciplina, bajo la autoridad suprema del Presidente de la República". 

Las declaraciones tanto de Edson Pujol como de Jair Bolsonaro sobre la retirada de los militares de la vida política, no parecen coincidir con la realidad, explicó la web Brasil247. 

Según datos del Tribunal Federal de Cuentas, en julio el gobierno federal contaba con 6.157 militares en funciones civiles. La cifra representa un aumento del 108,22% en comparación con 2016.