icon

Por segunda vez en la semana el oso Guedes habla de otra ola covid-19

El ministro de Economía, Paulo Guedes, admitió una vez más que podría extender la ayuda de emergencia si hay una segunda ola de la pandemia de coronavirus en Brasil. Pero, si eso no sucede, espera que el Producto Interno Bruto (PIB) crezca hasta 4% en 20211. "No es una posibilidad, es totalmente cierto", dijo el ministro, en un evento de supermercados, acerca del restablecimiento de la asistencia estatal en caso de una segunda ola de covid-119. Sin embargo, dijo que la cantidad a pagar podríaser menor. Interesante conocer por qué habló de osos.

Paulo Guedes, superministro de Hacienda y Finanzas de Brasil.

“Si hubiera una segunda ola, no es una posibilidad sino que es una certeza (que volverá a dar la ayuda de emergencia). Creo que, si hay una segunda ola de la pandemia, Brasil reaccionará tal como lo hizo la primera vez. Vamos a declarar un estado de calamidad pública y vamos a recrear (la ayuda de emergencia)”, garantizó el superministro Paulo Guedes, este jueves (11/11), en una conferencia telefónica organizada por la Asociación Brasileña de Supermercados (Abras). 

El martes 10/11, en un acto realizado por la agencia Bloomberg, el ministro consideró esta posibilidad, pero en montos inferiores a los que actualmente se pagan por el beneficio (R$ 300 o sea US$ 55) para, entonces, pagarlo por por un período mayor.

Por supuesto que es sugestivo que Guedes hable 2 veces en 1 semana de una segunda ola en Brasil.

Sin embargo, durante la charla para empresarios del sector supermercados y socios, el ministro manifestó que aún no se trabaja con la posibilidad de una eventual segunda ola, porque, en su valoración, “la probabilidad es baja”.

Sin embargo, no lo descarta como plan de emergencia, porque, en el pacto federativo (entre el gobierno federal y los estados), hay una “cláusula de calamidad pública”.

Éxito

“Nuestra realidad, nuestro plan A de ayuda de emergencia, termina el 31/12. A partir de ese momento regresan los subsidios la Bolsa Família o bien Renda Brasil. Con la pandemia bajando, la ayuda de emergencia baja. La renovación de las ayudas no es nuestra hipótesis de trabajo, es la contingencia. Con una segunda ola, de nuevo reaccionaremos de la misma manera que lo hicimos”, dijo.

Guedes recordó que el monto de la ayuda de emergencia inicialmente propuesta por el equipo económico, en el inicio de la pandemia, fue de R$ 200, para poder otorgarlo por un período más largo ("1 año a 1 año y medio"). Pero la decisión de aumentar la ayuda a R$ 500 fue del Congreso, y luego a R$ 600 fue del presidente Jair Bolsonaro, “fue política”, explicó.

“La pandemia estaba en su apogeo, no conocíamos el efecto. Básicamente, el número superó lo esperado, R$ 400, que ya era el doble de lo propuesto por el equipo económico. Pero la decisión política había terminado. No me arrepiento. La reacción fue tan buena desde el punto de vista de la preservación del empleo y el funcionamiento de la cadena integrada, que no podemos lamentar esta decisión. Fue muy bueno y fue el resultado de una democracia en funcionamiento ”, dijo el ministro.

Nuevamente afirmó que Brasil sorprenderá al mundo y comparó el éxito de la distribución digital del beneficio a más de 65 millones de brasileños con lo que sucedió en USA, donde se envió el cheque por correo. “Hicimos que el dinero llegara digitalmente”, recordó.

Sorpresa

En opinión de Guedes, Brasil reaccionó muy bien a la crisis y sorprende las proyecciones de los más escépticos. Por ello, no descarta la ayuda en el caso de un segundo covid-19. “Vamos a declarar un estado de calamidad y, con nuestra experiencia, estamos calibrando los instrumentos”, enfatizó.

Durante el evento, el ministro elogió el desempeño de los supermercados durante la pandemia porque evitaron la amenaza del caos social. 
Después de todo, no hubo escasez de productos en los estantes de los supermercados, lo que “mantuvo la economía en marcha”. 

Guedes también restó importancia al reciente aumento de los precios de los alimentos: para él, la inflación es “temporal y transitoria”.

En defensa de la apertura comercial, el ministro dijo que el gobierno utilizará la reducción de aranceles de importación como un instrumento "anti-abuso" para subir los precios de productos específicos, tal como lo hizo al reducir el impuesto al arroz importado. Pero pretende preservar al productor local.

Al comentar sobre la reanudación de la economía, volvió a afirmar que la actividad está retornando con fuerza y ​​en V, como un “oso que hinbernaba” y ahora despertó.

"El oso tiene hambre y sale a cazar", dijo, al comentar los indicadores adelantados. Según él, los datos siguen sorprendiendo y la recopilación es “extraordinaria”.

"Aunque era optimista, me sorprendió la velocidad con la que regresa la economía brasileña", observó. Para él, sin una segunda ola, la economía podría crecer entre un 3,5% y un 4% el próximo año. La previsión del gobierno actual es del 3,2%.