icon

Vuelven controles de alcoholemia y de una forma muy curiosa

Con un soporte alargador y guardando la máxima distancia, los agentes de tránsito llevarán adelante los controles de alcoholemia en la Ciudad de Buenos Aires. El protocolo dispuesto es más extenso e incluye cómo deberán actuar los funcionarios y conductores para evitar contagiarse de coronavirus en el operativo.

Hay cambios en la manera de hacer el control de alcoholemia en tiempos de coronavirus. Ya la Ciudad de Buenos Aires publicó el protocolo para agentes y conductores, Te lo detallamos. Foto: GCBA

Así como retornaron los bares y restaurantes, también lo hicieron los controles de alcoholemia y estupefacientes en la Ciudad de Buenos Aires.


La pandemia del coronavirus ya no será un impedimento en los operativos, sobre todo, en verano.

Para ello, la Secretaría de Transporte y Obras Públicas junto al Ministerio de Salud porteño, elaboraron un protocolo a seguir por los agentes y conductores. 

El material contempla algunos cambios respecto al tradicional control de alcoholemia, antes de que llegara el coronavirus. 

El Gobierno de la Ciudad ofreció los detalles del nuevo protocolo, por cierto, muy particular y que busca evitar contagios. Veamos:

Paso a paso del control:

1) Verificación de la documentación.

2) Examen con equipo tipo alómetro.

3) A quienes den positivo en el examen alómetro, se les realizará el test con alcoholímetro para determinar dosaje.

 

Control con equipo tipo alométrico:

-El o la Agente de Tránsito colocará su cuerpo de costado y no de forma directa, evitando que exista una línea directa entre ambos.

-Se le explicará brevemente el procedimiento al conductor del vehículo.

-Con un soporte alargador que ayuda a mantener la distancia, se acercará el equipo para que la persona realice el control.

-En caso de haber más de una persona dentro del vehículo, todas deberán usar cubreboca y no retirarlo en ningún momento, con excepción del conductor, para la realización de la prueba.


Control para determinar dosaje con equipo de medición tipo alcoholímetro:

-El o la Agente de Tránsito proporcionará el material descartable al conductor siendo éste quien debe romper el envoltorio, manipular la boquilla tanto para acoplarla al equipo de medición como también para su posterior retiro.

-Se solicitará al conductor que se acerque lo más que le sea posible al borde de la ventanilla.

-El o la Agente de Tránsito extenderá de manera completa su brazo y antebrazo alcanzando la mayor distancia posible entre él y el sujeto a examinar tratando de ubicarse a la vez al costado de la ventanilla del conductor para evitar quedar dentro del ángulo de soplo directo.

-Independientemente de cuál sea el resultado del test, la boquilla quedará en poder del conductor, indicando que la misma no sea arrojada en la vía pública.

-En caso que se obtenga un resultado por encima de los dosajes máximos permitidos, además del procedimiento habitual, se solicitará al presunto contraventor que aguarde dentro del vehículo, con el cubreboca colocado, evitando lo más posible la cercanía con el personal del operativo, y se dará aviso de cuándo debe abandonar el vehículo.