icon

Vender una empresa no significa ganar mucho dinero y pueden preguntarle a Margarita

La noticia 'en crudo' puede llevar a conclusiones falsas: "Louis Dreyfus Company Holdings firmó un acuerdo para vender una participación indirecta del 45% en el gigante alimenticio Louis Dreyfus Company a ADQ, un fondo emiratí con sede en Abu Dhabi, que ya tiene una pata en el sector. Como parte de esta transacción anunciada por la propia Margarita Louis-Dreyfus, Presidenta del Consejo de Administración de LDCH, y que involucra cerca de US$ 800 millones, LDC también firmó un acuerdo de suministro comercial a largo plazo con ADQ para la venta de commodities agrícolas a los Emiratos Árabes Unidos (EAU)." ¿Cuál es la información verdadera?

Margarita Louis Dreyfus, cumplió el objetivo pero el costo provoca interrogantes.

El Grupo Louis-Dreyfus es un conglomerado multinacional francés que comenzó en 1851, especializado en el procesamiento y comercialización de bienes de consumo agrícolas, petrolíferos y energéticos (commodities). En algún momento controló buques transoceánicos, infraestructuras de telecomunicaciones y negocios inmobiliarios. Pero...

El fundador fue Léopold Louis-Dreyfus, hijo de Louis Dreyfus. Lo que hizo Léopold fue adptar tanto para su familia como para su compañía el resultante de la unión del nombre de pila y del apellido de su padre.

Gerard Louis-Dreyfus, nieto de Léopold, fue presidente y CEO del grupo hasta 2006 (padre de la actriz estadounidense Julia Louis-Dreyfus).

Pero la clave desde entonces fue Margarita Louis-Dreyfus.

Andy Hoffman, Javier Blasy Jack Farchy escribieron para la agencia Bloomberg que afirma que cuando Robert, bisnieto del fundador francés Leopold Louis-Dreyfus, murió de leucemia en 2009, lo heredó su mujer, Margarita, nacida en Rusia y dispuesta a cumplir el legado familiar de mantener el apellido al frente de la empresa. No es un dato menor.

La nota afirma que Margarita lo ha conseguido pero el precio ha resultado enorme. Y por ese motivo, casi con seguridad, el precio de la venta a ADQ, el fondo soberano de Abu Dhabi, no le permitirá recuperar las desinversiones que tuvo que hacer por una batalla familiar que comenzó en 2009.

Cuando Margarita heredó la participación en el holding LDC (Lous Dreys Company), los precios de los commodities andaban por la estratósfera. Fue aquel período que en le Argentina se llamó "viento de cola", la tonelada de soja a US$ 700, y los ingresos permitieron diversificar la empresa en USA hacia los bienes raíces, la silvicultura y la energía.

El Señor Veyrat

El primer indicio de algo andaba mal fue el choque entre Margarita y el CEO dejado por su esposo, el francés Jacques Veyrat, quien propuso fusionar el negocio agrícola con un rival llamado Olam International, más pequeño pero que cotizaba en Singapur.

Esto suponía una ventaja para que la familia se hiciera con el dinero de una fusión pero Margarita dijo que estaba en riesgo el cumplimiento del legado familiar: que la empresa continuara con el apellido. En 2011 Veyrat fue despedido: "Se trataba de proteger a sus hijos, nietos, bisnietos", dijo ella a Bloomberg en 2012, refiriéndose al legado de Robert.

Pero el resto de la familia decidió que si no podían obtener el dinero augurado por Veyrat, Margarita debía resarcirlos y pusieron en venta sus participaciones.

Según un acuerdo establecido por Robert años antes con su familia, la compra de las acciones debía hacerse a un precio determinado por el valor neto y la rentabilidad de la empresa. 

Consecuencia de los años de gran precio y buena rentabilidad, el precio por las acciones era excepcionalmente elevado.

Margarita comenzó a vender activos para podere comprar las acciones a su familia, pero el negocio agrícola inició un declive. Entonces el 'cash flow' disminuía y ella tuvo que endeudarse: US$ 1.000 millones, no sólo al Credit Suisse Group AG. Y hasta tuvo que poner como garantía sus propias acciones en LDC.

Además, el precio de las acciones provocó demandas judiciales interfamiliares con acuerdo extrajudiciales de alcance desconocido.

Las cotizaciones de las materias primas de alimentos se derrumbó luego de 2012. Los competidores comenzaron a reinventarse, tal como Cargill Inc. y Archer-Daniels-Midland Co. 

Margarita no lo hizo. Y, según Bloomberg, una inversión en Luckin Coffee, para competir con Starbucks Corp., terminó en desastre cuando se reveló que el Luckin Coffee estaba involucrado en un fraude contable.

Un problema lleva a otro, a veces.

Credit Suisse

El director ejecutivo Michael Gelchie, quien asumió en septiembre 2020 fue el 7mo. director ejecutivo en 8 años. 

En 2014, Margarita nombró a la ex estrella del fútbol americano Mayo Schmidt pero semanas después se anunció que Mayo no asumiría por desacuerdo en los detalles.

Margarita necesitaba un socio de capital. Credit Suisse trabajó en la búsqueda pero escaseó el interés.

De todos modos, los suizos persistieron.

La luz al final del túnel

La cuestión es que la economía se mueve por ciclos, y la clave es ubicarse en el lugar adecuado en el tiempo indicado. De pronto, los commodities volvieron a estar de moda. La rentabilidad se ha recuperado en la pandemia porque los gobiernos tuvieron que asegurar el abastecimiento alimentario, comenzando por China. En el discurso global apareció el concepto "seguridad alimentaria". Margarita volvió a sonreir.

Entonces apareció ADQ, de Abu Dhabi. Como parte del acuerdo, las dos partes han firmado un acuerdo de suministro a largo plazo para la venta de productos agrícolas a Emiratos Árabes Unidos, que acaba de avanzar en un acuerdo inédito con Israel.

Si prospera el acuerdo con ADQ, Margarita resolverá los problemas de pasivos. Un mínimo de US$ 800 millones ingresados en el acuerdo con ADQ se aplicarán a pagar un préstamo de US$ 1.050 millones "otorgado por la casa comercial a su empresa matriz", dijo Bloomberg, y agregó: "Si el precio del acuerdo fuera el valor en libros de LDC, le dejaría más de US$ 1.000 millones para pagar otras deudas".

Ahora bien:

** Luego de una década de batallas terribles, Margarita controlará 55% de la casa comercial, lo que ya controlaba en 2009.
** Pero en el interín liquidó los otros negocios rentables y se quedó solamente con el comercio de commodities, de alta volatilidad.

¿Tuvo sentido todo esto?