icon

Con la mira en las vacunas: qué significa que la de Pfizer y Sputnik V sean "eficaces"

Eficacia no es lo mismo que efectividad. Tampoco es lo mismo un comunicado de prensa basado en datos preliminares no controlados por pares, que el resultado final de una investigación publicada en una revista científica. 

Primero fueron la compañía estadounidense Pfizer y la alemana BionTech las que anunciaron que su vacuna demostró ser eficaz en un 90%. Luego, los rusos comunicaron que Sputnik V tiene un 92% de eficacia.

La segunda semana de noviembre ha traído dos noticias que coparon los medios y brindaron esperanzas a la comunidad mundial de una salida progresiva de la pandemia. 


Primero fueron las compañías estadounidense Pfizer y la alemana BionTech las que anunciaron que su vacuna demostró ser eficaz en un 90%. Las firmas calculan que podrán distribuir 50 millones de dosis a fines de este año. 

Luego, ayer, los rusos comunicaron que Sputnik V tiene un 92% de eficacia. Del total de 40 mil voluntarios que participan del estudio clínico, más de 20 mil ya han sido vacunados con la primera dosis y otros más de 16 mil con la primera y segunda.

Pero, ¿cómo se miden estos porcentajes y qué significan?

En primer lugar es importante diferenciar dos términos similares pero con significados distintos: efectividad y eficacia. La efectividad es aun una proyección, un dato que no se puede obtener porque es la medición del comportamiento y funcionalidad de una vacuna en contextos reales. Es decir que se podrá obtener esta información una vez que pase un tiempo considerable desde la distribución y administración.

Por otro lado está la eficacia, que es el número de reducción de incidencia de la enfermedad atacada (COVID-19 en este caso) en participantes vacunados respecto a los que recibieron placebo. 

En el caso de Pfizer - BionTech los estudios clínicos de fase III evaluaron 94 casos positivos del virus entre 43.538 voluntarios que fueron divididos entre quienes recibieron placebo o la vacuna.

Por otro lado, en cuanto a Sputnik, el cálculo se basó en la distribución de 20 casos confirmados detectados en el grupo placebo y en el grupo que recibió la vacuna de los 16 mil que recibieron las dos dosis correspondientes. 

No obstante, estos datos son meramente preliminares y se estima que los porcentajes finales pueden ser ligeramente superiores al 50%, como sucede con otras vacunas previas al coronavirus. 

Además, cabe resaltar que las publicaciones son intermedias, no fueron controladas por pares ni publicadas en revistas científicas. En esta línea, no quieren decir que la inmunidad esté próxima, así como tampoco el fin de la pandemia.