icon

Hierven las calles de Armenia luego de las pérdidas en Nagorno Karabaj

Desde que el primer ministro armenio Nikol Pashinyan firmara un acuerdo para finalizar el conflicto sobre Nagorno-Karabaj, estalló una crisis en Armenia ante lo que todos interpretación, y con fundamento, es una derrota imprevista. La novedad es que el gobierno armenio detuvo a líderes opositores.

Opositores invaden el Parlamento, en Ereván, después de que el primer ministro armenio Nikol Pashinyan dijera que había firmado un acuerdo con los líderes de Rusia y Azerbaiyán para poner fin a la guerra y que es una derrota para Armenia.

El dolor y la frustración se esparcieron por las calles de la capital, Ereván, tras el impactante anuncio de que se había firmado un acuerdo de paz que supone la pérdida de gran parte de Nagorno-Karabaj, favoreciendo al enemigo, Azerbaiyán, y al menos 5 años de presencia rusa de mantenimiento de la paz.

"Dolor y la frustración se esparcieron por las calles de la capital, Ereván, tras el impactante anuncio en las primeras horas del martes 10/11 de que se había firmado un acuerdo de paz para poner fin al conflicto en el enclave separatista de Nagorno-Karabaj, incluidas concesiones territoriales que favorecen a Azerbaiyán y al menos 5 años de presencia rusa de mantenimiento de la paz", reportó Liz Cookman, para Al Jazeera.

Su crónica relató:

"Comenzando en el Teatro de la Ópera, un sitio importante para albergar reuniones del movimiento original por la independencia de Nagorno-Karabaj en la década de 1980, las multitudes marcharon en convoy cantando "¡Nikol, traidor!" - a la sede del gobierno, antes de dirigirse al parlamento para pedir el juicio político de Pashinyan.

Asistieron personas de todas las clases sociales, desde armenios étnicos que habían huido a Ereván desde Nagorno-Karabaj en medio de la violencia, hasta una famosa cantante, Sofi Mkheyan; las multitudes estaban unidas por la ira y el sentimiento de traición.

Un gran número de policías antidisturbios impidió que se repitieran las manifestaciones del martes y se realizaron muchos arrestos."

Luego llegaron las detenciones.

En prisión

En Ereván han detenido al menos a 10 líderes opositores después de esa manifestación, informó la página web local del Comité Especial de Investigación.

El gobierno abrió un caso penal relacionado con la protesta.

En particular, según el Comité, fueron detenidos el líder del partido Armenia Próspera, Gaguik Tsarukián; el jefe del partido Seguridad Nacional, Garnik Isagulián; y el politólogo Surén Sureniants.

Además, en la lista figuran el exjefe del Servicio de Seguridad Nacional, Artur Vanetsián; los ex vice presidentes del Parlamento, Ara Saakián y Eduard Sharmazánov; el fundador del partido Armenia Unida, Artur Kazinián, entre otros.

Los detenidos fueron acusados de la "organización y celebración de una reunión en violación del orden establecido por la ley", y pueden ser condenados a un arresto de hasta 2 meses.

Isagulián, Sureniants, Vanetsián, Kazinián y el opositor Ishján Sagatelián además serían acusados de la infracción de las restricciones temporales en el marco de la ley marcial, que pudo provocar graves consecuencias, delito castigado con hasta 5 años de prisión.

Los manifestantes exigían la renuncia del 1er. ministro armenio, que se ha manifestado doblemente incompetente:

** desconoció las señales del conflicto que se avecinaba, y por lo tanto no preparó la defensa militar;
** desconoció que para salir de un conflicto bélico se precisan acuerdos interiores, comportándose como un jefe autoritario, con el argumento de una guerra que no supo evitar ni ganar.

El cese el fuego

El 09/11, los presidentes de Azerbaiyán y Rusia, Ilham Aliyev y Vladímir Putin, firmaron junto con Pashinián, una declaración conjunta sobre el cese de hostilidades en la zona del conflicto a partir del 10/11.

En el marco del acuerdo, Rusia envió fuerzas de paz —1.960 militares, 90 transportes blindados y 380 medios técnicos— que se desplegaron en la línea de separación entre las partes beligerantes y a lo largo del llamado corredor de Lachín, que conecta Nagorno Karabaj con Armenia.

Los bandos del conflicto deben permanecer en sus posiciones actuales, intercambiar prisioneros de guerra, otros detenidos y los cuerpos de los caídos.

Según la declaración, las fuerzas de paz rusas en Nagorno Karabaj se emplazarán por 5 años, con posibilidad de prórrogas automáticas por períodos similares, a menos que alguna de las partes firmantes notifique la intención de rescindir dicha cláusula con 6 meses de antelación.

Considerando que Azerbaiyán había logrado reconquistar grandes porciones de Nagorno Karabaj, se considera un triunfo azerí, ya que cada contendiente conservará el territorio actualmente ocupado.

Si bien todavía Armenia consigue conservar parte de lo que obtuvo en 1994 a favor de nagorno Karabaj, ha perdido mucho, incluyendo la estratégica ciudad Shusha o Shushi.