icon

Tensión en la Quinta de Olivos: La policía trata de contenerlos

La policía está ubicada en el lugar para impedir que los manifestantes avancen más. Se trata de una protesta de transportistas para personas con discapacidad, quienes ya no quieren mediadores, ni que más nadie intervenga, sólo el presidente. Reforzaron la seguridad en el lugar, ya que los efectivos fueron sorprendidos. Prendieron las alertas. Y ahora se suma otra protesta de transportistas turísticos.

Los transportistas para personas con discapacidad acamparon ayer en la avenida Maipú. Hoy agarraron sus pancartas y lograron avanzar más de lo que la policía esperaba. Foto: @Infomedia24hrs (Twitter)

Los manifestantes quieren que los atienda directamente el presidente Alberto Fernández. Nadie más.


Mientras tanto, la policía trata de evitar que se aproximen más a la Quinta de Olivos.

Hay banderas, pancartas, buses y hasta sillas de ruedas.

Y es que transportistas para personas con discapacidad, dejaron a un lado el acampe que tenían cerca de la Casa Presidencial, avanzaron y lograron desbordar el cordón policial, comentaron en A24.

Sorprendieron a los policías y comenzó la tensión.

La policía corrió para formar otro cordón adelante y evitar que los manifestantes llegarán directamente a las puertas de la Quinta.

Ahora, refuerzan la seguridad en el sitio. Los manifestantes no se han ido, ni lo harán, así lo advirtieron.

Recordemos que los transportistas para personas con discapacidad ya desde ayer tenían un acampe en la avenida Maipú. Durmieron ahí en carpas esperando una respuesta.

Los manifestantes denunciaron que la están pasando mal y reclamaron: "Basta de diálogo, lo que queremos son soluciones".

No sólo se trata de los sueldos, sino del futuro de la actividad que se mantiene paralizada.

Daniel Masuzzo, presidente de UTBA señaló en Radio Búnker: “Es un gobierno insensible que no le importa nada, queremos resolver algo que no intentaron de resolver en todo el año. Hacen oídos sordos y no hay indicios de solución, estaremos acampando a capa y espada porque hay cada vez menos transportistas en actividad y nadie piensa en la persona con discapacidad que se quedan sin ese servicio”.

“Más de 50% del programa Incluir Salud en todo el país dejó de ser prestador y esa es la mitad de la gente discapacitada que se quedó sin transporte y ya con la pandemia más de la mitad vendió la camioneta y no seguirá trabajando”.

Incluso, la protesta ya lleva varios meses. Anteriormente habían propuesto hacer transporte para los casos sospechosos de covid-19 y los trabajadores esenciales.