icon

El arte que viene, entre hologramas y realidad virtual

Hologramas, tecnología acelerada en la pandemia.

La producción nocturna de realidad virtual de Hong Kong, Aria, presenta a los miembros del conjunto vocal de Dinamarca, Theatre of Voices, quienes aparecen a través de un holograma, junto con una actuación en vivo del Hong Kong Children's Choir, cuenta el cronista del South China Morning Post.

A medida que aumentan las preocupaciones sobre el calentamiento global y el derretimiento de los casquetes polares, los niveles crecientes de smog tóxico que contamina las ciudades y los incendios forestales mortales que devastan los bosques, hay más atención a la protección del planeta.

Lo interesante es la multiplataforma que consigue la convergencia del arte, el teatro, la danza y la música para pedir un cambio y una acción urgente que rescate a la Tierra antes de que sea demasiado tarde.

La tecnología

Muchos artistas han incorporado la tecnología, tal como la realidad virtual (VR) y la realidad aumentada (AR) para multiplicar la respuesta emocional de la audiencia.

En 2019 una de las obras más comentadas en la exhibición de arte de la Bienal de Venecia, en Italia, fue "Rising" (Creciente), la instalación de realidad virtual de la artista de performance serbia Marina Abramovic, Rising , ambientada en un tormentoso paisaje polar, en el que su avatar fue atrapado en un tanque de vidrio lleno de agua.

En Nueva York, a mediados de 2020, el artista Valentino Vettori invitó a un grupo de contemporáneos a crear una exposición emergente de 15 salas, Arcadia Earth , con instalaciones hechas de residuos reciclados.

El Programa de Medio Ambiente de la ONU, por ejemplo, creó un Experiencia de realidad virtual en la que los espectadores se enfrentan a una enorme bola naranja de gas, que representa su huella de carbono, que crece a medida que navegan por varias escenas cotidianas y toman decisiones que dañan o ayudan al medio ambiente.

En este caso, hay AR y VR para transportar a los espectadores a paisajes marinos y bosques que están amenazados, acompañados de texto y estadísticas alarmantes.

En Hong Kong

El espectáculo, codirigido por el compositor Eugene Birman, profesor asistente del Departamento de Música de la Universidad Bautista de Hong Kong (HKBU) y el artista visual local Kingsley Ng, presenta los talentos vocales del conjunto vocal danés ganador del premio Grammy, Theatre of Voices, que aparece a través de hologramas, y actuaciones en vivo del Coro de Niños de Hong Kong y bailarines locales.

La producción en vivo, de casi 80 minutos, coordinada por Stephanie Cheung, se presenta 8 noches desde el 12/11, ofrece un viaje multisensorial a través del invernadero de 1.400 metros cuadrados.

La versión de realidad virtual de 360°, que durará 5 minutos, se publicará en YouTube el día del estreno.

"Aria" es un evento esperados en New Vision Arts Festival, evento bienal conocido por presentar innovadoras representaciones artísticas, que se pospuso este año por el brote de Covid-19, desde 2021 será un evento anual.

Experimentando

“Queríamos que [el público] conociera las cosas que damos por sentado, tales como el aire”, dice Birman, quien en su puesta anterior exploró la crisis financiera de Estonia en 2008 y los tratados fronterizos con Rusia.

“El cambio climático es ciencia establecida, pero de alguna manera la gente no siente que les afecte. Dicen 'Sí, el mar está subiendo o el clima es diferente, pero eso no afecta mi vida diaria'”, agrega Birman. El objetivo de Aria era utilizar el arte y los comentarios de la gente para hacer que la ciencia fuera más accesible al público.

Para recopilar opiniones imparciales sobre la contaminación en Hong Kong, Birman trabajó con un equipo de investigación en Ciencias de la Computación que analizó las redes sociales de China continental, Weibo y WeChat, para encontrar comentarios que incluyeran palabras clave sobre la contaminación del aire en Hong Kong.

El equipo también buscó publicaciones en redes sociales en Dinamarca y otros países, y recopiló estadísticas adicionales sobre la contaminación.

El escritor estadounidense Scott Diel hizo el guión combinando una selección de publicaciones y datos en las redes sociales, cantado por Theatre of Voices, con Birman componiendo la partitura.

Kingsley Ng, artista visual y profesor asistente en la Academia de Artes Visuales de la Universidad Bautista de Hong Kong, también se desempeñó como codirector de la producción.

El aire no huele a basura

El conjunto danés, uno de los grupos vocales más importantes de Europa dedicado a interpretar música nueva, con la dirección de Paul Hillier, ganó un Grammy en 2010 por The Little Match Girl Passion, un trabajo coral basado en la historia del autor danés Hans Christian Anderson, The Little Match Girl (La niña de los fósforos). 

Los miembros del coro, que tienen entre 11 y 17 años, cantan tanto en cantonés como en inglés, utilizando letras que escribieron, basadas en sus preocupaciones sobre el aire y la salud del planeta, incluyendo una línea: “Algún día los humanos escucharemos el aire; el aire no huele a basura, sino a confitería de fresa y flores".

Ng dice que Aria comienza con bailarines, vestidos con trajes diseñados por Hofi Man Ho-yin, con el propósito de personificar el aire y "expresar libertad, confusión, agitación a través de sus movimientos", guiando a los miembros de la audiencia en grupos de 20 a través de 3 secciones del invernadero. 

Una escalera conduce a Humid Plant House, un ambiente fresco y húmedo donde el público se sumerge en una escena de cuento de hadas con lo que parecen ser miles de luciérnagas, creadas por el diseñador de escena Lee Chi-wai usando pequeños rayos láser.

“Los invernaderos a menudo se ven como un mundo ideal. [La realidad virtual] te brinda el mejor asiento, y hay algo muy poderoso, que te brinda la conexión personal con algo que [creas] en tus propios términos", explicó Birman.

"Hay una tensión entre este espacio hermoso y etéreo y las palabras y los sonidos que sugieren que no todo está bien", agregó.

El texto negativo de las redes sociales sobre la calidad del aire aparece en los desplazadores LED colocados junto a los cactus, mientras que las imágenes del Teatro de voces aparecen en los abanicos de hologramas.

Desarrollo

Es como el mundo que estamos experimentando ahora con temperaturas globales cada vez más calientes y la desertificación se intensifica.

El público entra en un espacio oscuro, con sonidos fugaces, luz y flujo de aire, en la Display Plant House del Conservatorio, antes del clímax del espectáculo.

A medida que los espectadores pasen del Conservatorio a un podio al aire libre, verán hologramas del Teatro de las Voces proyectados en una gran pantalla de niebla, hecha de vapor de agua, con el telón de fondo del horizonte de la ciudad.

“Ya no estás en el aire enrarecido del invernadero”, dice Birman. "Estás en el aire real del mundo, y es entonces cuando bombardeamos a la audiencia con material pesado".

Los solos de los miembros de Theatre of Voices aparecen junto a las secuencias de baile, para ayudar a que los espectadores reflexionen sobre lo que el hombre ha hecho al medio ambiente de la Tierra.

Realidad virtual

La versión de realidad virtual ofrece una perspectiva de 360° de la producción, con cámaras que muestran puntos de vista inusuales, tal como el de un insecto o un pájaro en vuelo.

Los productores del programa esperan que, en el futuro, los artistas, músicos y otros artistas reduzcan los viajes aéreos y sus huellas de carbono.

Birman: "Te da el mejor asiento, y el único asiento, y hay algo en eso ... Es muy poderoso, porque te brinda la conexión personal con algo que [creas] en tus propios términos".