icon

60 por ciento de Venezuela ya es bimonetaria y Zelle es más importante que Chávez o Maduro

Creer o reventar: Zelle se está quedando con el mercado venezolano pese a Irán, Rusia y China. Zelle es un sistema de pago electrónico con sede en USA, propiedad de Early Warning Services, empresa de los bancos Bank of America, BB&T, Capital One, JPMorgan Chase, PNC Bank, U.S. Bank y Wells Fargo. La revista Bloomberg BusinessWeek cuenta cómo Zelle es un boom en la Venezuela de Nicolás Maduro.

La banca estadounidense permite que Venezuela no colapse: sin duda una curiosidad del capitalismo.

El servicio de pago instantáneo Zelle se lanzó en junio de 2017.

Antes, y desde 2011, su nombre era clearXchange, propiedad de Bank of America, JPMorgan Chase y Wells Fargo. 

Después de que Capital One y U.S. Bank ingresaron al negocio, clearXchange pasó a la nueva sociedad Early Warning Services y se llamó Zelle.

¿Cómo es que en el país bolivariano triunfa la empresa propiedad del banco resultado de John P. Morgan y John D. Rockefeller?


"(...) PayPal y Venmo pueden haber alcanzado el estatus de estándar en USA pero en Venezuela, es Zelle, o "Zell-ey", el sistema en boca de todos. Al otro lado de Caracas, carteles caseros que dicen "Aceptamos Zelle" cuelgan en los escaparates de las tiendas y en los puestos de productos agrícolas. Las copias impresas por computadora del logotipo de la empresa de color púrpura están pegadas en las cajas registradoras de los supermercados, algunas de las cuales tienen líneas exclusivas para los clientes que pagan con la aplicación. La señalización improvisada es un indicio de que el uso de Zelle por parte de los venezolanos para aliviar una moneda que se deprecia rápidamente y una inflación descontrolada, aunque no está prohibido, ciertamente podría describirse como no aprobado.

Funciona para compras impulsivas, como una barra de chocolate o un nuevo par de zapatillas, así como para necesidades más esenciales. “Sin Zelle, tendríamos menos pacientes”, dice el Dr. Antonio Farfán, cirujano de una clínica privada en Caracas. "Sé que está destinado a pagos ocasionales, pero aquí está en todo".

Zelle permite a los clientes de los bancos asociados enviar dinero a amigos y comerciantes, a menudo sin cargo, a través de una aplicación de teléfono móvil. Su propietario, Early Warning Services, con sede en Scottsdale, Arizona, nunca lo ha promocionado en el extranjero. Es difícil concebir que sus propietarios, que incluyen a JPMorgan Chase & Co. y Bank of America Corp. , hubieran elegido como mercado de prueba un país gobernado por un gobierno vehementemente anticapitalista y cuya economía está en ruinas.

El uso de aplicaciones de pago móvil está aumentando a nivel mundial en medio del brote de coronavirus, impulsado por los bloqueos y la preocupación de los compradores por infectarse, mediante el uso de efectivo o lectores de tarjetas de crédito. 

La bendición de Maduro

Zelle, líder en el mercado de pagos de igual a igual de USA registró 842 millones de transacciones por un total de US$ 217.000 millones hasta septiembre, un aumento del 64% con respecto al año anterior. 

(...) Ecoanalítica, una consultora local, estima que el 17% de las transacciones en los establecimientos minoristas de Caracas pasan por Zelle y que otras ciudades venezolanas están viendo niveles de uso similares. La cifra real puede ser mayor, considerando que los datos no incluyen tiendas más pequeñas.

La adopción del dinero digital por parte de los venezolanos es menos una cuestión de elección que de necesidad. Su propia moneda, el bolívar, ahora es tan valiosa como el dinero del Monopoly, una víctima de la mala gestión del gobierno socialista de Nicolás Maduro, que desde que asumió el cargo en 2013 ha presidido 7 años consecutivos de contracción económica. 

El Producto Interno Bruto es una 20%e del que era cuando comenzó su mandato presidencial, según estimaciones del Fondo Monetario Internacional, mientras que la inflación, medida por un índice de Bloomberg vinculado al precio de un café con leche, supera el 4.000%. El billete de papel moneda más grande, de 50.000 bolívares, equivale a una moneda de menos de US$ 0,10.

El gobierno de Maduro inicialmente hizo la vista gorda cuando las tiendas de la esquina, los restaurantes y las peluquerías comenzaron a aceptar dólares estadounidenses. Luego, en 2019, el Presidente apoyó públicamente el uso de 'dinero gringo', en parte con la esperanza de que ayudaría a controlar la inflación y ayudaría a estabilizar una economía en ruinas. 

"No lo veo como algo malo... este proceso que ellos llaman 'dolarización'", dijo Maduro durante una transmisión de televisión en noviembre de 2019, y agregó: "¡Gracias a Dios que existe!".

Ecoanalítica estima que más del 60% de todas las transacciones en Venezuela ahora son en dólares.

Varios países han adoptado oficialmente el dólar estadounidense como moneda, incluidos Ecuador y Islas Turcas y Caicos. Venezuela, en cambio, es un ejemplo de lo que los economistas llaman 'dolarización espontánea'. 

“El gobierno no te lo dice, muchas veces incluso es ilegal”, dice Steve Hanke, profesor de Economía Aplicada en la Universidad Johns Hopkins y experto en hiperinflación. "Sucede a lo grande si tienes sanciones u ocupando ejércitos".

(...) Alrededor del 8% de los venezolanos adultos tienen una cuenta bancaria en el extranjero o acceso a una billetera electrónica, según la encuestadora de Caracas Datanálisis. Pero esa cifra se ve magnificada por los casi 5 millones que han huido de la crisis de su país, con cientos de miles instalándose en USA.

Más maña que fuerza

(...) La mayoría de los 731 bancos estadounidenses en la red de Zelle no han puesto barreras para que los venezolanos se registren en cuentas bancarias, siempre que no estén en listas de sanciones y usen documentos auténticos y direcciones de correo cuando se inscribieron. 

En un comunicado, Early Warning dijo: "Los consumidores solo pueden inscribirse en la red Zelle utilizando un número de teléfono móvil de USA o una dirección de correo electrónico asociada con una cuenta de USA". El Departamento del Tesoro de Estados Unidos se negó a comentar, pero un alto funcionario, que habló bajo condición de anonimato, dice que las transferencias entre 2 titulares de cuentas estadounidenses no violarían las sanciones.

Aún así, algunos bancos se están volviendo cautelosos. En junio, los informes de que Wells Fargo & Co. había bloqueado el acceso a Zelle para algunos venezolanos provocaron el pánico en Twitter.

(...) Los bancos implementan un software sofisticado para monitorear la evidencia de actividades que podrían infringir las leyes estadounidenses, como el lavado de dinero o la facilitación de pagos a personas cuyos nombres aparecen en listas compiladas por el gobierno de terroristas y narcotraficantes. (...)

Airtm

Como precaución, muchos venezolanos ahora limitan el uso de Zelle. Los ricos siguen el ejemplo de amigos y familiares en USA y recurren a Venmo y PayPal. El mercado también ha atraído algunos nombres menos conocidos en el campo de los pagos digitales. 

Rubén Galindo, un mexicano de 29 años que se describe a sí mismo como un luchador por la libertad, cofundó el servicio de billetera electrónica Airtm en 2015. La aplicación sirve, en sus palabras, como un "mercado de dólares extrabursátiles". La empresa publica sus propios tipos de cambio y permite a los usuarios, o "agentes", realizar transacciones de divisas entre sus propias cuentas bancarias.

En 2018, Galindo dice que recibió un aviso de que la policía de inteligencia de Venezuela planificaba detener a su personal local, por lo que llevó a la tripulación de 25 personas a través de la frontera a Colombia y luego a México, donde tiene su sede la empresa. (...) Airtm tiene clientes en toda Latinoamérica, dice, pero gran parte de su negocio está en Venezuela, donde mueve alrededor de US$ 11 millones a la semana. (...)".