icon

Biden piensa negociar con Irán pero Trump aún no se marchó

Durante la campaña electoral, Joe Biden prometió controlar la tensión con Irán con un enfoque opuesto al de Donald Trump, y que llamó el "camino inteligente", diferente a la 'línea dura de Trump' (y de Benjamin Netanyahu), de retirarse de un acuerdo nuclear que había elaborado Barack Obama. Probablemente los 'duros' de Israel extrañen más a Trump que los delirantes de QAnon. Pero esta ridicules de condicionar quién puede tener la tecnología nuclear y quién no luego de que USA se la cedió a Pakistán que se la vendió a Corea del Norte, necesita un final.

Consecuencia del ridículo Donald Trump, en 2020 los 'duros' ganaron las elecciones legislativas en Irán. Y lo hicieron porque los iraníes no fueron a votar, faltos de expectativas en un ambiente de guerra propicio para los irracionales del Consejo de Guardianes. Un gran momento para el exalcalde de Teherán y 3 veces derrotado candidato presidencial, Mohamed Baqer Galibaf (derecha en la foto), un guardia revolucionario que luchó contra Irak y fue comandante de la policía de Teherán.

Joe Biden prometió regresar al acuerdo multipartito de 2015 con Irán (5 + 1) que limitó el programa nuclear de Irán.

Katrina Manson, Najmeh Bozorgmehr y Michael Peel, para Financial Times, afirmaron que esto es vàlido siempre que Irán también vuelva al cumplimiento estricto, como un "punto de partida para las negociaciones de seguimiento". 

Biden ha prometido ofrecer a Irán "un camino creíble de regreso a la diplomacia", pero es complejo "y los asesores de Biden están minimizando las expectativas de un acuerdo."

Es curioso que Financial Times elabore un informe sobre Irán sin mencionar a Israel.

Biden y Netanyahu se conocen bien. Con 40 años en la polìtica activa, Biden conoce a casi todos. Una vez escribiò al israelí: "Bibi, no estoy de acuerdo ni con una maldita cosa que dices, pero te quiero".

Según el FT, "Si Estados Unidos plantea cuestiones como los misiles balísticos iraníes o su apoyo a las milicias en la región, que no formaban parte del acuerdo original, o Teherán exige una compensación por la retirada de Estados Unidos del acuerdo, las conversaciones se vuelven más difíciles de inmediato."

Tel Aviv

“Tan pronto como empieces a abrir algo... lo complicas y, por definición, estás en una negociación más larga y corres el riesgo de que durante ese período las cosas vayan hacia otros lados”, dijo Robert Malley, exdirector para Oriente Medio de la Casa Blanca con Obama y líder del International Crisis Group.

Es improbable que Biden acepte pagar una compensación a Irán o eliminar de inmediato todas las sanciones de Trump, pero hay algunos movimientos importantes que podría hacer rápidamente. 

Aquí es necesario mencionar a Israel, en especial sus operaciones encubiertas. En días de Barack Obama, Tel Aviv consideró bombardear Irán y el Financial Times mucho escribió al respecto como anticipo informativo. También alentó a Trump para que lo hiciera una vez, aunque con los aviones en el aire, Trump se arrepintió y los hizo regresar.

El diálogo entre USA e Irán podría avanzar restableciendo las exportaciones de petróleo iraní y eliminando la calificación de su Banco Central como financista del terrorismo.

Los europeos

Desde que Trump, en una de sus habituales excentricidades, abandonó el acuerdo hace 2 años, los 3s signatarios europeos -Francia, Alemania y Reino Unido- han tratado de mantenerlo activo.

Los asesores de Biden han dejado claro que trabajarán en un enfoque conjunto con los europeos.

Sin duda que Irán es un tema en la agenda con Rusia y con China, aliados de los chiíes. Quizás también con Japón, gran cliente del petróleo iraní.

La Administración Biden "como mínimo" podría eliminar los obstáculos colocados por la administración Trump a los esfuerzos europeos para mantener los beneficios económicos otorgados en el marco de aquel acuerdo, dijo Ellie Geranmayeh, una especialista en Irán del grupo de expertos del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores. 

En cuanto al diálogo sobre un acuerdo ampliado al programa de misiles balísticos de Irán y el comportamiento regional eso sí que podría estar lejos.

Irán ha aumentado su actividad nuclear en represalia a Trump, pero es posible comenzar a desactivar algo de todo eso.

"Las personas que rodean a Biden y serán parte de su equipo de política exterior están personalmente comprometidas con el éxito del acuerdo 5+1, porque participaron", dijo Geranmayeh. "Si todos aceptan que la lógica estratégica del acuerdo nuclear sigue siendo válida y que hay intereses de ambas partes para volver a encarrilarlo, entonces todos los problemas son manejables". 

Suzanne Maloney, experta en Irán de Brookings Institution, dijo que pensaba que habría un impulso diplomático inicial pero no estaba segura en que podría regresarse al acuerdo anterior. Quizás algo intermedio o provisional.

Claves

Según FT, una clave se encuentra en quién será secretario de Estado en USA. 

Si bien Susan Rice, ex embajadora de USA ante la ONU, buscaría un regreso rápido al acuerdo 5+1, no es el caso de sus competidores por el cargo, el ex subsecretario de Estado, Bill Burns; y el senador Chris Coons, quienes podrían buscar algo menos ambicioso: reducir las sanciones estadounidenses a cambio de que Irán limite su actividad nuclear. 

Irán dice que no transigiría sobre sus políticas estratégicas regionales y militares, en particular su apoyo al Hezbolá en el Líbano y al programa de misiles. 

“Irán ha dicho repetidamente que el acuerdo nuclear pertenece al pasado y no puede reabrirse por nuevas consideraciones ”, dijo Saeed Khatibzadeh, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán. 

Pero es lógico: no se negocia comenzando con bajar la ambición, cualquiera lo sabe.

Khatibzadeh fue quien habló de que Irán podría buscar una compensación, casi como si fuese Corea del Norte, que ofrecía detener los misiles a cambio de alimentos. 

Irán la está pasando mal no sólo por las sanciones de USA sino por la caída del precio del crudo.

Rusia la ayuda en todo lo que puede pero tampoco es fácil conseguir demasiado.

La victoria de Biden ha envalentonado a los políticos pro reforma de Irán, defensores de la distensión en la política exterior.

En Irán hay elecciones marcada para junio 2021. Ahí tienen que trabajar USA y Europa.

La línea dura de Irán no se opone a la reanudación de las conversaciones pero sin duda abundarán en obstáculos para impedir que los reformistas ganen sufragios. 

Sadegh Zibakalam, un reformista profesor en la Universidad de Teherán, cree que los intransigentes pueden recuperar la Presidencia en Irán pero, de todos modos, también ellos tendrán que negociar.

Pero Trump aún puede usar las semanas que le quedan en el cargo para introducir más sanciones. Es el trabajo de Elliott Abrams, ya que no obtuvo logros en Venezuela.