icon

Armenia pierde la guerra con Azerbaiyán y Rusia estará en Nagorno-Karabaj

El acuerdo de paz entre Armenia y Azerbaiyán por Nagorno-Karabaj provoca indignación en Armenia, con manifestantes enojados que asaltan la sede del gobierno en Ereván. Hoda Abdel-Hamid, de Al Jazeera, desde Ereván: "Hay mucha ira, disgusto, tristeza y una enorme sensación de pérdida. Hemos estado aquí en los terrenos del parlamento durante las últimas horas y hemos visto un flujo continuo de personas que expresan su enojo y su oposición".

Azerbaiyán, luego de la derrota a manos de Armenia, se preparó intensamente para una revancha y Armenia no la vió venir. El resultado está a la vista.

Manifestantes reaccionaron dentro del parlamento armenio, luego de que el primer ministro armenio, Nikol Pashinyan, dijera que había firmado un acuerdo con los líderes de Rusia y Azerbaiyán para poner fin a la guerra por el control de la región de Nagorno-Karabaj.

En tanto, se festeja en Bakú, Azerbaiyán.

Según el acuerdo, las fuerzas de paz rusas se desplegarán a lo largo de la línea del frente en Nagorno-Karabaj y el corredor entre la región y Armenia. 

El presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, dijo que Turquía también participará en el proceso de mantenimiento de la paz.

La situación

Las fuerzas de etnia armenia en la disputada Nagorno-Karabaj estaban agotadas y al borde de ser aplastadas, cuando se acordaron los términos de una tregua con Azerbaiyán.

Ereván firmó un acuerdo de paz negociado por Rusia con Bakú, renunciando a gran parte del territorio azerbaiyano de Nagorno-Karabaj. 

El principal funcionario de la región separatista, Arayik Harutyunyan, quien también firmó la tregua, reconoció la derrota militar en un discurso de televisión.

Dijo que las concesiones hechas a Azerbaiyán evitaron una pérdida total de Nagorno-Karabaj, lo que habría ocurrido en cuestión de días, si las hostilidades continuaran. 

Las fuerzas de defensa estaban agotadas por un brote de Covid-19 y más de 40 días de lucha y siendo superados en armas por sus oponentes, explicó Harutyunyan. 

Los drones turcos y los mercenarios de Oriente Medio que luchan por Azerbaiyán han cambiado el rumbo de la batalla, dijo él.

Armenia en crisis

El acuerdo fue firmado Armenia, Azerbaiyán y Rusia luego de 6 semanas de feroces combates en Nagorno-Karabaj.

Pashinyan describió el desarrollo como "indescriptiblemente doloroso" en una emotiva publicación de Facebook.

20 minutos después de la publicación de Pashinyan en Facebook, los manifestantes entraron a la fuerza en el edificio principal del gobierno en Ereván, pidiendo la destitución del 1er. ministro.

“La reacción a esta declaración del fin de la guerra en Armenia ha sido recibida con lo que parece ser un absoluto disgusto y desesperación”, dijo Robin Forestier-Walker, corresponsal de Al Jazeera en Tbilisi, en la vecina Georgia.

Armenia perdió el control de la ciudad estratégica en Nagorno-Karabaj conocida como Shusha para Azerbaiyán y Shushi para los armenios, y después del derribo accidental de un avión ruso por las fuerzas azeríes.

El presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, celebró tuiteando: "Este es un día histórico. Se está poniendo fin al conflicto entre Armenia y Azerbaiyán en Nagorno-Karabaj". "

Armenia estaba perdiendo la batalla, y algunos dijeron que las fuerzas azeríes estaban a solo unos kilómetros de la ciudad principal de Stepanakert.

Francia

Pashinyan dijo que había concluido el acuerdo de paz bajo la presión de su propio ejército, que dijo que todas las acciones militares en Nagorno-Karabaj se habían detenido y que la situación estaba en calma.

Francia, por estos días muy enfrentada a Turquía, dijo que estaba estudiando los parámetros de un alto el fuego en la región de Nagorno-Karabaj, pero dijo que cualquier acuerdo duradero debe tomar en consideración los intereses de Armenia.

En una declaración, el Elíseo también dijo que Turquía debería poner fin a sus provocaciones en la región y abstenerse de hacer cualquier cosa que pueda comprometer un futuro acuerdo.

El Ministerio de Defensa de Rusia dijo que 12 aviones con personal de mantenimiento de la paz y equipo militar partieron hacia la región.

Osama Bin Javaid, de Al Jazeera, dijo desde Baký: “La gente ha estado saliendo a las calles celebrando con sus banderas y ha habido júbilo por todos lados.

“Hemos estado hablando con personas cuyos padres y abuelos son de la zona de conflicto, que han sido desplazados durante casi tres décadas y anhelan volver. Ellos ven esto como una gran victoria. Creen que pasará un tiempo antes de que puedan regresar, pero están felices de que finalmente haya llegado el día en que su país pueda recuperar el territorio que vieron que estaba ocupado”.

Sin salida

Hoda Abdel-Hamid, de Al Jazeera, desde Ereván: "Hay mucha ira, disgusto, tristeza y una enorme sensación de pérdida. Hemos estado aquí en los terrenos del parlamento durante las últimas horas y hemos visto un flujo continuo de personas que expresan su enojo y su oposición".

El primer ministro Pashinyan afirmó que "no tenía salida", dijo Hamid, "que Armenia estaba luchando contra un ejército bien equipado en Azerbaiyán, pero también no era Azerbaiyán solo, era Turquía ayudándolos.

“Está bajo mucha presión. Políticamente cuenta con el apoyo del jefe de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, pero también hay llamados de partidos de oposición para que se vaya, para que otra persona saque a Armenia de este momento tan difícil”.