icon

Trump despide al secretario de Defensa que no quiso movilizar a la 82da. División Aerotransportada contra los negros

Estilo Donald Trump: el Presidente saliente reemplazó al secretario de Defensa, Mark Esper, por un nuevo secretario interino, Christopher Miller, y lo anunció por Twitter. Trump dijo que había “despedido” a Esper, una posibilidad prevista por varios analistas como muy posible luego del comicio. Miller había sido confirmado por el Senado como director del Centro Nacional de Contraterrorismo.

Mark Esper, un veterano del ejército y ex lobbyista del fabricante de armas Raytheon, que se enfrentó con Donald Trump cuando éste exigió que se enviaran miles de soldados a las calles de Washington DC en medio de protestas por el asesinato policial de George Floyd. Trump amenazó con invocar la Ley de Insurrección a los miembros del servicio activo, pero Esper y el general Mark A. Milley, presidente del Estado Mayor Conjunto, presionaron contra esa decisión, preocupados de que pareciera una ley marcial. En julio, Esper emitió una prohibición de facto sobre la exhibición de la bandera de batalla confederada en las bases militares y declaró su apertura a cambiar el nombre de los puestos del Ejército que reconocen a los oficiales confederados que lucharon para preservar la esclavitud. Trump tuiteó enojado que no permitiría que se cambiaran el nombre de las bases, pero no revocó la prohibición.

Donald Trump ha despedido a su secretario de defensa, Mark Esper, en un tuit.

El presidente saliente escribió que estaba “complacido de anunciar que Christopher C. Miller, el muy respetado director del Centro Nacional de Contraterrorismo (confirmado por unanimidad por el Senado), será secretario interino de Defensa, con efecto inmediato.

“¡Chris hará un GRAN trabajo! Mark Esper ha sido despedido. Me gustaría agradecerle por su servicio".

Aunque Trump no ha admitido la derrota en las elecciones presidenciales, Miller solo tendrá un poco más de 2 meses en el cargo antes de que Joe Biden ingrese a la Casa Blanca.

Esper fue el 2do. secretario de Defensa de Trump, después de James Mattis, un general retirado del Cuerpo de Marines, que renunció a fines de 2018. 

Esper, quien se graduó de West Point en la misma clase que el secretario de Estado, Mike Pompeo, se unió a la Administración Trump como secretario del Ejército en 2017, el tercer nominado de Trump para ese puesto después de que otros candidatos declinaron.

En ocasiones intentó proteger a los militares de la politización pero rompió con Trump en junio por el posible uso de tropas en servicio activo para ayudar a restablecer el orden.

Mattis fue reemplazado por Patrick Shanahan, un ex ejecutivo de Boeing que sólo estuvo algunos meses en el cargo, pero no fue confirmado formalmente por el Senado. 

Shanahan había asumido el cargo tras la renuncia de James Mattis, quien dejó la administración por la decisión de Trump de retirar las tropas del norte de Siria, abandonando a los aliados kurdos que habían liderado la lucha contra el Ejército Islámico.

Después de un largo silencio, Mattis acusó a Trump de abusar del cargo ejecutivo y de hacer una "burla de la Constitución" en la respuesta de la Administración a las protestas luego del asesinato de George Floyd.

Trump estuvo a punto de despedir a Esper el 03/06 cuando el ex ejecutivo de armas de Raytheon contradijo públicamente al Presidente sobre el uso potencial de la Ley de Insurrección de 1807 para desplegar unidades militares en servicio activo contra las protestas en Washington y otras ciudades.

Esper dijo que las circunstancias no justificaban el uso de aquella legislación, que puede facultar a un Presidente para enviar tropas a los estados en contra de los deseos de las autoridades locales. 

2 días antes Trump había amenazado con invocar la ley contra quienes protestaban contra el gatillo fácil policial contra afroestadounidenses. 

Tras las declaraciones de Esper, la Casa Blanca señaló que era una decisión solo del Presidente.

Esper también había dado órdenes para que un batallón de la 82da. División Aerotransportada y unidades de la policía militar regresaran a la base después de haber sido trasladados en avión al área de Washington DC. 

Él revocó la orden de retirada después de visitar la Casa Blanca, pero resultó que las tropas se fueron solo varios días después.

Según informes que citan a fuentes de la Administración en ese momento, los ayudantes de Trump le aconsejaron que no despidiera a Esper en la recta final del período preelectoral, y sus propios asesores instaron a Esper a no presentar su renuncia. 

Según The Wall Street Journal, él ya había comenzado a redactar una carta de renuncia.

El Presidente se refirió a las ciudades estadounidenses como un "espacio de batalla" durante el mismo período, un comentario por el que se disculpó. Esper también recibió críticas por aparecer junto a Trump para una foto fuera de la Casa Blanca poco después de que personal uniformado expulsó por la fuerza a los manifestantes del área.

Esper ha evitado principalmente los medios de comunicación desde entonces, reduciendo las entrevistas a favor de los eventos en los think tanks.

Esper y el presidente del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, fueron fuertemente criticados por ex altos funcionarios de Defensa y líderes militares, por aparecer junto a Trump el 01/06, en una sesión de fotos afuera de una iglesia frente a la Casa Blanca, después de que la Guardia Nacional y la policía despejaran a la fuerza los alrededores utilizando gas lacrimógeno, policía montada y cargas con cachiporras.

Milley luego se disculpó por su apariencia, diciendo que no debería haber estado allí.

En otro momento, Esper dijo que estaba abierto a discutir sobre el cambio de nombre de las bases militares con nombres de oficiales del Ejército confederado. 

La Casa Blanca había descartado cualquier cambio de nombres, apostando a conseguir los votos de los melancólicos de los confederados en el Sur estadounidense.

Miller se desempeñó como alto funcionario del Pentágono para asuntos de Operaciones Especiales y también trabajó en el Consejo de Seguridad Nacional. Como oficial del Ejército, participó en operaciones de combate en Irak y Afganistán. Se convirtió en director del Centro Nacional contra el Terrorismo en agosto.